jueves, 3 de noviembre de 2016

Preparad la vaselina


Después de conocer que en una prueba de simulación, los neumáticos Medios de Pirelli aguantaban 111 giros al circuito Hermanos Rodríguez, me he puesto a pensar en cómo de ingrata es la vida: estamos a punto de estrenar nuevo reglamento, por ejemplo, y mientras veo a mi alrededor más alegría concentrada que en la Plaza de Sol en Nochevieja, camino entre ella con The Rains of Castamere sonando en mi cabeza.

A ver, en agosto del año que viene este blog 10 años en activo y he visto desde su puente cómo nos la han metido doblada en tres ocasiones, y además, siguiendo el mismo rito.

En 2008 todo eran vivas y vítores al Working Group de la FIA. ¡Se reducía la importancia de la aerodinámica y la potencia eléctrica podía aportar 80 caballos extra, el espectáculo estaba asegurado! ¡Ahí es nada! Pues no. En 2009, entre que la implantación del KERS supuso un cachondeo (muchos equipos dejaron de usarlo aquella temporada, y se suspendió su aplicacion al año siguiente para retomarlo en 2011), y que se dio paso a los Dobles Difusores abriendo la veda a que si no teníamos suficiente aerodinámica y pocos adelantamientos antes del estreno del Reglamento '09, la Fórmula 1 nos sirvió a partir de entonces, no dos, sino tres tazas de lo mismo que tratábamos de olvidar.

A finales de 2010 todo eran ¡hip, hip, hurra! porque se iba Bridgestone y llegaba Pirelli la campaña siguiente, para cumplir su promesa de estrategias a cascoporro y espectáculo a raudales... Bueno, pienso que éste párrafo no necesita más explicaciones.

Y en 2013 todo eran aleluyas porque venían a salvarnos en 2014. ¡Menos aerodinámica aunque con efecto suelo (como lo leéis), más importancia de la mecánica, retorno de los motores turbos y, por supuesto, más potencia y más espectáculo! ¿Quién podía no morder aquél anzuelo?

Lo cierto, por increíble que parezca, es que nos enteramos de que las unidades de potencia eran sistemas híbridos y sumamente complejos, casi al mismo tiempo que comprendíamos en pretemporada 2014, que había una cosa que se llamaba ruido y que íbamos a echar muy en falta —al menos tanto como una velocidad que no se veía por ningún lado—, y ¡ay, mama!, que si el piloto pintaba poco ya entonces, metido en auténticas naves espaciales iba a pintar todavía menos.

Y cuando casi ni me hace falta mirar mi abultado cuaderno de anotaciones para escribir sin confundirme, y sabiendo lo que digo, MGU-K, MGU-H, Brakes by wire, HALO, caudalímetro y no llamarás a Charlie por su auténtico nombre, escucho y leo el runrún de lo bien que lo vamos a pasar el año que viene con la normativa 2017.

Seguro que nos lo pasamos bien, nos volvemos dóciles y facilones en cuanto escuchamos o vemos rodar un monoplaza, aunque sospecho que no nos quita nadie dos años de sindioses hasta que la aplicación de todo el paquete de nuevas medidas se note en eso que llamamos espectáculo. Pero por si acaso el asunto viene peor, he comprado un tubo de vaselina, esperando, obviamente, no tener que utilizarlo o que la cosa sea leve.

Os leo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Toston del bueno se nos avecina, mil a uno a que seguiremos hablando más de las radios y de otras cosas que de las carreras.


King Crimson

Cao Wen dijo...

Soy muy facilón, así que me conformaría con que se permitiera el libre desarrollo de los motores durante la temporada, y que volvieran los entrenamientos privados. Es decir: una normativa, libertad para desarrollarla dentro de sus límites, y a correr. En plan "Fantasías animadas de ayer y de hoy", que defenestren a ese árbitro (por "inglesismo" mal entendido) e impongan un sistema de sanciones universal e impepinable sea quien sea el infractor.

Josemi dijo...

Efectivamente, siempre nos quieren vender la moto con lo mismo, y a la hora de la verdad, siempre se mueve en direccion opuesta.

Invariablemente los coches son mas complicados aerodinamicamente, con unos alerones quizas mas pequeños (o no), pero barrocos hasta el extremo y por tanto mucho mas dificiles de diseñar, y aumentando por debajo del coche la aerodinamica, que tambien es muy dificil de diseñar.

Invariablemente los coches son mas complejos mecanicamente, kers, luego kers al cuadrado, turbos... autenticas naves espaciales con un monton de configuraciones y modos de funcionamiento.

Y al final, lo que pasa es que desde hace años los lideres son los mismos, los motores mercedes y la aerodinamica RB, a costa, eso si, de cantidades astronomicas de gasto.