lunes, 24 de octubre de 2016

Un tal Fernando y yo


Comprendo que sea tarde para confesarse. Incluso es tarde para evitar las llamas de la hoguera. No lo lamentéis, hace tiempo que asimilé de qué iba todo esto. 

Hampeón dijo de mí que soy un cabrón al teclado; mi troll de cabecera —uno y trino, o lo que se tercie—, levantó dos blogs para rebatirme y vino aquí con la intención de partirme las piernas, cosa que no consiguió, entre otras circunstancias, gracias a vosotros. Me lee gente que dice no leerme. Gente que reniega de mí. Gente que dice intoxicarse con mis entradas, que querría que dedicara mis letras a sus afanes en vez de a los míos. Gente, en definitiva, que se consuela viéndome como el enemigo a batir, aunque siempre a través del barniz que me protege de la intemperie.

Pero qué queréis que os diga, soy culpable de muchas cosas: de haber llegado antes que otros, de volar más alto que los demás, de haber errado algunas veces, pero no de admirar al mejor piloto de nuestra era. De eso no, nunca.

Llamadlo olfato o lo que queráis, pero de ser seguidor de Fernando Alonso no me arrepentiré jamás.

Cuando caían chuzos de punta levanté hogueras para que él las viera, y me secundastéis. Cuando todos flaqueábamos, yo mantuve en alto la tea encendida. Cuando el Nano estaba solo, yo grité primero You never walk alone solicitando clemencia por entonar el himno del Liverpool en homenaje a un tipo que se dice seguidor del Real Madrid.

Esto es muy de Bilbao, para qué vamos a engañarnos. Una incoherencia como la copa de un pino, pero no me jodas que haya que explicarlo ahora que es tarde y las atmósferas que rodean Maranello añoran lo que desde Italia se ha despreciado tanto y tanto.

Me siento chubarrón, levantisco no más. En Austin, ese coche que sigue siendo una lástima y ese piloto que según Johnny Herbert debería haberse retirado, terminaron quintos. Y alguien debería estar implorando perdón. Y otro alguien, o el mismo, no sé dónde ni me interesa, debería admitir que se ha comportado como un felón cuando no como un perfecto hijo de la gran puta.

Sigo haciendo tandas de a cien levantando mi ADN vasco, como hacía Josemari Aznar con sus abdominales. Entro en un instante en SafetyCast, pero quiero dejar escrito, bien escrito, que el año que viene lo vamos a disfrutar de lo lindo, porque como de costumbre, andaremos por ahí un tal Fernando y yo, el pobre diablo de El Infierno Verde.

No pudo ser en la de Il Cavallino, será en McLaren.

Os leo.

17 comentarios:

Tadeo dijo...

Me sumo a la propuesta, cómo antes me apunté allá por el 2008 a levantar mi hoguera por indicación tuya.

Saludos y un abrazote

Nacho Lascaray dijo...

¡¡¡¡ Genial ¡¡¡¡ , pase lo que pase en el futuro (y ojalá sea lo mejor) FERNANDO es leyenda....

Anónimo dijo...

y de massa no dices nada

Ángel Rodríguez dijo...

Fernando es de lo más grande en este deporte desde que se inventó. Y el que no quiera verlo me da lástima por lo que se ha perdido

Angel dijo...

Es mi primer comentario en este blog, pese a que lo sigo asiduamente desde hace muchos años. Y lo es para felicitarte por tu forma de expresarte y por compartir una admiración de muchos seguidores incondicionales de un tal Fernando, que nos tiene rompiendo una lanza por él en las buenas y en las malas, pese a quien le pese. Ojala 2017 sea el año de Alonso y obtenga ese merecido campeonato, y que ese McLaren sea tan bueno que se aburra de ganar, pero que no se retire. ;)

luis mari dijo...

una vez mas, genial Jose!
Un placer leerte

miguel dijo...

Amén.

Pero esto no se hace, porque ahora me toca a mi buscar: torrent f1 usa 2016 race swahili language

germansp dijo...

Al final la historia, la buena, la que cala, es acorde a la huella que los héroes dejan en sus seguidores. No encuentro mejores seguidores y con más razones que los de Fernando Alonso. Menospreciar todas las señales de su virtuosismo es, simplemente, triste.

chema dijo...

Un virtuoso y un luchador, leyenda sin duda.

pocascanas dijo...

clap, clap, clap

Bien dicho. ;)

Pelayo Blanco dijo...

Hola Josete!! Hace tiempo que no escribo por aquí, pero quiero hacerlo precisamente te ahora, que estoy en Japón. Hace tres días estuve en el Toyota Shoy Center de Tokio. Sitio espectacular y muuuy recomendable para cualquiera que guste de los coches. El caso es que tiene una pequeña tienda con artículos relacionados con el motor y, sorptendentemente, me encontré con anoraks fe la Rossa, gorras de Red Bull, maquetas de coches de Senna y, alucina, todo el.merchandising de su mayor rival, Honda F1, con la firma de... efectivamente. Aquí, que lo que gusa en la F1, Alonso es un icono. El resto de brabatas que alguno vomita contra él, son sólo muestra de su terrible ignorancia u obcecación!!

Un abrazo enorme Orroe, graaaaaaaande!!

Aficionando dijo...

Completamente de acuerdo contigo.
Los esfuerzos agónicos de Alonso recortando segundo a segundo la distancia con Massa y Sáinz fueron pura épica, y lo único que mereció la pena -y de qué manera- de toda la carrera. Quedó para la historia.
Aquellos que se tomen una tila.

Aficionando dijo...

En cuanto a Mercedes, sigo pensando que los alemanes quieren que gane Rosberg este año por una sola razón, y los cimientos los han ido poniendo desde el comienzo de la temporada, con el trasvase del equipo de mecánicos e ingenieros de Hamilton a Rosberg, por ejemplo.
Veamos: yo no me creo que Rosberg sea más rápido que Hamilton a una vuelta. Ni de coña. Su coche va mejor que el de Hamilton, eso seguro.
Mercedes, que al final lo que vende son coches, no gorras ni cadenas de oro, quiere demostrar -Newey style- que lo que importa es la máquina, no el piloto, y que incluso un piloto que nunca destacó por ser especialmente rápido ni agresivo, como es el alemán, es capaz de ganar un campeonato del mundo con su máquina.

Anónimo dijo...

Aficionado: Desde que Lewis compite contra Nico en categorías inferiores,reconocido por el propio Hamilton,Nico siempre fue más rápido que el inglés a una vuelta.Y si cuentas sus batallas en clasificación hasta ahora en Mercedes tras 4 años,verás que Lewis solo le lleva tres de ventaja (ahora no recuerdo la puntuación).Si sumamos que Nico siempre ha destacado más por su calificación que por su carrera.....en mi humilde opinión es tan rápido como Hamilton en clasificación y los números lo avalan,y junto a Vettel y Ricciardo los pilotos que mejor van a una vuelta.

Anónimo dijo...

Ojalá que el año que viene Fernando (mejor piloto de la historia con diferencia) tenga un coche medio segundo más lento, con eso bastará para ganar el mundial.
Eskerrik asko desde un rincón cerca de Bilbo.

Aficionando dijo...

Anónimo, quizás tengas razón, aunque no sé si has tenido en cuenta que ésta es la séptima temporada de Rosberg en Mercedes, y la cuarta de Hamilton. Aún así, tiene más vueltas rápidas el inglés.

Aficionando dijo...

He tenido un error en el ordenata, así que es posible que este comentario -aunque un poco diferente- salga repetido.

Anónimo, puede que tengas razón sobre la rapidez de Rosberg a una vuelta. Aún así, Hamilton, como tú dices, ha hecho más poles que él, luego es más rápido. No tengo los datos, pero me atrevo a asegurar que Rosberg ha hecho este año más vueltas rápidas por lo que decía en mi comentario de arriba: han intercambiado mecánicos e ingenieros. Es decir, el equipo de Hamilton de 2015 pasó a Rosberg en bloque a principios de este año y para mí eso sólo tiene una justificación: mejorar las prestaciones de Rosberg.
Y tiene una lógica, ¿para qué vas a cambiar un equipo -el de Hamilton- si con él ha sido campeón dos veces? ¿Por qué cambiar algo que va bien?
El propio Hamilton se quejó a principios de temporada y le dijeron que cerrara el pico.
Este año Hamilton ha tenido más averías, más fallos en los cambios de neumáticos y peores salidas -cierto que ahora deben gestionarlas ellos y antes tenían la ayuda de los ingenieros. Y cierto, también, que Rosberg ha sido más aplicado. Recordad la carrera de Bakú, cuando Hamilton reconoció que no sabía para qué servían la mayoría de botones de su volante...
En fin. Insisto en que Mercedes quiere un campeón alemán, y eso tiene mucha lógica, al fin y al cabo.