martes, 3 de mayo de 2016

No es dominio, es abuso


Hace una tarde tibia en Gorliz y mi santa madre ha decretado una tregua unilateral que me está permitiendo dormir por las noches como un bebé y recuperarme de paso, de los daños colaterales acumulados desde Semana santa para acá. ¿Os he dicho ya que hace una tarde tibia en Gorliz...?

Estaba pensando en dónde andarán los troll puesto que no asoman las orejas desde anteayer, cuando Sebastian se endiñó un boinazo en Sochi con la ayuda de Daniil —soltando por cierto, más jaculatorias de las que cabrían en esta humilde entrada—, y también en lo gilipuertas que somos a la hora de enhebrar las fibras que componen la realidad. 

A ver, Obiang o Putin, o Maduro, vencen en unas elecciones por aplastante mayoría, no sé, un 98 o 99%, y quien más y quien menos ya tiene puesta la mosca en la oreja... ¡Esas cosas no pasan, por Dios, salvo que medie pucherazo! Pero aquí, en nuestro deporte, tenemos desde 2014 una escudería a la que sólo le falta orinar a sus contrincates carrera tras carrera, y lo mejor que se nos ocurre es medir el tamaño de la tirita que se ponen las demás.

Comprendo que la edad es un grado —en mi caso: dos—, y entiendo también que la chavalería que nutre con sus consignas las páginas de internet en las que a su vez, bebe la mayoría del periodismo occidental, no entienden la sutil diferencia que existe entre dominar y abusar. Seguramente les faltan algunos pelotazos de los grises silbando sobre sus cabezas a las puertas de la universidad, y alguna que otra carrera intentando ganar terreno a sus lecheras aunque no fueses inocente, mientras rezabas por lo bajinis para que no te cortaran el paso antes de llegar a un portal que te ofreciera asilo...

Pero no me distraigo ni os aburro con batallitas de abuelo cebolleta. El cacareado dominio de Mercedes AMG que sirve para justificar, por ejemplo, por qué Vettel sigue siendo un jrande entre los jrandes aunque no se coma un colín, no es otra cosa que una excusa para pichaflojas, que diría Javier Clemente, que no entienden que el chaval da para lo que da y que como no cambiemos esto, nos vamos todos al carajo.

Cualquier comparación con autos dominadores se cae por su propio peso incluso si la propone Enrique Escalabroni. Dominaron, sí, pero durante el breve espacio de tiempo que tardaron sus rivales en ponerse las pilas y plantarles cara. Hoy, por desgracia, la competencia está atada de pies y manos, como en Guinea, Venezuela o Rusia, como en cualquier dictadura, lo que nos pone en que el abuso de la de Brackley es palmario y ante él, cabe cualquier cosa menos reírle las gracias.

Por boca de Bernie Ecclestone supimos el año pasado que Mercedes-Benz sabía lo que se cocía al respecto de las modernas unidades de potencia, incluso antes de que fuesen aceptadas como sustitutas de los jubilados V8 atmosféricos. Tenemos constancia del pirelligate (2013) y sabemos de sobra que si Ferrari, Renault u Honda, no son capaces de enfrentarse a la de tres puntas, se debe a un reglamento restrictivo que fue elaborado entre todos, y cuando digo todos, me refiero también a quien sabía mucho antes que nadie, cómo iban a ser los nuevos propulsores y había gozado de unas pruebas ilegales, y como venía diciendo, tuvo además oportunidad para poner los palos correspondientes en las ruedas del resto de integrantes de la parrilla para asegurarse una era de dominio artificial y por goleada.

Cualquiera con dos dedos de frente llamaría abuso a todo esto, y sólo los indocumentados hablarían de dominio sin parangón para jusitificar que nadie llegue a hacer sombra a Mercedes AMG, que parezca imposible siquiera intentarlo, mientras se alude como coartada a obras maestras del diseño como fueron el MP4/4 de McLaren, el FW14b de Williams o el Lotus 78 de Colin Chapman.

Haceros un favor y hacédmelo a mí: callad la boca y meteros las estadísticas por donde os quepan.

¿Os he dicho que hacía una tarde tibia en Gorliz...? Pues ya refresca.

Os leo.

4 comentarios:

GRING dijo...

Esto es un Reich en toda regla, con un reglamento "impuesto" tan restrictivo que hace incomparable este abuso del que hablas con casi cualquier dominio del pasado, basado en el ingenio constructor y el genio de algunas mentes privilegiadas; pero que duraba lo que duraba la reacción de la competencia, más libre que ahora, más ilusionante para el que podía intentarlo. Ahora los dominios en el tiempo se establecen por decreto ley, así que hasta que no cambie el vigente no habrá cambio de dominador. ¿Y después? Poderoso caballero es Don Dinero.
Saludos!

Cao Wen dijo...

Siempre he pensado en este caso que tito Bernie le "vendió" cuatro años de dominio absoluto a Mercedes porque necesita constructores fuertes (con pastizal de sobra para sobornos) y no equipos pichimichis de a cuatro duros el tornillo. También creía que los pilotos de Brackley se repartirían de a dos los campeonatos, pero siendo tan evidente el escándalo se ha reducido el "contrato" a tres años, así que Nico (alemán y simpático) se va a llevar de calle éste. Las nuevas normas para 2017 con los mismos motores pero libertad de desarrollo vuelven a poner las cosas en su sitio (sin obviar la ventaja evidente que llevan los teutones) por lo que la temporada que viene regresa, por fin, la lucha real por el campeonato. Aparte llevamos cuatro carreras electrizantes (no por la victoria, pero menos da una piedra) y mi sonrisa ha regresado.

anonimo dijo...

Ya a estas alturas no me extraña nada. La FIA ha sido parcial con fallos deportivos y técnicos en numerosas ocasiones. Aún hoy continuamos debatiendo el control de tracción del RB, la electrónica y el mass damper del Renault, y muchas otras cosas que ya no recuerdo. Hubo gran premio de Luxemburgo en Nurburgring (segun tengo entendido porque Luxemburgo era mas permisivo con las tabacaleras que Alemania). Hubo una carrera hace décadas (google no me está ayudando a encontrarla) que se suspendió por lluvia y algunos pilotos no se dieron por enterados, por lo que continuó corriéndose y hubo un ganador con bandera a cuadros y todo.
Creo que es muy importante rescatar también las veces que no hubo este tipo de conductas ¿No es así? Tuvimos un equipo Toyota con un presupuesto ilimitado arrastrándose por las pistas. Se podría decir algo parecido del Jaguar (hoy RB, aunque creo que fue menos escandaloso en presupuesto).

Anónimo dijo...

El mass dumper de renault no era ilegal, lo llevaban todos, simplemente renault era la que mejor partido le sacaba.

Pese al pucherazo no le lograrón quitar el mundial a fernando alonso.