lunes, 10 de abril de 2017

Informe de daños [China]


La cosa no ha ido ni tan mal en China... para ser McLaren-Honda, claro.

Tal y como habíamos abocetado hace dos semanas [Informe de daños (Australia)], la prueba celebrada ayer en el circuito de Shanghai debía plantearse en términos de vamos a ver qué tal van el chasis y la aerodinámica ahora que tenemos un motor que no hace pum patapúm chinpúm, y puesto que durante todo el fin de semana sólo ha habido un problema grave en la unidad de potencia que montaba el coche de Stoffel, que trajo como consecuencia su abandono ayer, y en el de Fernando se sufría de males de palier con idénticas consecuencias que las que afectaron a su compañero, podemos dar por bueno que la UP Hondarribitarra anduvo al 80/85% de rendimiento y que Andrew Benson se nos fue de baretas pronosticando que a 400 metros de la finalización de la recta de atrás el MCL32 iba a pasar las de Caín al perder 160 c.v. de potencia.

Lo cierto es que la de Woking se las apañaron para configurar un vehículo medianero que perdía bastante en recta pero recuperaba lo que no está escrito en paso por curva. ¿Qué nos dice esto? A vosotros no sé, pero a mí me susurra al oído que como venimos argumentando desde hace la intemerata, la temporada no ha empezado bien pero tampoco tan mal como juraban y perjuraban los ex-pertos.

Pero vamos a desbrozar la situación, que es de lo que se trata.

Al 80/85% de capacidad lo normal es que en recta se pierda mucho aunque no resulta tan normal que en curva se vaya tan bien.

Basta mirar las onboard de Alonso (quien más aguantó en pista) en Albert Park y Shanghai para comprobar que el asturiano iba más por donde quería ir en China que en Australia [dentro vídeos: enlace 1, enlace 2]. Pues bien, esto nos indica que el chasis y la aerodinámica resuelven mejor los giros con un poco más de potencia que la que estuvo a su disposición en Melbourne hace dos semanas, aunque el delay siga siendo importante.

Pero no caigamos en falsos triunfalismos y expliquemos por qué pudo fallar la transmisión en el coche número 14.

Fundamentalmente porque como dijo Fernando ante el micrófono, estos problemas se deberían haber detectado en Montmeló (pretemporada). Aquí no hay espacio para paños tibios, la verdad, aunque cualquiera que ande metido en esto conoce de sobra que cuando se utiliza un motor con nuevas prestaciones la candidata a sufrir fallos es la caja de cambios, y que si ésta aguanta, el previsible marrón se lo come la transmisión.

No es cuestión de enredarnos, pero como todos los componentes de un vehículo de competición van tan apañaditos, lo normal es que se detecten las carencias cuando se va al máximo. Ayer, concretamente, cuando Alonso exigió a su monoplaza un mayor nivel de respuesta al defenderse de Carlos Sáinz. Ahí la transimisón dijo basta...

Decíamos el otro día que si todo iba bien en Sakhir se cerraba el círculo, pero lo cierto es que este fin de semana en China se ha rodado poco por la meteorología y esto nos pone en que en Bahrein todavía queda mucho trabajo por hacer y mucha cosa que solucionar. Pero olvidaros de milagros. Como en Shanghai, el consumo tampoco ocasionará problemas, seguimos previsiblemente en el abanico 80/85% de potencia y a quien le toca dar el Do de pecho es a McLaren porque el MCL32 tiene que avanzar un pasito más en Sochi.

Os leo.

2 comentarios:

chema dijo...

Coincido en que podría ser peor, pero el resto tampoco se van a estar parados. Yo diría que están mas lejos de lo razonable de sus objetivos.

Anónimo dijo...

Va a sonar duro pero hasta que no se esté luchando por la primera posición (podium mínimo), todo son paños calientes.