lunes, 28 de noviembre de 2016

Yo vi triunfar a Nico Rosberg


Ha llovido lo suyo desde el 15 de abril de Abril de 2012. Aquel domingo, recuerdo, escribí sobre el hijo de Keke [Yo vi ganar a Nico Rosberg]. Éramos pocos los que teníamos confianza en él aunque la alegría prendió en la afición: ¿cómo no te ibas a alegrar de que un tipo como el alemán se calzara el Gran Premio de China pilotando un hierro que devoraba las gomas?

Aquello quedó en una anécdota. La gente había olvidado para entonces que a Nico le habían cambiado la distribución de pesos del W01 para favorecer que Michael Schumacher no pinchara en su primer año vistiendo mono de la estrella de tres puntas. Pero Rosberg termina esa temporada practicamente doblando en puntos a su compatriota y compañero de armas (142 contra 72). En 2011 vuelve a quedar por delante de El Kaiser (89 contra 76), y al año siguiente lo hace de nuevo (93 contra 49).

En 2013 llega Lewis Hamilton a Mercedes AMG, y a pesar de la protección que despliega Ross Brawn sobre el británico y que Rosberg tiene contrato de segundo, el hijo de Keke aguanta el tirón y queda a tan sólo 17 puntos del de Tewin. En 2014 ya no está Brawn y la cosa cambia radicalmente. Hasta el Gran Premio de Bélgica, Nico lidera la tabla de pilotos por delante de Lewis salvo a la salida del Gran Premio de España. En calificación también lo ha barrido (8 a 4 contando Spa-Francorchamps)...

Pero el mundo rebosa mierdismo (no lo digo por Hamilton, al fin y al cabo él es como es y no lo cambiamos), y a partir de Bélgica y del pollo que se montó cuando Rosberg seguía siendo un tío bravo, aunque de segunda, Hamilton campa por sus fueros en territorio amigo, y a Nico le queda seguir tragando sapos hasta el Gran Premio de México 2015, dos títulos de Hamilton y varias marranadas en pista después. 

Y nace la leyenda del depredador y el pelele, y Nico calla y aguanta. Y los que olvidaron hacer las cuentas los seis años anteriores, afilan sus lápices en 2016 y comienzan a ver conspiraciones y órdenes de equipo. Y Lewis las alimenta porque es hoy por hoy uno de los más bellos animales de asfalto. El británico juega a la contra. Se sabe herido de muerte y arremete con todo lo que tiene en la pista y fuera de ella, contra su compañero y su escudería. Es egoísta como los buenos, hasta la cepa, una puta maquinaria de combate que sólo piensa en ganar.

Pero Nico sigue callando y aguantando porque es tan máquina de guerra como Lewis, lo que ocurre es que tiene pillado al británico y no va a soltarlo. Lo mina con sonrisas y buen rollo, con inteligencia, aceptándolo todo, tragando culebras además de sapos, haciendo lo que tiene que hacer sobre los circuitos: gestionar la ventaja, extenuar a su rival cediendo victorias que a la postre no le servirán de nada salvo para hacer aún más amarga la derrota.

Y Nico confiesa en la larga rueda de prensa posterior al Gran Premio, que ha habido veces en que lo ha pasado mal. Y está pidiendo un tiempo muerto que no llega para que lo dejen llorar a gusto... Ha librado una batalla que ha entendido muy poca gente mientras cimentaba 2017. Vencer a Schumacher y Hamilton está al alcance de muy pocos. Calzarse limpiamente la corona que tanto quería Lewis, prácticamente de nadie. El año que viene Dios dirá.

En la cena de Navidad de este año, a la mesa de los Rosberg se sentarán dos títulos mundiales, aunque por lo que se ve, como sucedió con Keke, tardaremos todavía un tiempo en reconocerle a Nico lo que vale el suyo.

Os leo.

12 comentarios:

Aficionando dijo...

Cierto lo que dices. Rosberg ha sufrido el ninguneo de los comentaristas, es verdad. En su segundo año con Hamilton me atreví a pronosticar que sería campeón ese año. Me equivoqué.
Hasta ayer, se seguía hablando de él como el segundón, a pesar de liderar el mundial durante buena parte del año. La lupa y los cálculos se centraban en el inglés. Decían: "Hamilton será campeón si...", cuando la natural hubiera sido decir: "Rosberg será campeón si...".
Ayer, en Movistar, elogiaban la inteligencia de Hamilton durante la carrera, cuando lo único que gestionaba era la impotencia. Ayer quién gestionó bien la carrera, y con inteligencia, fue Rosberg. Y con un punto de orgullo al pegar un puñetazo en la mesa y recuperar la segunda posición que momentáneamente le había arrebatado un Red Bull.
Hamilton hizo lo único que podía hacer, y que ya dijimos que haría: ralentizar, que en el fondo era un menosprecio a Rosberg porque revelaba lo que él piensa del alemán. "Le pasarán los Red Bull y los Ferrari. No tiene huevos para defenderse". Pues no: lo hizo de cine. Se mantuvo a tiro de piedra de su compañero, pero no tan cerca como para arruinar sus neumáticos, y alejado de sus rivales.
Me alegro por él.

Tadeo dijo...

Que manera tan bonita de contarlo. Estoy con Aficionando sobre la inteligencia y el saber estar de Nico, ha sufrido porque tiene amor propio y sabía que lo mejor que podía hacer es callar, conducir y raspar cada punto que pudiera. Y así ha ganado un mundial, como los campeones que no solo son rápidos, sino sobre todo tienen un plan y lo siguen inteligentemente hasta conseguirlo.

La frase "Nico es un pelele en manos de Hamilton" pasará a la posteridad sobre lo que nunca debe hacer un comentarista deportivo, pero claro en un país donde campan a sus anchas el Mad y el Bcn estamos, por desgracia, acostumbrados a tragar.

No se el año que viene donde veremos la F1, creo que la veremos Inglés o en Frances o en Alemán, porque cambiar de proveedor cada año es simplemente imposible y el año que viene se abren todas las posibilidades para todo el mundo.

Saludos

Isaac dijo...

Lo primero de todo, gracias Orroe, tú si que has hecho una temporada fantástica, como siempre.

Bueno, ya dejé dicho aquí, en este blog, que este año le tocaba a Rosberg, y me alegro de no haberme equivocado (pena no haberme jugado un jamón... ;-) ).
Él lo ha hecho muy bien, tiene mucho mérito por todo lo que lleva a sus espaldas por estos años anteriores sobre todo, pero los que lo han hecho de cine han sido los de Mercedes (que además ya tienen un campeón alemán en un equipo alemán): sigo opinando que este año le tocaba a Rosberg, que el equipo se lo debía, pero lo han hecho de forma que nadie les puede acusar de haberlo hecho, no se les puede acusar de haber hecho fallar a HAM o de sabotearle el coche, o de variarle las presiones de los neumáticos, como le hacían en otro equipo a otro piloto que compartía escudería con HAM...

Esto lo positivo, que me alegro por Nico y que le bajen los humos a HAM: que pruebe su propia medicina a lo mejor le viene bien para mejorar, quizás no como piloto, pero sí como competidor. Anda que si se enfada y se va de Mercedes a Ferrari, y Vettel se va de Ferrari a Mercedes a hacer la selección alemana de F1...

Lo negativo, pues que ha sido todo muy previsible... si hasta yo he acertado el ganador desde el principio de temporada quiere decir que ha sido un "truño" de temporada. Dos carreras he visto este año... como el "cambio de reglamento" no sea finalmente tal y esto siga así, el año que viene veré aún menos.

Menos mal que ya queda poco para el Dakar, donde a los profesionales se les permite competir con pilotos amateur!!

Un abrazo,

I.

Pd: Y Honda ¿qué, otra vez campeona del mundo...? A ver si es verdad que 2017 ya no es pre-temporada... esto de no poder entrenar en temporada es de traca...

David Esquivel dijo...

El mundial de Rosberg es totalmente merecido como lo han sido todos en la historia, pero creo que fue meramente circunstancial y fue más que todo demérito de Hamilton al tener un comienzo muy flojo y que ya se creía que iba a ganar fácil, el otro fue más trabajador y constante. Este es el típico caso que la dedicación y esfuerzo le gana al talento puro, lo que es ridículo en este artículo es hacer ver a Rosberg como la pobre victima durante los años 2014 y 2015, que fue victima del salvajismo de Hamilton y de los supuestos trucos sucios del equipo. Eso es totalmente erróneo, un piloto que pide que se acabe una carrera porque llueve mucho, un piloto que en lluvia se deshace como un azucarillo, un piloto que pierde una carrera por el viento en fin un piloto muy blandito que se deja que el otro lo tire de pista. Tratar de victimizar a Rosberg como el pobrecito que aguanto calladito la agresividad de Hamilton es totalmente señal de la animadversión que tiene el autor de este artículo con el piloto Ingles.

Anónimo dijo...

Ayer, fue un día perfecto para los alemanes. Todos cuidaron de sí, hasta Vettel contribuyó a la victoria de Nico. Y la verdad, me gustó ese gesto de Seb, evitando riesgos innecesarios que pudieran terminar en tragedia.

El plan de Ham no era tan malo, de hecho si los RedBull no hubiesen kgao la salida, iban a estar allí detrás de Nico. Y Verstappen no es Vettel.

El título ya es suyo, y la presión por conseguirlo, no estará allí el año que viene. Esperemos ver igualdad entre pilotos, fiabilidad y que gane el mejor. Sin política de por medio.

Ya soltó Ham ante la prensa, su IF. Si Mercedes le da un coche fiable, verán quien soy. Agregaría que personalmente, espero que se lo tenga que disputar no sólo a Ros, sino a Vet, Ric, Ver, Alo et al.

Anónimo dijo...

David Esquivel, hay que ser muy blandito para pasarle por encima a Schumacher o darle guerra a Webber. Igual que Button venció a Lewis y ya era la misma cantinela, es que Button es más tabajador...Me encanta eso de la dedicación y el talento como si fuera posible separarla. Rosberg tiene el mismo talento que Lewis y ambos son campeones del mundo.El problema de Nico es que cuando ha sido agresivo le ha salido caro tanto por su propio equipo como por parte de Charlie.A Lewis,gratis.Es más fácil ser agresivo y saltárse las reglas cuando te lo permiten.

Anónimo dijo...

David, Hamilton se salta la chicane en la primera curva, y no pasa nada.
Hamilton echa fuera de pista a su compañero, y tampoco pasa nada. Dirección de carrera no aplica reglamento, y eso se llama favoritismo. Ingleses cuidando de otros ingleses.

Es el mismo piloto de la grúa en 2007.

Cao Wen dijo...

Así que va un "pelele" y se pasa por la piedra a Webber, Schumacher, y finalmente le roba la cartera al Hamilton más en forma de toda su mierdera vida. ¿En qué feria regalan los carnets de periodista deportivo?

Anónimo dijo...

Hay un dato que me parece importante. Hamilton ha marcado 1 punto menos que en su temporada pasada, donde fue campeón. De hecho, Nico ha conseguido la mejor marca de puntos de Mercedes en su historia. Como demuestran los datos, no ha sido Hamilton quien ha bajado el ritmo como se ha apuntado, sino Rosberg quien lo ha subido considerablemente. De momento y después de 4 temporadas juntos con el mejor coche de la historia, en clasificación Hamilton gana 41-37 (bastante igualado por cierto) y gana 2-1 en títulos. Veremos el año que viene, pero Nico correrá sin presión y viendo cómo ha subido el nivel este año, a poco que lo mantenga quizás repita ante el asombro de tanto idiota denostando a Britney.

Centauro dijo...

Saludos!

Soy usual lector de este espacio pero esta es mi primera vez comentando. Y lo hago porque he pasado muchas veces por esa sensación de: "ahora me gusta este piloto... Ahora ya no" y viceversa. Y eso sucede por la naturaleza mortal de pilotos que quieren actuar como dioses y que además quieren que todos les reconozcamos eso. O de ENORMES pilotos que fueron construyendo de a poco su naturaleza "divina" (o su talante de grandeza si hay alguien que sienta que ese término es demasiado grande). Sin embargo, ni una ni otra situación me identifica en mis opiniones al respecto de Hamilton. Siempre he sentido que más parece un niño malcriado que hace pataletas si no le prestan atención o si por el contrario, le prestan mucha. Eso no le quita que sea un buen piloto, pero lo que permea a nosotros es que es alguien que está muy familiarizado con las conspiraciones (bien sea en su contra o bien sea creando un clima de conspiración en contra de sus compañeros). Habrá quien diga que es de lo mejor que le ha pasado a la F1 y de paso a la humanidad por tal o cual razón. Jah!

Lamento mucho que sea él quien fomente aquello de "espero que Nico no utilice artimañas o trucos sucios como ya se ha visto en la definición de otros campeonatos" pero que no tenga ningún empacho en jugar estrategias que no muestran lo GRAN piloto que es siendo simplemente rápido y más bien tratando de ser lo más lento posible. Vuelve a aparecer el niño malcriado que se queja de que le empujaron pero no tiene miramientos a la hora de hacerlo él mismo.

Hamilton, en mi muy personal opinión, perdió una oportunidad de oro de ser un "Lord" y perder con gracia y más bien comportarse como un MUY mal perdedor y buscar en otros y en la suerte (sí! Así lo dijo él mismo!) la causa de no ser campeón por cuarta vez este año.

Rosberg en cambio, no necesitó de la grandilocuencia y hoy, es un campeón de la F1 con todas las letras!

Gracias a José por este espacio.

Anónimo dijo...

Lo de Hamilton ya me parece cansino. Lo peor es que cualquiera que lo critica parece que es porque le tiene manía.

Lo que le ha hecho a Rosberg es muy rastrero y no hablo de ir despacio hablo de todas las dudas que ha sembrado sobre su título.
Que si le quitan los mecánicos, que si el equipo le apoya, que después de Barcelona quería dejar Mercedes...

Él es mediático y a la gente no le gusta de pensar así que ha conseguido clavar en la mente de muchos que este campeonato se lo ha regalado Mercedes a Rosberg. En un par de años ese será el mensaje que quedará y eso es lo que escribirá dentro de 10 años en su libro.
Y nadie recordará el año que renovó con Mercedes, ni cómo sacaba a su compañero en la primera curva sin sanción o cómo este respetaba las ordenes de equipo y él no...

Al final Rosberg va a tener que escribir un libro para justificar su campeonato.
¡Pero que le quiten lo bailao!

Un saludo
Sr.Polyphenol

Interlagos dijo...

Buenas!

Lo primero es comentar que lo que puse hace ya tres años en el enlace que nos ha dejado Jose (sí, los blogs tienen memoria) podría seguir suscribiéndolo ahora mismo, que no es poco.

Lo segundo felicitar a Nico por su gran temporada. Ha aguantado como un jabato y estas dos últimas carreras lo fácil era tirarlo todo por la borda y él no lo ha hecho. Ha llegado con una madurez impresionante al punto culminante de su carrera y lo ha bordado.

En cuanto a Hamilton... qué grandísimo piloto y qué cabron... también, es que lo uno no va sin lo otro. Pero que tenga en cuenta una cosa: sus argumentos pueden volverse del revés como un calcetín. Nico podría decir que no ganó en 2014 y 2015 porque el equipo de mecánicos bueno era el de Lewis, que él siempre obedeció las órdenes que favorecían a Lewis, etc.

Ya me cansan estas tonterías. Lo cierto es que Nico ha ganado en buena lid y Lewis seguro que luchará por más campeonatos en el futuro. Y esperemos que en ese futuro haya más candidatos al título, porque un coche ganador aburre.

Saludos.