lunes, 14 de noviembre de 2016

El culito de Mr. Magoo


Acabo de terminar de ver la carrera de ayer, y puesto que tendré tiempo esta semana para escribir largo y tendido sobre el carrerón que se cascó Max, sobre la porquería de producto Pirelli o sobre Charlie Whiting y su empeño desmedido en seguir jugando a la ruleta rusa con la vida de los pilotos, me voy a despachar a gusto con los integrantes del set de Movistar F1, lugar donde se batía por goleada aquel momento glorioso en que Antonio Lobato llamó ameba a Kimi Raikkonen, y en el que se echó en falta a nuestro Rompetechos.

Consciente de que el héroe de Paco Ibáñez puede quedar un poco a desmano de los modernos creadores de contenidos y youtubers, he mencionado en el título de esta entrada a Mr. Magoo, porque Rompetechos es, en esencia, la versión castiza de Quincy Magoo; porque a éste le hicieron una película en Hollywood; y porque uno y otro son en el fondo lo mismo: personajes de ficción que responden a lo que les rodea como si estuvieran viviendo una realidad diferente, sencillamente porque tienen deficiencias de visión.

¿Vísteis la on board de mi Felipe en el giro 3, y en su accidente? Pues ésa fue la auténtica cara de la carrera: pastosa, gris, amenazante y oscura, y eso que cuando el paulista quedó varado a la entrada de boxes era la vuelta 46 y quedaban por delante otras 25, en las cuales, obviamente, las condiciones no iban a mejorar porque la tarde agonizaba en Interlagos bajo espesas capas de nubes, fino spray y abundante lluvia, y los visores, a esas horas, estaban hechos unos perfectos zorros.

Y en esto estamos cuando empieza la diversión, porque, la verdad, la prueba, como tal, fue de las que se amortizan en la misma tarde.

Y comienza el sarao, y entre que Lewis avisaba en la vuelta 1 que no veía una castaña detrás del Safety Car y todo eran referencias en Movistar F1 a la baja visibilidad con spray, a la seguridad y a que la visibilidad estaba al límite; que luego había que hacer caso a los pilotos cuando pedían que les dejaran correr; y que, como por arte de magia, se convirtiesen en la parte final en poco menos que unos niñatos por decir a través de la radio que no se veía un cagarro, la cosa fue un puritito espectáculo dentro y fuera de la pista.

Pero mientras observaba yo a unos cuantos pringaos sobreviviendo en mitad del diluvio universal y cómo este deporte va cuesta abajo y sin frenos, desde Movistar F1 me contaban una prueba para iniciados al principio y ochentera al final, aunque con héroes de plastilina, villanos que no lo eran, y un ruido monumental del que sobresalían algunos calificativos hacia Rosberg que ni en la barra de un bar, ¡oiga! Y uno se deja llevar, pero con un mosqueo de padre y madre.

A ver, de las 71 vueltas a las que estaba propuesto el Gran Premio de Brasil, nos pasamos prácticamente la mitad en régimen de bandera amarilla, con el Safety Car en pista, celebrando la despedida de mi Felipe o con bandera roja. Nominalmente se disputaron 39 giros a Interlagos, durante los cuales hubo 5 bajas debidas a accidente o colisión (Grosjean, Ericsson, Raikkonen, Palmer y Massa) y una víctima encabronada (Gutiérrez).

Merlos pensaba en la épica del campeonato ante la posibilidad de que, por  razones de seguridad, la prueba se terminara otorgando la mitad de puntos a los participantes. Pero luego... Luego simplemente dejó de pensar. Y Joan que se venía arriba, y Pedro que no quería perder comba. ¡Ay Dios!

Y se monta en Madrid un festival de globos cuando la victoria de Hamilton parecía incontestable. Pero él mismo se encarga de hacerlos estallar en el podio, en el instante en que borró el rictus de gravedad en la cara de Martin Brundle, contestando al de Sky que había sido una carrera sencilla.

¿Sencilla? What?

Bueno, ya nos lo había advertido Palmer bastantes vueltas antes: «Él [Lewis] está en la parte de delante, entonces tiene mejor vista que nosotros que vamos por detrás y no vemos nada...»

Lewis y los demás. Brasil. Las carreras bajo lluvia de la era moderna. Lewis con los ojos abiertos y el resto de la parrilla: ciegos con bastoncito blanco atravesando un paso de cebra en hora punta, con el semáforo en rojo para los peatones.

Lewis en ventaja desde la salida con Safety Car, y Nico en su sitio: protegiendo un segundo puesto incluso en los reinicios, cuando no era pillado por Hamilton ni se dormía, sino que dejaba espacio con el británico para poder ver lo suficiente. Protegiendo su ventaja en el Mundial, protegiéndose de los posibles problemas en pista. Pensando más en el campeonato que en satisfacer el fino olfato de los comentaristas de Movistar F1. Recordando, en definitiva, que para vencer hay que saber elegir el momento adecuado; que para ganar una guerra, a veces es necesario sacrificar alguna batalla.

A lo Rosberg senior, a lo Lauda, a lo Prost, a lo Fangio... Permitiendo que la inteligencia se imponga al corazón sobre el asfalto. Asumiendo que siempre habrá un Mr. Magoo que se ría de ti afirmando que entiende de Fórmula 1.

¿Culito? What?

Os leo.

9 comentarios:

Javier Jiménez dijo...

No entiendo, o no puedo entender, que un fórmula 1 no pueda correr bajo lluvia. ¿O si puede correr? porque al final corrieron y alguno demostró que la carrera en condiciones de lluvia puede ser incluso muy interesante y puede dar a conocer al verdadero piloto.
¿No se podía correr o no se sabía si los neumáticos de lluvia extrema eran capaces de aguantar bajo lluvia? No se si los nuevos americanos estos que llegan van a aclarar este lío o el año que viene será más de lo mismo.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenas tardes, Javier ;)

El problema es más de visibilidad que de neumáticos, pero si juntas ambas circuntancias el resultado es nefasto.

Te paso enlace a una entrada que escribí hace unos añitos, espero que te sirva de ayuda ;)

http://elinfiernoverde.blogspot.com.es/2009/04/pon-un-dummy-en-tu-vida.html

Un abrazote

Jose

Javier Jiménez dijo...

Buenas Jose, clarito y muy bien explicado. Pero sigo pensando que algo no cuadra... Si no pueden correr con lluvia que suspendan la carrera explicando a los aficionados que han pagado su entrada y a los de Abhu Dabi que se pierden el chollo de que el mundial se decida allí.
Tendré que repasar la carrera pero Max corrió y bien con el mismo agua. El problema es el de siempre, que tenemos una normativa no escrita a gusto de los de siempre.

Saludos y te escucho luego en Safety Cast.

chema dijo...

La verdad es que Nico pudo estar contra las cuerdas de no ser por la desastrosa estrategia de Red Bull. Bueno Nico y Lewis también, creo que si dejan a Max con la misma estrategia de Mercedes le hubiese puesto las cosas muy difíciles al primer Mercedes. Y si, Nico se curro mucho su segundo puesto y hay comentarios que sobran.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Javier ;) Eso es lo que no harán nunca: suspender una carrera.

En cuanto a Max, si te fijas, no busca la trazada mejor ni pamplinas, ataca por donde no pueden verlo, y siempre fuera del spray que levanta quien lleva delante. Ve mejor, lo que no significa que vea adecuadamente, y ataca sin contemplaciones porque sabe de qué pie cojean sus adversarios: retrovisores empañados y atención puesta delante.

El holandés es brutal, pero para mí, no fue ayer mejor que en Mónaco 2015 (en seco), cuando se ocultaba detrás de pilotos que estaban doblando a otros para abrirse paso. Lee las carreras mejor que nadie, pero también: ayer no se jugaba nada y buscaba divertirse. Una delicia verle ;)

Jose

GRING dijo...

Impresionante Max. La inconsciencia juvenil hace correr riesgos a los que otros no están dispuestos y de paso demuestra que sí se puede correr en las condiciones en las que estaba ayer Interlagos, pero de otra manera: Ajustando tu velocidad a la visibilidad que tengas, buscando otras trazadas, aprendiendo en cada giro para trazar el siguiente. Lo de Max de ayer hace que uno recupere la confianza en que algún día esto se podrá reconducir. Apostaría por que apagó la radio y se dedicó a pelear contra la pista y sus rivales nada más, y nada menos (ya sé que no lo hizo, pero...). Sobre Rosberg: Ayer corrió a lo campeón del mundo. Sin fallos y limitando al máximo los riesgos en una carrera que le podría haber complicado mucho sus aspiraciones (Webber y Corea, por ejemplo. Alonso y Japón 2008, neumáticos mediante, por ejemplo).
Interlagos, como siempre, una de las mejores carreras en uno de los mejores circuitos para hacer carreras.
Saludos!

Aficionando dijo...

Verstappen es un crack, sin duda. Ayer podía haber luchado por la victoria de no ser por el caos y las cuatro veces que cambió los neumáticos.
Hace tiempo que lo vienes diciendo, Jose, y ayer volvió a verse que tienes razón: lo de Pirelli es atroz. De todas formas Interlagos es un mal circuito en muchos aspectos, y el peor es que no drena. No llovía tanto como parecía por el estado de la pista.

Anónimo dijo...

Pues para mí Alonso y Vettel fueron lo mejor de la carrera.De hecho Max con el mejor coche en agua y gomas nuevas adelanta a todos fácil pero cuando le toca lidiar con vettel este le hace una apurada de frenada brutal en la 3a posición para defender su honor.Alonso igual,cuando Vettel llega con mucho mejor coche y gomas nuevas se defiende como gato panza arriba.Lo dijo DeLa Rosa,dos campeones del mundo y se nota.Max pudo estamparse dos veces pero tuvo la fortuna de no tener el muro y cuando le tocó lidiar con intermedias no tuvo las manos que tuvieron otros. Hizo una buena carrera pero el cambio de gomas unido a su coche brutal en mojado fueron para darle espectáculo y que se luciera.Vettel por ejemplo remontó 13 posiciones también y con las mismas gomas que el resto,Alonso remontó 10 puestos y Sainz se mantuvo sin errores,lo que también tiene mérito.Estoy contigo y con el alemán de Ferrari o Nico,la carrera no tendría que haberse corrido.Y los de Movistar alabando el carrerón de Lewis.....lamentable.Yo me quedo con Alonso (mirar donde quedo Button),con Vettel (remontó 13 puestos con un coche no tan bueno en agua), con Sainz que aguantó lo que pudo y con Max,aunque el hype no hace justicia a la realidad en la que corrió.En Mónaco aunque se estampó fue mucho mejor.

Jordi Vidal dijo...

He disfrutado mucho el artículo y los comentarios. Felicidades a todos. Por no abundar más lo dicho y en lo que concuerdo en su mayoría yo solo agregaría que en esta carrera todo deriva del hecho de que absolutamente nadie tenía nada que perder, excepto Rosberg, y que a muchos de los que critican a Rosberg, incluido Hamilton, se les olvida que valen lo mismo las primeras cuatro carreras de la temporada que las cuatro ultimas. Saludos !