miércoles, 20 de abril de 2016

El chocho


Tampoco os arremolinéis que la cosa de hoy trata sobre un tipo que dicen que chochea, que va para 85 primaveras y aún tiene por delante dieciocho entornos a los que asimilarse.

He comentado muchas veces que si Bernie visitara un templo se pondría en pelota picada y soltaría tres o cuatro blasfemias con tal de dar la nota, y que si se acercase a un campamento hippie, se vestiría de negro riguroso o de sotana para entonar algunos versículos del libro del Apocalipsis... Es así y no vamos a cambiarlo, lo que no implica que la bruja de Blancanieves no sepa adaptarse a lo que le rodea cuando hace falta, como si fuese un puñetero camaleón, el más viejo y listo de todos.

A estas horas de este miércoles 20 de abril, su absoluto desprecio hacia la mujer como piloto y su repentino amor por los entornos virtuales y las redes sociales, están anegando las páginas y sitios de internet como si quien escribe sobre ello no supiera del percal del británico. Polémico hasta la extenuación pero a la vez, sagaz como pocos, Ecclestone es siempre lo que quiere la gente que sea. Esa es su virtud y también su pecado.

Años y años escribiendo sobre él me ha llevado a sintonizar con sus palabras hasta el punto de que podría decir dónde las ha vertido con una aproximación del 90%, ya que basta tirar de hemeroteca para comprobar cómo existe un Bernie poliédrico que resulta un hombre de negocios preocupado por lo suyo en el mundo occidental, que se transmuta en un tirano o en un idiota según El Circo va de aquí para allá.

En este inicio de temporada hemos visitado tres ambientes económicos y sociales diferentes y estamos a las puertas del cuarto antes de retornar a la vieja Europa.

En Melbourne (Australia, aunque está en las antípodas pertenece a eso que denominamos Occidente), el boss de la cosa hablaba de la Fórmula 1 y se mostraba preocupado por su actualidad, por la calificación, por la supervivencia de los equipos más endebles, por el dominio de Mercedes, por el papel de Todt, por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, etcétera. Por contra, en Bahrein y China, países donde el proletariado es poco menos que un esclavismo maquillado o sin maquillar y los derechos humanos son papel mojado, el mandamás se tornaba dictatorial, adusto, a veces obsceno en sus declaraciones. Su mejor frase en esta fase del periplo del Mundial fue aquello de que «los pilotos mejor harían en callarse.»

Y llegamos a Rusia, a la Rusia de Putin, y el jefazo de la F1 propone a Vladimir como solución de todos los males que aquejan al viejo continente, amén de ciscarse en el papel de las mujeres piloto —sutilmente deja aparte a las que intervienen en otras labores más altas—, y alabar el potencial de internet afirmando que por fin lo ha pillado...

Rusia es muy misógina y a todos los niveles —tengo datos de primera mano aunque no os voy a aburrir con ellos—. No he indagado pero imagino que nadie con dos dedos de frente (de los suyos y allí) apoya el papel de las féminas en el motorsport, aunque entreveo un interés comercial creciente por los mundos virtuales y su infinitas posibilidades, en aras de que los machotes hijos de la Rodina-Mat resulten más y mejor vendibles en el exterior, y en toda lógica, Ecclestone denosta a las chicas y descubre los manantiales de internet.

Me cae como el culo —creo que es la nonagésima vez que lo digo—, pero admito que Bernie tiene su aquél. Se acopla hasta desvanecerse y a la vez es uno y trino cuando conviene.

Resulta obvio a estas alturas de esta película, que pienso que sus últimas palabras se corresponden más con el próximo sitio que visitará el calendario de Fórmula 1 que con lo que realmente opina al respecto el británico. Es una sensación, desde luego, y en este sentido, os juro que doy gracias al cielo de que en tres semanas volvamos a un mundo que reconocemos incluso en boca de este viejo supuestamente chocho.

Surgirán entonces Hitler, Mosley, sus fantasmas domésticos, aunque no me extrañaría nada que cuando definitivamente estire la pata, Fabiana nos cuente de él que votaba laborista... ¿Quién lo conoce bastante como para decir que no es posible? Pues eso.

Os leo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Bigotum al aparato...
No se trata de adaptación, sino de necesidad... ¿la había? Necesitaba insultar así? ...

Hay cosas que vienen a cuento, y otras que no. No le crítico por adaptarse, todos conocemos a gente así y queda a criterio de cada uno considerarlo bueno o malo, pero decir algo que es superfluo y con el que lanzas un ataque gratuito no se sabe muy bien para qué... no, eso no es pasable ni excusable (en mi humilde opinión)

Besos y abrazos y esas cosas... XD

Lola Cámara dijo...


Estoy de acuerdo con lo que escribes, precisamente hoy estaba pensando que este hombre no da puntada sin hilo y que algún interés tendrá en soltar esta sarta de tonterías, esta vez denigrando e insultando a las mujeres que pilotan, pero vamos, que mañana irá por otros derroteros.
La verdad es que no me ha causado demasiada impresión, ¡pues no me han dicho a mí cosas que mejor no contar¡, en realidad que las diga Bernie me causa menos impresión que otras que sueltan otros más jóvenes y que nos perdonan la vida.
Pero también estoy de acuerdo con Bigotum, realmente es necesario insultar a nadie?, y lo mejor, es necesario insultar nuestra inteligencia?...
Pues eso, que no hay que darle más vueltas, pero viene bien para reflexionar sobre la necesidad de empatizar con aquéllas que sólo quieren ser visibles y tener un espacio en el mundo de la F1.

Aficionando dijo...

A mí me encantaría que fuera cierta la leyenda urbana que sitúa a un joven Bernie entre los asaltantes del tren de Glasgow.

Anónimo dijo...

... Y sin ánimo de ofender, pero aún no ha nacido aquella conductora que sepa escalar hasta lo más alto de la parrilla. Ni siquiera en esta F1 edulcorada, desnatada y reducida en calorías.

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/04/160413_internacional_noruega_ejercito_mujeres_jegertroppen_yv

Ellas mismas lo asumen. Nuestras mochilas pesan menos, y el rendimiento físico es inferior al de nuestra contraparte masculina.

Simple biología, estamos diseñados para quitar vidas, mientras que nuestras medias naranjas son las únicas calificadas para traerla a este mundo.

Las declaraciones de Bernie? crudas, desafortunadas, pero certeras.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Anónimo, me lo has quitado de la boca.

Edurne Pasaban y yo solemos mantener esta misma conversación y en los mismos términos. Yo no subo ochomiles ni hago lo que ella porque no me da la gana, porque por poder, podría ya que he nasío pa matá...

Anda que...

Anónimo dijo...

No es por machista, ni en plan descalificación, José... La última de mis intenciones.

Vuelvo al mismo punto. Biología. Desconozco las gestas épicas de Edurne, pero no me cabe duda que un alpinista de oficio llega antes a la cima de cualquiera de esos ochomiles.

Así como en los olímpicos existe una muy clara ventaja. Maratón, natación, levantamiento de pesos, you name it...

Por ser igualitarios, no vamos a cubrir el sol con un pulgar. Sin ofender a ninguna.

antonio dijo...

Me vas a permitir que discrepe absolutamente desde el respeto que te tengo.
En primer lugar referirse a una persona mayor como el "chocho" me parece fuera de lugar.
He visto la entrevista completa, que dura algo más de 60 minutos. La entrevista la hace Sir Martin Sorrell en el marco de la semana de la publicidad. No es fácil entrevistar a Bernie, hombre parco en palabras, pero conviene analizar las palabras sin sacarlas de contexto ni trocearlas.
Sobre el tema de las mujeres dice textualmente: "I don't know whether a woman would physically be able to drive an F1 car quickly, and they wouldn't be taken seriously". Para decir a continuación que las mujeres son más capaces que los hombres y que no dudan que llegará a haber mujeres compitiendo en F1. He leído algunos artículos que han traducido el texto de forma incorrecta (a algunos más le valdría la pena tirar de google translator). Dice que no sabe, no que no sean capaces. Tampoco dicen que no deban tomarse en serio sino que no serían tomadas en serio. Matices importantes.
Desde el año 2011 el tema de las mujeres pilotos es recurrente y conozco como pocos lo que ha hecho y hace Bernie por las mujeres (pilotos) en F1. Ya he contado en un artículo en El Confidencial cómo cuando le pedí que me ayudara en la carrera deportiva de María de Villota precisamente lo que hizo fue decir "no se si está capacitada fisicamente" y encargó un test, precisamente para salir de dudas, con Lotus renault. Un test que el impuso al equipo. Gracias a ese test tuve una oferta para María como piloto del equipo y un programa de desarrollo bestial en F1, no de mujer florero.
¿Quién ha salido al paso de Bernie? Pues Susie Wolf, para algunos, los de siempre, de forma incomprensible. ¿Por qué? Por que sabe que si hay alguien que la ha ayudado a sido Bernie.
Bernie es hombre de acción no de palabras y por eso lo que digan algunos pues le entra por un oido y le sale por el otro.
Bernie es el primero que cuando Schumacher tiene el accidente coge su avión y se va a verle, eso si, luego dice que no quiere saber nada.
Sabes por qué no hay mujeres piloto en F1? Por lo mismo que muchos hombres no llegan, por que no son capaces de conseguir patrocinadoes.
A ti, a quien considero hombre persona con criterio, te aconsejo que veas la entrevista entera y que luego volvamos a hablarlo.
Abrazo y perdona el rollo
Antonio

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenas tardes, Antonio ;)

Muy agradecido por tus palabras, pero creo que no discrepamos tanto como sugieres.

Reconozco que el título puede llevar a equívoco, pero si te fijas, las dos veces que menciono a Bernie junto al término chochear, lo hago desde el escepticismo: «un tipo que dicen que chochea» y «de este viejo supuestamente chocho.»

Obviamente no comparto esa supuesta chochez que justifica para muchos su proceder. Cuando digo que es «Polémico hasta la extenuación pero a la vez, sagaz como pocos», estoy tratando de contextualizarlo adecuadamente antes de intentar explicar, como menciono en el penúltimo párrafo, que sus palabras siempre deben ser valoradas en el ambiente en que se vierten si se quiere extraer todo su jugo.

Y aunque no me gusta en líneas generales, Bernie me atrae por su genuina capacidad de mímesis. Ahí sí, ahí me quito el sombrero ante él ;)

Tú le conoces mejor que yo pero te prometo que te haré caso: veré la entrevista al completo, entre otras cosas porque escribí esta entrada para tratar de paliar las traducciones y titulares que han salido estos días a su respecto. Yo tampoco me fío de lo que se cuenta en la prensa sobre Bernie ;)

Un abrazote y gracias, Antonio.

Jose

Anónimo dijo...

Ya una vez comenté que Tito Bernie me hace gracia. No porque me guste su F1, más bien porque me fascina esa capacidad de sobrevivir a todo y no tener vergüenza de nada. Putin, Camps... Lo que haga falta por conseguir sus objetivos. Y me da la sensación de que nunca veremos su verdadera cara ¡Siento curiosidad científica por su personalidad!
Y muchas gracias a Antonio por molestarse en aclararnos la entrevista. Achacaba las palabras de Bernie a las ganas de publicidad, ahora me doy cuenta que ha sido un problema de idiomas o ganas de trabajar.

Un saludo
Sr.Polyphenol