viernes, 9 de septiembre de 2016

¿Hay alguien ahí?


Entre mis pecios más queridos se encuentra el Macintosh Classic II en el que se escribió primero y maquetaron después, nada menos que los primeros libros de Ludotecnia desde finales de 1990 a 1995. Desde el otoño de 1992, aquel pequeño Hércules diminuto con pantalla de 9 pulgadas compartió escenario editorial con el más veloz LC que le había comprado de segunda mano a Pepelu, con la intención de aliviar el trabajo de mis compañeros de fatigas.

Me desprendí posteriormente del LC pero jamás me he separado del Clasic II: en él me enseñó J&F a desenvolverme en los procelosos mares de la informática elaborada, ya que mi única experiencia en este campo databa de cuando los Spectrum eran tendencia...

Dejémoslo en que llegué a todo esto con una buena cantidad de años a la espalda y que de ahí todo fue patadón y p'alante, que diría Javier Clemente, pero siempre con cautela, con mucha cautela, porque como buen neanderthal informático que soy, domino el fuego, pero le tengo mucho respeto. Sin embargo, a pesar de que prefiero ver los toros desde la barrera, nunca he mostrado rechazo a los avances tecnológicos, aunque siempre me pregunto para qué sirven realmente.

Con todo esto de que Nvidia ha probado recientemente, y con éxito, una unidad de vehículo totalmente autónomo que no necesita piloto que lo conduzca (DevBot), con vistas a participar en lo que se denomina Roborace —una categoría paralela a la Formula E, digámoslo así, pero sólo para coches dotados de inteligencia artificial—, me han asaltado numerosas dudas que quiero compartir hoy con vosotros.

En principio, las inteligencias artificales de estos bólidos se limitarán sobre el papel a tratar de ganar la prueba llevando lo más rápido posible su trasto por el circuito, aprendiendo de los errores y corrigiéndolos, y aquí viene donde la matan, porque ¿se ha dotado a estos engendros de 3 leyes como las que pariera Isaac Asimov para sus chismes? En todo caso, ¿a qué vamos a llamar errores?

Imaginemos, un suponer, que la AI (Artificial Intelligence) del bólido número 44 entiende que para obtener la victoria tiene que pasarse por el forro de aquellas partes el respeto que le debe a la AI número 6, que pertenece a su mismo equipo, va delante y está a punto de ganar (no seáis malos que os estoy viendo). ¿Podrá superarlo? Y de ser así, ¿la AI del número 6 podría considerar un agravio la actitud de la AI del número 44 y responder con todo lo que tiene para impedirlo? ¿Va a haber órdenes de equipo? ¿Los percances sobre la pista los va a dirimir un ser humano o habrá un HAL 9.000 como Director de Carrera?

Personalmente opino que no deberían existir órdenes de equipo y que por no desentonar, HAL 9.000 sería lo más adecuado para controlar el cotarro, o mejor aún: una terminal conectada al D-Wave. Vamos, que me parecería un total sinsentido que, al final, una carrera de robots fuese supervisada por imperfectos seres humanos, ya que esta situación podría originar malestar entre las AI, y con un poco de mala suerte, prender la mecha de lo que desde hace décadas se denomina La Rebelión de las Máquinas.

Pero sigamos. Cuando un cacharro de estos se fostia, ¿qué se despliega: banderas amarillas, la bandera roja por precaución, o directamente se decreta la alerta por contaminación y se manda al público a su casa por lo que pudiera pasar?

Otro suponer. El vehículo número 13 dispone de una AI que no funciona correctamente y, por tanto, no aprende de sus errores. Bajo esta hipótesis, se desconectaría o se dejaría que siguiese corriendo asumiendo que la cosa podría terminar en una auténtica pelea a muerte entre robots que lucharían gritando: ¡Sólo puede quedar uno, bit, bit...!

Como comprenderéis albergo muchas más dudas, como por ejemplo si Skynet participa con equipo propio o suministrando componentes, pero como este espacio da para lo que da, os dejo con el último suponer:

La AI del bólido número 14 descubre que sus baterías no han sido cargadas al completo al inicio de la disputa. Supongo que podrá avisar del percance a través de código binario, pero ¿y si se queja con un ¡Ay, ay, ay, bit, bit...! porque no puede completar su misión?, la prensa cómo la va a tratar, ¿se reirá jocosamente de su ocurrencia o pedirá que la retiren la licencia por irrespetuosa?

¿Hay alguien ahí? Os leo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaja. Muy bueno.
Por cierto, creo que en uno de sus libros se decía que no eran suficientes las 3 leyes, necesitando una 4 ley. En una carrera de estas igual no llegan ni 10...Veremos cómo acaba esto.

Saludos.

jl_gregorio

Pablo Aranda dijo...

Al menos sería gracioso ver como se matan los robots entre ellos, por darle alguna utilidad a esta 'categoría' jajaja

Anónimo dijo...

Ha sido leer ese 44 para que, al mismo tiempo que liberaba la carcajada, me diera por completamente pillado. Touché!

Una publicación como esta es punto de partida de otras cien.

pocascanas dijo...

...humanizar los robots, hartos ya de robotizar a los humanos...