sábado, 30 de julio de 2016

Starfall


Vivimos asfixiados bajo tantas toneladas de información que descartamos las pequeñas cosas por que sí, por no liarnos. ¿Fijarnos en los detalles? ¿Para qué?

Hockenheim. 15:00 horas de la tarde del sábado 30 de julio de 2016. Hoy. Un australiano ha metido su coche en tercera posición durante la calificación para el Gran Premio de Alemania, colocándolo a 363 milésimas de la pole conseguida por Nico Rosberg y a tan sólo 257 del tiempo obtenido por Lewis Hamilton...

Esto de escribir en un blog tiene ciertas desventajas. Leer es jodido, es mucho más sencillo verse un youtube y sacar conclusiones envueltas en las tonalidades épicas de una bonita banda sonora. Pero yo también conozco a Two Steps From Hell —de hecho creo que tengo toda su discografía—, y puedo integrar en esta entrada uno de sus vídeos y solicitaros gentilemente que deis al play antes de continuar leyendo, y si os apetece, con el volumen a toda pastilla.


Ricciardo entona los neumáticos del coche. No sonríe, sabe que dispone de pocas o nulas oportunidades para meter mano a los chicos de Brackley, pero ha decidido intentarlo. Es consciente, además, de que el RB12 no es un W07.

No hay botón mágico al que aferrarse. Si Hamilton o Rosberg fallan, podrá cobrar pieza, pero para eso precisa hacer un giro perfecto y lamer en todo momento los talones virtuales de sus adversarios.

Visualiza su vuelta buena cuando acomete Südkurve. La tiene poco metros antes de que el vehículo número 3 pise la línea que define qué es propósito y qué es realidad. Ha interiorizado que dejará de ser él mismo en el instante mismo en que el cronómetro se ponga a cero y ataca sin miedo, inhalando aire, hondo, subiendo marchas y apretando el acelerador y los dientes antes de dejar de respirar...

Durante un minuto, catorce segundos, siete décimas y veintiséis centésimas, Daniel ha sido una cascada de estrellas.

Los poros de su piel exudaban adrenalina, el vértigo subía las pulsaciones por minuto de su corazón a cotas cercanas a las que llega Usain Bolt recorriendo los 100 metros lisos. Pero la cuerda de Hockenheimring son 45,74 veces lo que recorre el jamaicano cuando busca el récord de velocidad pura, y Ricciardo no ha cejado ni tanto así porque un desliz le supondría en el peor de los casos que Max le superara, o en el mejor, que Nico o Lewis se escapasen definitivamente...

Hay días en que cualquier chorrada te reconcilia con todo esto. Hoy ha sido el tercer puesto en parrilla logrado por un pura sangre del que, al paso que van las cosas, tendré que hablar a mis sobrinos nietos en pretérito negro, cuando por facultades y actitud en pista, merecería algo más que una triste estadística en Wikipedia.

Os leo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Según a quién escuches parecería que la 3ra posición de Ricciardo por delante de Ves ha sido casualidad...

También parece que las poles de Ros valgan menos que las de Ham.

Una de las cualidades de Ham que admiro, además de su velocidad, es su capacidad de estudiar a sus compañeros/rivales para mejorarlos como sea.
Sabiendo eso ¿Ros habrá escondido algo hasta el último momento?

Un saludo
Sr.Polyphenol

Cao Wen dijo...

Hamilton (sí, El Mierda) sabe perfectamente que el Gran Premio de Alemania es para el corredor alemán de la alemana Mercedes (sí, Britney). De hecho ha intentado por dos veces que le cayera la tercera "reprimenda" que supondría un castigo de diez posiciones en parrilla, en un circuito donde se puede adelantar, con un motor que ya no va a evolucionar más y al que han "desbridado" completamente puesto que no hacen falta más disimulos, para acabar igual que mañana: en segunda posición, pero divirtiéndose como un niño, asombrando a la "prensa amiga", y ya libre de "amenazas" para el segundo tramo del campeonato. Es ahí donde se manifiesta mi asombro. ¿Cómo es que los comisarios, o Whiting, no han caído en la "trampa" y no han aceptado su envite?

Aficionando dijo...

A mí me da que si hoy llueve, los Mercedes escaparán y detrás será el caos. Veremos qué pasa en el embudo de la primera curva, aunque me temo que si llueve, salgan detrás del coche de seguridad. Si no llueve, es posible que Ricciardo adelante a Hamilton o a Rosberg -sabemos que las salidas no son lo suyo-. En cualquier caso, llueva o no, hay dos evidencias: que Red Bull, como algunos aventurábamos, ha hecho el sorpasso a Ferrari, y que Kimi se siente mucho mas cómodo que Vettel con el Ferrari. La pregunta es si Vettel soportará otro año en blanco y, como le pasó en Red Bull en su último año en la escudería austriaca, superado por su compañero.

Sr. Poly, la pole de Rosberg de ayer es buena, de ley. Abortó su segundo intento cuando se enteró de que Hamilton había arruinado su vuelta, y parece que el alemán podía mejorar, incluso. El artefacto que ha construido Mercedes es un OVNI. Creo que casi cualquier piloto de la parrilla podría hacer poles con él. Lo que le pasa a Rosberg es que en carrera no es especialmente brillante, sale muy mal y carece de instinto asesino.

Aficionando dijo...

Visto para sentencia. Rosberg sale de pena, le meten al menos cuatro segundos de más en el pit stop sobre los cinco de sancion y los dos o tres de cambio de neumáticos, y a Kimi le hace un cambio de neumáticos de cinco segundos. Hoy se ha querido que Hamilton se garantice el mundial y que Vettel no vuelva a quedar detrás del finlandés.