viernes, 5 de mayo de 2017

2007, balada triste [I]


Uno de los capítulos de ese libro que todos sabéis, comienza reflexionando sobre lo que ocurriría si los lectores de información de Fórmula 1 supiesen qué edad tiene la mayoría de creadores de contenidos que escriben sobre nuestro deporte...

No está mal no tener edad para haber vivido ciertas cosas, hasta ahí ya llego. La juventud es un activo que debemos cuidar entre todos, y en este sentido, lo que me parece aberrante y nocivo para nuestra salud como colectivo es la manía que tiene la chavalería a dar categoría de autoridad a personajes como Lauda, por ejemplo, quien es ampliamente conocido por su egocentrismo y el apremio que siente por reescribir continuamente su propia historia.

Si no tenéis estómago para entender que uno de los mejores pilotos de todos los tiempos puede comportarse como un necio en cuanto abre la boca será mejor que dejéis de leer en este punto, porque Niki ha abierto un cajón en el que jamás se le ha perdido nada, del que, además, sólo sabe de oídas, seguramente por lo que le ha contado otro tipo al que habría que coger con pinzas: Norbert Haug, tan prepotente y estómago agradecido como el tricampeón austriaco.

Vaya por delante que jamás comulgué con la hipótesis que esgrimió Maese en su momento —de cuya pérdida se cumplirá el primer aniversario el próximo día 10—, y que así se lo comenté. 

Las historias secundarias nunca pueden solapar la trama principal, y si es cierto que el asunto del espionaje de McLaren a Ferrari nos trajo de calle en 2007, no es menos verdad que aquello fue un espectáculo telonero en toda regla. El papel que había dado Carlos a Lewis tampoco encajaba, en 2008, lejos de las supuestas presiones sufridas en aras de mitigar las responsabilidades de su escudería al final de la campaña anterior, Hamilton continuó haciendo el mendrugo en pista y venció por un miserable punto a Felipe Massa, consiguiéndolo, además, en la última curva de la última carrera y envuelto en una bonita polémica.

No, el espionaje estuvo bien como ruido ambiental pero no debe, ni puede ocultar, que la temporada 2007 estuvo marcada por cinco hechos (contrastables) que daría cada uno de ellos para alimentar un capítulo de Expediente-X. 

El primero de ellos es el extraño accidente del plafón que cae sobre el coche del asturiano, dañando el vehículo e impidiendo a su conductor disputar adecuadamente el Gran Premio de Bahrein, tercera prueba del campeonato. 

El segundo se corresponde con el Gran Premio de Mónaco, quinta carrera del Mundial que gana el español pero en la que el novato acusa a su equipo de haberle perjudicado, resultando de todo ello que Lewis será apoyado sin paliativos ni atisbo de sonrojo por la prensa británica y la FIA, organismo que, obviamente, abre una investigación. 

El tercero escala un grado, y sucede durante el Gran Premio de Europa (décima cita del calendario), donde en una actuación sin precedentes, Charlie Whiting manda devolver a pista a Hamilton tras haberse quedado atrapado en la gravilla, mediante el uso una grúa cuya presencia pone en grave riesgo al resto de participantes, amén de a los comisarios, el piloto y los operarios involucrados.

El cuarto supone un bellísimo ¡por mis santos cojones! La FIA, a cuenta del chivatazo del padre de Hamilton en Hungría, tan sólo una prueba después de los sucesos de Nürburgring, abre de oficio diligencias a Fernando Alonso y se saca de la manga una sanción que consiste en retirarle la pole y retrasarlo cinco puestos en la parrilla de salida por algo que, en justicia, era competencia exclusiva de la escudería de Woking.

El quinto sucede en Fuji, donde el periodista Frank Worrall sitúa el escenario de una enigmática frase escrita en pretérito en el interior de un libro que verá la luz menos de un mes más tarde: «Lewis Hamilton coronó su temporada de debut ganando el campeonato del mundo en el Gran Premio de Japón de octubre», donde la FIA hace la vista gorda con los movimientos del británico detrás del Safety Car, y donde McLaren no avisa a Alonso de que lleva la aerodinámica muy dañada y permite que el asturiano sufra un tremendo accidente que podía haberle resultado demasiado caro.

Como guinda os contaré que en la última disputa del calendario, el Gran Premio de Brasil, la FIA habilita una comisión que velará desde los boxes de McLaren, porque a nuestro compatriota lo mate su escudería, deportivamente hablando, sin que salpique, Of course...!

Disculpadme la bromilla que se me ha escapado en el último párrafo del relato de ocurrencias, pero es que a poco que nos fijemos, todas ellas benefician o amparan a Lewis Hamilton.   

Hay mucho más: las amenazas, las telemetrías, las extra lap y las estrategias, por ejemplo, pero con vuestro permiso lo dejamos para mañana, porque por suerte para los que todavía no hemos perdido la vista ni tragamos con ruedas de molino, el propio Lewis nos ha demostrado de qué iba todo aquello durante su periodo de convivencia con Nico Rosberg y al inicio del que vive con Valtteri Bottas este mismo año.

Os leo.


Siguiente

12 comentarios:

Jordi Armengol dijo...

Tremendo lo de ese año, lo de la grúa para mi es algo que aún hoy en día me pone los pelos de punta y más con lo acontecido con Bianchi posteriormente.

¿Algún día Fernando podrá hablar sin tapujos de ese año?

Quizá no valga la pena ya..

Saludos y gracias.

Majo dijo...

Alucinada me hallo... No sabía muchas de las cosas que has contado, solo retazos y la consabida conspiración en contra de Alonso. He seguido de forma esporádica la F1 hasta hace algo mas de dos años que falleció mi padre, y me refugié en ella para desconectar de mis problemas personales. Y es ahora, cuando me comienzan a sonar los términos usados en mecánica y demás, por ejemplo. De aquella época recuerdo a ver visto carreras sueltas y todo el tumulto que se formó por las rivalidades entre los pilotos y las preferencias del equipo.

No sé cómo le quedaron nervios a Alonso para salir a correr gp, tras gp... y que mantuviese la cordura en un ambiente viciado, tóxico y casi peligroso para él...

Muchas gracias por contarnos con detalle, los episodios de la F1, aderezados con tu inestimable opinión.

Anónimo dijo...

Estoy hasta los bemoles de q encima hablen de paliza a alonso x parte de hamilton. Nadie duda de q ham es un super clase y rapidìsimo, pero no mas q alonso, ni mas agresivo ni mas competitivo. En lo q gana alonso es en trabajo, preparacion,constancia, regularidad e inteligencia en carrera. El q no lo vea esq es ciego empedernido.

Bertor dijo...

El otro día me percaté de que si se consulta el palmarés de Alonso, tiene 2 campeonatos (2005 y 2006) y 3 subcampeonatos (2010, 2011 y 2013). Es una lástima que no se aprecie el quedar segundo. En España se tiene la idea de que Alonso dejó de ser competitivo hace 10 años, y el resto no cuenta.
Pero analizando las cifras, no sólo es que quedase segundo. En 2013 quedó muy lejos de un Vettel intratable, pero en los otros dos, quedó a un tris de ser campeón, siendo injusto olvidarlo y no darle mérito.
Lo peor de todo es que 2007 ni se menciona. Si ya es raro considerar los subcampeonatos, ni te cuento lo que vale quedar tercero. Y aquí está lo sorprendente. Alonso quedó empatado a puntos con Hamilton en segundo lugar, pero las victorias y segundos puestos deciden el orden. Y ambos quedaron a 1 punto del primero... casi nada. Para mí ese año Alonso estuvo más cerca que nunca de ser campeón... y ni siquiera se le recuerda en las estadísticas...

DeLorean dijo...

Más allá de la sospecha, que llevó a los comisarios a adoptar una decisión histórica y diría que única, verificando que su propio equipo no boicotease su coche en Brasil... en mi opinión hay que poner sobre la mesa un aspecto que mucha gente obvia y que, posiblemente, sea lo más importante (aunque quizás se diga en la segunda parte! XD ): La FIA amenazó a sus pilotos para que contasen la verdad sobre el "spygate", un caso que acabó con la carrera de un ingeniero sin ir más allá. Y la resulta de todo aquello es que, mientras Fernando colaboró (aquí hay quien ve venganza, chantaje y demás), HAM mintió. La FIA lo supo después, obvio, pero mantuvo la Super Licencia para el piloto estrella. Ya no se trata de mentir a los comisarios (otro hecho inaudito y por el que fue sancionado), sino que afortunadamente para los aficionados pero no para el deporte limpio, Lewis no debería estar corriendo.
En cuanto a lo de "paliza"... yo lo entiendo como que un "novato" acostumbrado al coche, sin presión ninguna, estuviera en los mismos tiempos que otro que acababa de llegar al mismo monoplaza, siendo este completamente diferente al Renault/Michelin, sobre todo en conjunción con las Bridgestone, que le obligaron a pilotar el McLaren con un sobreviraje extremo, de un modo opuesto a lo que acostumbraba y casi como en Minardi. Estilo que, por otra parte, beneficiaba un poco más a Lewis... ALO con todas esas trabas, errores propios y ajenos, corto periodo de adaptación y demás... ganó la primera carrera y acabó empatado a puntos con HAM. Como diría el aussie: "Not bad for a number two driver..." ;)
UN SALUDO

chema dijo...

Lauda es un bocazas, cierto. Alonso, sin duda, era mejor piloto que Hamilton en 2007, entre otras razones Lewis no tenía experiencia y cometió errores de novato, alguna solventada por la FIA como bien apuntas.

Destacar que McLaren no solo disponía información técnica de Ferrari, también conocía las estrategias de carrera de la italiana.

Pablo Aranda dijo...

Otro ejemplo de la política que lleva este deporte, así como las ganas de los ingleses de defender 'si deporte' llevándose al traste todo lo que sea necesario, nuestro asturiano en el caso de aquel año, difícil de olvidar por otro lado (me sorprendió muchísimo la vuelta de Alonso a este equipo en 2015 después de todo lo vivido aquella temporada) y que espero que sirva de lección a aquellos que criticaron al asturiano constantemente por no poder superar al 'novato de oro' el cual casi la caga otra vez el solito en 2008... Sea como fuere, ojalá algunos de los dos pueda hablar algún día de esa temporada y como la vivieron. Una pena, porque le quitaron a Fernando un campeonato que a pesar de todo se quedo a un punto de ganar... Poniendo las cosas en su sitio antes de salir por patas. Un abrazo, tengo muchas ganas de leer tu libro cuando salga a la luz!!

Tadeo dijo...

Uno de los sabotajes más indecentes, y demostrados por la FIA a posteriori, fue calentarle las ruedas con calentadores rotos. Subian la temperatura de las gomas por encima del rango permitido, de manera que cristalizaba la goma e impedia que Alo pudiera clasificar por delante de Ham.

El manager de Alo cogió los calentadores de Fuji, creo que eran los de Fuji, y los llevó a la FIA, que dictaminó que los cuatro estabsn rotos... un mes después de que Alo abandonara McLaren.

Saludos

Anónimo dijo...

Gran articulo, ¡gracias!
Capitulo precedente es la temporada 2006 donde se fragua todo lo ocurrido a FER en lo sucesivo.
Please articulo de la temporada 2006.

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Se habla y no se para del escándalo del 2007 pero la verdad es que el 2006 ya tuvo su miga y pienso que fue aún peor, en este caso con Ferrari y la FIA como inquisidores máximos.



King Crimson

orel dijo...

A mí me parece muy injusto cuando se critica a Alonso por aquel 2007... al fin y al cabo logró empatar a puntos con un novato que luego demostraría ser uno de los grandes de la historia.

suaoker dijo...

Peleábamos contra Alonso y nos valía que Kimi ganara y Lewis fuera segundo".
esto creo que lo soltó el bueno de Ron y creo que resume perfectamente las intenciones del equipo ingles