miércoles, 25 de mayo de 2016

Dicen que es segura


Las hay peores —a la foto me refiero—. La imagen corresponde a la curva número 8 del circuito de Bakú, donde próximamente se celebrará el Gran Premio de Europa coincidiendo en fin de semana con las 24 Horas de Le Mans. Angosto giro a izquierdas, en pendiente y a ciegas. Le Raidillon invertido y con tamaño de andar por casa. Pináculo de la bizarría de la FIA. Metáfora sobre dónde venimos, adónde vamos y qué carajo hacemos en cuanto a la máxima disciplina del motor se refiere. Dicen que es segura...

También cuentan que Tilke se puso pálido en cuanto posó los suyos a los pies de la torre. Estaba bien sobre plano, donde los arquitectos sueñan sus mejores sueños, pero anda que si con tanta vibración se desprende uno de los sillares, o dos, o se desequilibra y cae uno de los merlones...

Bernie tiene estas cosas. Nos acostumbra a los desiertos de las Mil y Una Noches donde nunca pasa nada, y una mañana se levanta tontorrón y nos trae aquí, a tierras bárbaras, a que veamos rodar sus cochecitos de colores en el perímetro de un casco antiguo después de que hayan pasado por la zona moderna, buscando el contraste, que se dice, rozando una muralla y con dos cojones, quién sabe si sobre los restos de todos aquellos que intentaron derribarla o tomarla o doblegarla. Business is business, ya sabéis.

Y la FIA regalando mantas zamoranas por cada media docena de bragas o calzoncillos que pilla el espectador. Mirando hacia otro lado, como de costumbre, porque si hay que retocar la Parabólica de Monza es por seguridad, lo mismo que si se retoca la mexicana de mismo nombre, o la belga Bus Stop, o se mete mano en el tramo entre Banco Sabadell y New Holland, en Montmeló. ¡Bendita seguridad!

Imagino un percance cualquiera en la boca de este embudo:

Alguien se toca con otro alguien y se hace acreedor de un drive-through, pero como no hay escapatoria ni soy capaz de imaginar dónde demonios estará situada la grúa en la curva 8 de Bakú, sigo imaginando al resto de vehículos amontonándose tras el desastre como sucede en un día de lluvia en la A-8 a la altura de Barakaldo, o mismamente en la M30. Y como aunque no tengamos a mano a Pastor Maldonado siempre hay un despistado por ahí, un verso suelto, que se llama, llega éste y golpea el neumático trasero de quien está inmediatamente delante, y despega como Webber en Valencia, aunque por fortuna tenga dónde elegir: torre maciza, o balcón o ventana abierta.

Yo de cabeza me iría hacia la parte urbanizada: Disculpe señora. Si me pone un café azerbayano mientras llegan los marshalls con la Vespa, se lo agradecería infinito... Por cierto, sin ánimo de abusar, ¿dónde tiene usted el baño?

Dicen que es segura...

Os leo.

8 comentarios:

Papa Foxtrot dijo...

es una puñetera locura de curva... están llamando a la desgracia y al final...

Josemi dijo...

Esto es peor que la primera curva del circuito urbano de Alcañiz

Unknown dijo...

Mmmmmm, en este caso es muy importante aquello de 'de dónde venimos, a donde vamos'. Creo que exageras un poco. Pero bueno, eres de Bilbo :)))
Abrazote

Charly

Tadeo dijo...

Vamos a esperar, a ver que dicen los pilotos

GRING dijo...

No sé. En la foto me falta el Mono Burgos asomando su cabezota por la alcantarilla. ¡Qué bonita chicane!

Cao Wen dijo...

Eso es pavés. ¿Una París-Roubaix en F1? ¡Mooooola!

Anónimo dijo...

Pero pero...
...esa tapa de alcantarilla....
...esos bonitos adoquinados....
¿Lo van a asfaltar todo?

Anónimo dijo...

Como se levante la tapa como en Mónaco... La seguridad en la F1 siempre ha ido directamente relacionada a la pasta colocada en la ruleta del peligro. ¿ por que hace tantos años que no se corre en Montjuic y si en Mónaco? ¿Será por la seguridad o por la pasta? :)





King Crimson