lunes, 13 de marzo de 2017

¡Joder Verstappen, qué bueno es...!


Apenas quedan once días para que comience la temporada 2017 pero está la cosa tan achuchadita que daría lo mismo si aduviésemos a mediados de noviembre.

Mercedes AMG gana de calle porque ha ocultado sus cartas, Ferrari, sin embargo, no va a hacer nada porque seguro que ha ido de farol en los entrenamientos de pretemporada. Red Bull... Red Bull pinta muy bien, estos en un momento que te descuidas ponen en pista el auténtico RB13 que tienen escondido en Milton Keynes y dan el campanazo...

Con los pilotos la cosa va más o menos igual: Hamilton tiene en el bolsillo el campeonato porque a Bottas nadie lo ve con capacidad para aguantar al británico —ni Lobato apuesta por el finlandés, ¡fíjate!—. Vettel irá bien a una vuelta, pero como el SF70-H ha ido de farol y tal en pretemporada, a lo sumo le damos un tercero al finalizar el Mundial porque Lewis y Valtteri coparán las primeras plazas. Daniel Ricciardo... ¡Ejem!, primero tienen que dejar al australiano pelear con su compañero... 

¿Pero no tenía Red Bull oculta en un armario de Milton Keynes una máquina para triturar rivales...? Sí, ya... ¿Entonces dónde ponemos a Max...? ¡Joder Verstappen, qué bueno es... Oye, te dejo, que tengo que poner la cena a las crías!

Del asturiano ni hablamos. Independientemente de que un tipo en el ocaso de su carrera no se pone como se puso el de Oviedo el miércoles pasado, lo ocurrido esta semana alrededor del fenómeno McLaren-Honda ha puesto de relieve el acierto de que los cubiertos de las aerolíneas sean de plástico en los viajes largos. ¡A saber qué hace un aficionado a la Fórmula 1 moderna con un cuchillo o un tenedor de verdad!

En fin, es lunes, he dormido como un bebé y anoche me prometí que empezábamos la semana con inmejorables noticias, y tengo al menos una: La Unión Europea no investigará la venta de la Fórmula 1 a Liberty [No EU investigation into F1 sale].

La verdad es que no es exactamente una información fresca. Me la pasó Ernesto a finales de febrero, al poco de ser publicada por el bueno de Saward, pero la he guardado para dar el campanazo como Newey guarda el auténtico RB13.

Tampoco es que nos haya pillado de nuevas [No sé por qué...], pero oye, bueno es saber que todo seguirá igual que siempre la pretemporada próxima, y que entonces, entre los cubiertos de plástico y una camisita de fuerza que compremos en Amazon, estaremos definitivamente a salvo de las fiebres que producen la prensa, las redes sociales, el exceso de información, y por supuesto, la incertidumbre y el no saber a qué agarrarse.

¡Joder Verstappen, qué bueno es...!

Os leo.