domingo, 5 de marzo de 2017

¡Pronto empiezas, Ross!


Por suerte para todos, el lógico es un tipo de razonamiento común tanto para los de ciencias como los de letras, incluso para los que decidieron malgastar sus vidas ejerciendo de artistas, como yo.

Sea como fuere, la lógica nos ayuda, a todos, repito, a sacar conclusiones razonables avaladas por un proceso de razonamiento lógico y a discernir cuándo alguien pretende vendernos la moto porque su argumentación carece, precisamente, de lógica, vamos, que no tiene pies ni cabeza.

Veamos un ejemplo: la aleta de tiburón. En determinados ambientes se insiste en que produce drag (resistencia al avance) y que si se ha aceptado en 2017 ha sido porque Force India necesitaba más espacio para poner patrocinadores, como si le sobraran, ejem, ejem...

En buena lógica, lo normal sería que Force India fuese la única escudería de la parrilla que utilizase este apéndice aerodinámico, por cuanto que, en sus arcas hay más telas de araña que calderilla. Al hilo, también tendría su lógica que equipos en parecida situación económica (Sauber, Haas...), asumieran el riesgo de arrear con más drag en sus vehículos con tal de poder poner más publicidad. 

Lo que deja de ser lógico es que escuadras como Mercedes, Red Bull o Ferrari, lastren las prestaciones de sus respectivos monoplazas cuando no necesitan publicidad...

Obviamente hay algo muy ilógico en todo esto. Tal vez el argumento de partida sea erróneo y Force India se ha excudado en necesitar más espacio para poner sponsors con la intención de aprovechar así las indudables ventajas que ofrece disponer de una aleta en sus coches. En consecuencia, abierta la posibilidad en el caso de la de Silverstone, todos y cada uno de los ingenieros del paddock habrían perdido el culo en utilizarla en sus cacharros... Esto sí sería lógico.

Bueno, no me enredo que me llevo por delante la entrada. Como sabéis ya, Ross Brawn ha propuesto hace nada que quiere mejorar el deporte, advirtiendo que hace falta tiempo y tal para lograrlo, pero que quiere eliminar en cuanto sea posible las benditas aletas, por feas, y el DRS por falsear los adelantamientos.

Pasando por alto que rasca bastante que un ingeniero como Brawn, con un dilatadísima experiencia en Fórmula 1, llame feas a las derivas aerodinámicas y que ésa sea la razón para eliminarlas, el resto de su argumentación delata que no tiene ni idea de por dónde coger el toro que le han dejado en las manos Bernie y su filosofía de negocio.

No está mal que sea así, entendedme.

Llevamos hablando practicamente desde que apareció Liberty en el horizonte, de lo complicado que iba resultar desfacer tanto tuerto y limpiar tanto campo de minas como ha dejado atrás la Bruja de Blancanieves. No me pilla de nuevas y sospecho que a muchos de vosotros tampoco. Lo que me preocupa es que se haya comenzado a hablar tan pronto de prohibiciones, porque si hay un mal que aqueja a este deporte/espectáculo, es la falta de libertad para que surgan nuevas ideas. No, no parece lógico empezar así...

Os leo.