jueves, 21 de abril de 2016

El método Maurizio


Una de las cosas que más me apasionan de la Fórmula 1 es que de tiempo en tiempo, el guión se rompe como por arte de magia.

Kimi Raikkonen es el número dos de Ferrari. Lo dije en su día y lo repito por si alguien alberga dudas. También repetiría eso de que Iceman es uno de los pilotos con quien mantengo mejor sintonía, aunque sinceramente, me da pereza.

Y el caso es que el finladés es un tipo bastante impermeable a las inclemencias exteriores que sólo busca disfrutar y ser veloz al volante, y aquí le tenemos, en una Ferrari que comienza a parecer una olla a presión a punto de hacer saltar la válvula, y yo diría que si tuviera que apostar por uno de sus dos pilotos si las cosas van a peor o a menos bien, que dirían los melifluos, apostaría con los ojos vendados por el querubín rubio.

A ver, que sé que vendrá alguno a decir aquello de «¡cómo escuece Vettel!». Pero Kimi es compañero de Sebastian, éste ganó cuatro campeonatos mundiales cosecutivos (2010 a 2013), abandonó Red Bull sin quitarse de encima la tunda que le metió Daniel Ricciardo durante 2014 y se puso en Maranello para reverdecer los laureles de la italiana, aunque a día de hoy, es mundialmente conocido por el «sorry, guys!» con que ameniza por radio sus peores episodios vestido de rosso. Sin embargo, Raikkonen está hecho de la pasta que bajo mi humilde modo de entender las cosas, necesita ahora mismo La Scuderia: frialdad.

El SF16-H no ha salido todo lo buenorro que esparábamos los tifosi a finales de la temporada pasada. Ya expuse mis razones en cuanto pude echarle un ojo [(Ferrari SF16-H) ¿Una «ferrari» más?], y lo cierto es que en este inicio de campaña, la realidad dista mucho de llevarme la contraria. No obstante, se esperan mejoras para Barcelona a más tardar y como también escribí en su día, Allison ha trabajado concienzudamente en ofrecer una plataforma que sirva, si no igual, sí parecido a los dos conductores de la casa. 

Kimi ha sabido adaptarse perfectamente al nuevo entorno, y a pesar de acumular un abandono en Melbourne (Vettel abandonaría en Sakhir) y haber llevado la peor parte en el accidente del pasado domingo, se mantiene a tan sólo 5 puntos de su compañero.

Su fuerte es el cuidado de las gomas y esa frialdad de la que hablábamos antes, que le caracteriza y le distingue de otros rivales, incluso de Sebastian.

Obviamente no sé lo que nos deparará el campeonato, pero lo que sí tengo claro es que Ferrari no puede permitirse el lujo de arruinar carreras al finlandés como sucediera el año pasado. Vettel y Raikkonen juegan en la práctica con las mismas o parecidas armas, y a partir de ya, tienen la obligación de luchar por La Scuderia soportando la misma presión ambiental por centímetro cuadrado, que no es poca, lo que me inclina a pensar que Iceman, por personalidad, puede reaccionar infinitamente mejor que su colega de colores, más dado a quebrarse que él.

Va a estar bonita la cosa en el seno de Ferrari a partir de Rusia. Si llegan las novedades prometidas y cumplen con lo esperado, es muy posible que Kimi se adapte a ellas mejor que Sebastian porque asume mejor la presión, lo que nos pone en que el método Maurizio de colocar insistentemente una zanahoria ante la cara del de Espoo, puede suponer a la postre la única salida que le quede a la de Il Cavallino a la hora de salvar los muebles en 2016.

Marchionne lo ha dejado claro: los resultados son insuficientes y el reloj (sic) se ha puesto a cero... Haced las cuentas.

Os leo.

7 comentarios:

Dinsv10 dijo...

"Kimi es compañero de Sebastian, éste ganó cuatro campeonatos mundiales cosecutivos (2010 a 2013), abandonó Red Bull sin quitarse de encima la tunda que le metió Daniel Ricciardo durante 2014"

Dices esto como si a Kimi no le hubiese dado una tunda su compañero ese mismo año. O como si el año pasado Sebastian no le hubiese superado con un margen muy similar a ese 2014 del que hablamos.

Es muy injusto sacar un único año para criticar a un piloto que ha batido, casi aniquilado, a prácticamente todos sus compañeros.

Y si me vas a decir que en 2015, Vettel batió a Kimi porque a éste último le sucedieron todos los problemas mecánicos, esa misma "excusa" vale para el 2014 de Vettel con Ricciardo.

Saludos.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Coño, Juanjo ;)

Déjate de Vettel que la entrada va de Kimi y de su frialdad. Lo ves o no lo ves más capaz de aguantar la presión?

«Sin embargo, Raikkonen está hecho de la pasta que bajo mi humilde modo de entender las cosas, necesita ahora mismo La Scuderia: frialdad.»

Este es el quid de hoy, mañana o pasado hablaré de Sebastian y si te apetece, valoramos juntos incluso ese 2014 en el que Red Bull permitió a Vettel disputar los puntos a Ricciardo incluso sabiendo que se iba de la escudería austriaca, y que con esa supuesta igualdad de oportunidades extemporánea, Daniel no podía alcanzar a Nico ni harto de grifa ;)

Un abrazote

Jose

Anónimo dijo...

No creo que baste la frialdad de kimi lo que debe de primar es la inteligencia necesaria para sacar adelante situaciones dificiles y quien mejor que Vettel.

Saludos
Olo

chema dijo...

Estoy muy de acurdo con la entrada, Kimi puede batir a Seb con este SF16T. El cambio de la suspensión delantera le ha beneficiado muchísimo.

Este Ferrari 100% Allison se adapta a Kimi como un guante, es mas, pienso que con esta montura también sería favorito frente a Alonso.

GRING dijo...

Y además, como según Arrivabene el coche solo está a ¡1 décima de segundo! de Mercedes, parece hasta increíble que los dos pilotazos de la roja sean incapaces de reducirla a cero con su excelso desempeño y un "petardo" como Rosberg les haya masacrado en las primeras tres carreras "navegando" en modo motor en conserva. Estará contento George Soros con su inversión en Ferrari ante tanto humo y fuego de artificio...un año más. ¿Y van?
Saludos!

Tadeo dijo...

GRING, le doy la razón a Mr Llegabien, están a una décima de segundo... por curva.

En cuanto a Soros, uno no compra 28 millones en acciones si no ve una ganancia clara. La Ferrari lo va a ser en cuanto saque a la venta el SUV, aunque parezca una Porsche cualquiera.

Saludos

Yhacbec López dijo...

Muy frío muy frío Kimi, de acuerdo, pero mientras no se quite las 2/3 décimas que acostumbra meterle Vettel, no veo cómo ni por donde puede llegar a ser el hombre que lidere a Ferrari en 2016