miércoles, 3 de agosto de 2016

Fracaso se escribe con «F»


No escarmentamos y seguimos generalizando, como si generalizar supusiese una tabla de salvación en mitad de un océano de fenómenos que no entendemos, bien porque nadie se molesta en explicárnoslos, o bien, porque es más cómodo hacer lo de siempre.

Ferrari no atraviesa un gran momento. Es una obviedad pero es así. Otra cosa es cómo manejan cierta prensa y determinados círculos de aficionados, este supuesto fracaso ante unas estimaciones que siempre han estado alejadas de la realidad, porque sincerémonos, nadie ha hecho —ni quiere hacer— la pregunta adecuada: Con el reglamento 2014 en la mano, ¿Ferrari podía vencer a Mercedes AMG?

Lo he dicho hasta hartarme: no, tajantemente no. Ni Ferrari ni ningún otro equipo. La normativa 2014 es tan draconiana que va a ser cambiada el año próximo, porque de no hacerlo, Brackley seguiría ganando ad nauseam.

Hay muchos argumentos para explicar este escenario y alguno, incluso, es de primero de parvulitos, pero en líneas generales, quitando a la italiana de la ecuación no conozco a quien en su sano juicio apostase un euro por ninguna escuadra que no fuese Mercedes AMG.

Bien es verdad que don Sergio Marchionne tiene una cuota de responsabilidad enorme en que a La Scuderia la estén dando hasta en el cielo del paladar, pero eso no quita para que no haya por dónde coger el empeño que muestran algunos juntaletras y espabilados, a la hora de exigir a Ferrari algo que no puede hacer bajo este paquete de reglas.

¿Necesidad de mantener el palmito. De tener siempre algo sobre lo que escribir? ¿Falta de agallas para ser honestos. Falta de interés por informar verazmente o por descubrir la verdad...? 

Sinceramente os digo: me importan un pimiento las razones que llevan a determinados especímenes de lo nuestro, a tender señuelos rojos con tal de no hablar de la FIA, de Pirelli o del propio Bernard Charles Ecclestone. 

La de Il Cavallino sólo puede luchar por ser segunda este año, y esto lo sabíamos desde comienzos de temporada. Y el correctivo que está sufriendo durante este verano sólo se puede entender si valoramos lo que realmente ha supuesto para la mejora del espectáculo, que el proveedor único de compuestos se haya colocado del lado de los intereses económicos que lo mueven.

Termino, pero no sin antes decir, que como tifoso, me toca especialmente los bemoles que no entre en la cabeza que Maranello cobra más que el resto de equipos, sencillamente porque cuando la Fórmula 1 huele a mierda por los cuatro costados, fracaso también se escribe con «F». De Ferrari, of course!

Os leo.

3 comentarios:

chema dijo...

Yo diría que las circunstancias acaecidas con Allison se están notando mucho, según Arrivabene el F16 no evoluciona aerodinámicamente desde Barcelona.

Interlagos dijo...

Tienes toda la razón. ¿Qué fácil es meterse con Ferrari y qué difícil poner los puntos sobre las íes en materia de reglamento, neumáticos o actuación de los comisarios Gran Premio tras Gran Premio?

Si además viene el parón veraniego y ya sabemos que tras él la rossa siempre pierde punch, la que les espera a los de Maranello será buena. ¡Que vayan preparando los paraguas para el chaparrón!

Abrazotes, Josetxu y compañía!!!

Christian Caballero Sánchez dijo...

El problema es que lo dices como tifoso. Está claro que un colectivo hay de todo pero en la afición de ferrari y en la dirección de la scuderia desde que la fundó il comendatore hay actitudes altivas, revanchistas, caso Ragatzzoni, Prost, Villeneuve o Alonso, hasta la prensa 'rossa' da vergüenza agena leerla. Que a Alonso lo sancionaron en Monza'06 y dijo 'la formula 1 no es un deporte' porque supuestamente había molestado a Massa que estaba en la otra punta del circuito haciendo su vuelta de clasificación porque iba a anunciar su retirada el kaiser.. pues vale, vamos a regirarlo todo para que esta escudería siga haciendo marketing y luego demonizamos a Alonso y lo vetamos. Que salga Forgheri a decir que la culpa era de Fernando que no sabía guiar la evolución de un coche...Que no dejaran a ningún trabajador de Ferrari felicitarle para su cumpleaños, todas estas actitudes me hace pensar que la F1 no le debe nada a Ferrari y si al contrario, Ferrari debe repartir el dinero que no le pertenece por puntos al igual que los llamados 'históricos'. Desde el punto de vista técnico no merece consideración, la inversión económica es elevadisima pero el rendimieto técnico brilla por su ausencia