jueves, 31 de diciembre de 2015

Time to say goodbye


Agoniza 2015 en nuestros brazos. Mañana será diferente aunque no deje de ser un viernes como otro cualquiera. Comenzará un año nuevo, nos llenaremos de promesas y creeremos que somos capaces de cumplirlas. Atrás quedarán esas heridas que pensamos haber lavado bien, los olvidos, las renuncias, también nuestras pequeñas victorias sobre el mal y el bien. Seremos una vez más Luke Skywalker implorando a Obi Wan Kenobi que nos enseñe los caminos de la fuerza, para armados con la espada láser de juguete que nos legó nuestro padre, soñar de nuevo con que podemos devorar el mundo...

No queda nadie a mi lado, de aquellos que me animaron a seguir con todo esto cuando sentía ganas de abandonarlo. Tengo a cambio un montón de cicatrices que miro cuando me fallan las fuerzas. Ni siquiera pienso en qué será de mí dentro de unos meses. He amado y me han amado. Sigo amando. Soy afortunado.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ahora sí


Ahora sí, los obispos y profetas de la Fórmula 1 han dado el banderazo de salida para que reguemos las macetas donde crecen nuestras esperanzas. Antes no. Antes, lo adecuado era decir que Fernando se había equivocado en su salida de Ferrari, que la historia de Honda y McLaren era una trampa para osos. 

El Nano cobraba mucho y con eso resultaba bastante para comprenderlo todo. Se iba a retirar, o no. O iba a tomar un año sabático, o quién sabe. Me lo han dicho de buena tinta. Tengo contactos. Me codeo con lo mejorcito del paddock y hasta me hago fotos con personalidades...

[Red Bull] Deconstruyendo el mito


Podía empezar esta entrada preguntando quién te ha visto y quién te ve, Red Bull, pero sería deshonesto por mi parte, ya que meter una unidad de potencia Renault entre los cuatro primeros clasificados del Mundial de este año, tiene su aquél.

¿Podemos hablar sólo de chasis? Seguramente sí, pero no tanto por sus cualidades aerodinámicas como por su enorme capacidad para flexar longitudinal y tranversalmente, ya que sin un propulsor en condicions y con el FRIC (Front and Rear Interconnected Suspension) prohibido desde mediados de la temporada pasada, la única posibilidad que nos queda para que un vehículo como el RB11 haya sobrevivido, pasa por imaginar que ha sabido aprovechar como nadie las gomas Pirelli.

martes, 29 de diciembre de 2015

[Force India] Una etapa más


Los asiduos de este blog saben de sobra que siento una querencia especial por la formación india. Secundaria en el sentido cinematográfico de la palabra, Force India lo mismo te da una de cal que una de arena, aunque a diferencia de otras escuderías, siempre ofrece la sensación de que se lo curra, lo que bajo mi humilde punto de vista, es muy de agradecer.

Este año empezaba mal. El retraso en presentar el VJM08 llevaba a la mayoría a pensar que no pasaban del verano. Los tradicionales problemas económicos que arrastra desde ni me acuerdo y las peculiaridades que adornan la figura de su máximo responsable, Vijay Mallya, pintaban el horizonte 2015 de color negro humo. Pero hete aquí que a final de sesión, Sahara Force India ha sido quinta en el Mundial de Constructores, y Sergio Pérez y Nico Hulkenberg, los pilotos oficiales, nono y décimo respectivamente, en el de Pilotos.

lunes, 28 de diciembre de 2015

[Lotus] Una de rehenes


Con un diseño menos arriesgado que el E22 y por tanto, a priori más solvente, el E23 de este año prometía lo suyo para Lotus, sobre todo con la unidad de potencia Mercedes-Benz sustituyendo a la Energy by Renault que tantos quebraderos de cabeza dio el año pasado y ha seguido originando esta sesión en las filas de Toro Rosso y Red Bull.

Tras la desastrosa temporada 2014, nada parecía indicar que 2015 iba a resultar cuanto menos tan chusca aunque con mayor cosecha de puntos. Sin embargo, la estrechez económica que ya afloró en 2013, y lo dilatado de la operación de compra de la escudería de Enstone por el fabricante galo, han dado lugar a un escenario en el que es difícil concretar si ha habido algo bueno, si todo lo sucedido ha sido malo, o si la cosa no daba para más.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Aston Martin nunca dijo sí


Estamos en la Fórmula 1 que no cabe un tontería más ni aunque nos la inyectasen en vena. Si ya es malo que en las pistas, este año 2015 puede pasar a la historia como uno de los peores para los aficionados —se han olvidado de 2014 y 2013 después del verano—, las noticias que rodean la actividad tenen menos consistencia que los buñuelos de viento.

Venía Audi pero no vino. Venía Volkswagen pero no vino. Venía Cosworth pero no vino. Venía el séptimo de caballería a salvarnos, pero tampoco vino, como no vendrá Aston Martin porque no lo ve claro, y porque en el fondo, sospecho, mojarse los pies en esto no le supone ningún activo ni ahora ni cuando se habló de que venía además de esta temporada, la anterior y la otra.

viernes, 25 de diciembre de 2015

De nuevo, ¡gracias!


Hace doce días, la afición nos otorgaba el Premio SafetyCast al Mejor Blog de F1 en Español, y puesto que a nadie le amarga un dulce —a mí menos, ya que soy un goloso de tomo y lomo—, os podéis imaginar cómo ando de hueco por la vida desde entonces.

Comenté algo al respecto hace una semana, pero puntualizando sobre la manía que tienen algunos de quitar brillo a lo que consiguen los demás, por aquello de conciliar el sueño y dormir a pata ancha, porque si no, no me lo explico. Pero no se me olvidó utilizar la primera persona del plural, ya que siempre he considerado, y desde luego, sigo considerando, que Nürburgring es más vuestro que mío.

[Toro Rosso] Juego de Tronos


A pesar de haber quedado cuarta por la cola, más de uno se habría abierto las venas de no haber participado Toro Rosso esta temporada. 

Dos novatos, uno de ellos heredero de un linaje deportivo pero sin carné de conducir ni casi pelos en el bigote, el otro, hijo de una de las leyendas del deporte en España. Ambos al volante de uno de los vehículos más redondos del campeonato, si no fuera...

jueves, 24 de diciembre de 2015

Este bloguero os desea...


La mayor parte de vosotros no ha vivido aquellos tiempos pretéritos en que el cartero dejaba en el buzón una pequeña postal, si se puede llamar así, que anunciaba a los vecinos del inmueble, uno a uno, que todo Correos nos felicitaba las Pascuas navideñas.

No es extraño que un cartero deje cartas, o postales en este caso, lo curioso es que los chicarrones de butano hacían lo mismo, y el fontanero también, y por supuesto, ahí estaban el carpintero del barrio y el cerrajero, o la frutera o la peluquera (el género mandaba entonces). Felicitar la Navidades formaba parte de la pequeña mercadotecnia que nos movía, aunque también es verdad, que el mundo era mucho más gozotxu que ahora.

Dos noticias malas y una canción desesperada


Estamos cerquita de la Nochebuena pero sé que quedan por ahí rezagados o renuentes a aceptarlo. Los cuñados y cuñadas acechan hoy por las esquinas, y esto es algo que los solitarios no valoran en su justa medida. Es uno de sus días, el otro como sabéis, caerá dentro de siete jornadas exactas, pero lo que está claro es que si te ven disfrutando de la tarde, lo más seguro será que piensen que estás holgazaneando y te pongan a estirar el mantel, a repartir sobre la mesa la cubertería de la tatarabuela —ésa que sólo se saca en fechas señaladas—, a tararear algún villancico, o a lo peor, incluso se animen a entablar contigo una de esas conversaciones en las que siempre sales perdiendo.

Pero esto es Nürbu, que diría Concha, y aquí estamos para echar el rato, para escaquearnos o lo que haga falta, así que con Joaquín Sabina en los cascos, arranco motores y carreteo por la pista aunque sea tarde y me alumbre la soledad fría de los focos. Dios dirá dónde llego, o si soy capaz de llegar sin pisar verde o acabar en una escapatoria de las de antes, de las que penalizaban los errores al volante.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Se masca la tragedia


Está la cosa más achuchadita que este pasado verano, que ya es decir. Que sí, que esto de las Navidades nos acaba tragando a todos. Que empieza en septiembre El Corte Inglés con la monserga y acabamos hasta las narices del turrón y los regalos, allá como a mediados de noviembre. Pero mon Dieu! no salen del agujero ni los que no hace tanto, vivían la Fórmula 1 las veinticuatro horas del día.

Hoy he coincidido con Íñigo, el de las veinticuatro horas que comentaba antes, y lo que me ha dicho nada más verme, no ha sido ni buenos días ni qué tal te va todo, Jose; ni siquiera me ha preguntado si me ha tocado la lotería o cómo va mi libro; sino que ha vomitado un sonoro y apremiante: «¡Jenson y Jessi lo han dejado...!», como si a las 11:37 de esta mañana se acabara el mundo.

[Sauber] La falta de confianza se paga


Si el año pasado entreveía que el chasis del C33 iba muy por delante de la unidad propulsora que suministraba Ferrari, esta temporada alababa que el C34 se la hubiera cogido con papel de fumar en cuanto a expectativas aerodinámicas —por aquello de ajustarse a las previsibles prestaciones de la plataforma impulsora italiana—, pero se ve que tanto la gente de Hinwill como yo, errábamos el tiro, ya que la mejora del Tipo 059/4 con respecto al Tipo 059/3 de 2014, ha sido sencillamente abrumadora y obviamente, el monoplaza suizo ha sufrido lo suyo para encontrarse a la altura.

En este orden de cosas, se podría decir que Sauber ha mejorado considerablemente, aunque bajo mi humilde punto de vista, no ha sido suficiente.

martes, 22 de diciembre de 2015

Aerodinámica del automóvil de competición [Simon McBeath]


Sólo una persona de nuestro mundillo se ha atrevido a preguntarme directamente de dónde salían mis conocimientos sobre aerodinámica. El encuentro fue breve, la verdad. La pregunta me sorprendió tanto, que apenas invertí un instante en decir que de jovenzuelo quise ser Ingeniero Aeronaútico y Arquitecto para decantarme finalmente por cursar Bellas Artes.

Tanto hablar de las naves que compiten en la Copa del América, de aeronaves, ekranoplanos y de diseños difíciles de soñar; y también de defenderme como gato panza arriba frente a argumentos como la flexibilidad, la sustentanción o la downforce, que todo tenía que tener algún origen más allá de las pistas que daba el sencillo hombre de letras con el que me he dibujado en este blog.

[McLaren] Desafinando


Como han admitido reiteradas veces tanto Ron Dennis como Éric Boullier, en McLaren tal vez hubo un exceso de alegría a la hora de vender por adelantado el enlace con el fabricante Honda. Sea como fuere y siempre bajo mi punto de vista, el asunto puso en guardia a la competencia y facilitó que le entrase el aire justiciero a Charlie Whiting, lo que supuso a la postre, que a la entente anglo-japonesa le cortaran las alas quizá demasiado [Fair and equitable].

Con tan poco margen: 9 tokens, sin experiencia práctica y con sólo dos coches en pista —en el peor de los casos, Renault contaba esta temporada con mucho más rodaje (2014) y el doble de vehículos—, lo peor que podríamos hacer a la hora de enfocar la sesión 2015 de la británica, sería caer en la trampa de tratar de comparar sus resultados con los del resto de rivales, porque McLaren-Honda no ha competido en sentido estricto, sino que ha cubierto su pretemporada.

lunes, 21 de diciembre de 2015

[Manor] Sin tela no hay paraíso


El desencuentro palmario entre Graeme Lowdon y John Booth a un lado, y al otro, Stephen Fitzpatrick, propietario del equipo, no ha hecho otra cosa que poner de relieve, que Manor no ha participado en el Mundial de este año con la intención de sentar las bases de un proyecto más o menos serio, sino con un interés marcadamente presencial.

Estrenada en el campeonato 2015 sobre los restos de Marussia —su monoplaza ha sido prácticamente el mismo MR3 que usara la rusa en 2014, obviamente, ajustado a la normativa vigente—, manor lo comenzaba no pudiendo rodar en la carrera de Australia por un problema habido en el software de su plataforma propulsora made in Ferrari —o en los abonos pendientes con Maranello, que tanto da—, y atenazada por una situación económica que no era para echar cohetes pero que se vio ligeramente aliviada con la incorporación del patrocinador Airbnb en el Gran Premio de Canadá y Flex Box en el de Gran Bretaña.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Oh, shit!


No me he muerto, como podéis comprobar.

Mi ausencia se ha debido a que tenía necesidad de lamer mis heridas y poner las neuronas a desfilar al paso de la oca por el patio, por aquello de que recuperasen la indispensable disciplina. No todo va a ser dormir tres o cuatro horas al día... creo que me entendéis.

martes, 15 de diciembre de 2015

No es alzhéimer, es sexo


Siento desilusionar a los que estaban esperando que diese réplica desde aquí, a los rebuznos de Sergio Marchionne ante la prensa. Aunque no lo creáis, estoy totalmente de acuerdo con sus palabras, tanto que las firmaría ahora mismo. Claro está, si me sucediese lo que le está pasando a la mítica.

Y es que desde que saliera a bolsa en Nueva York a mediados de octubre pasado, cada vez que hablan Marchionne o Arrivabene, lejos de creerme sus bobadas, paso inmediatamente por el índice bursátil neoyorkino (NYSE) para ver qué tal va la cosa. 

lunes, 14 de diciembre de 2015

La afición que tienes


El final de esta temporada ha supuesto un rotundo dos por uno. Por un lado, hemos descubierto que a Nico Rosberg no se le respetará jamás ni aunque gane carreras. Y por otro, que las escuderías tienen la llave de quién gana y quién no en sus equipos.

Me diréis que esto ha sido siempre así y seguramente llevéis razón, no me voy a poner tontorrón a estas horas. La vida no es justa ni aquí ni en ninguna parte, y en este pequeño micricosmos que llamamos Fórmula 1, que parece un experimento en miniatura de las tesis neoliberales propuestas desde la Escuela de Chicago, no iba a ser menos. 

Los ricos también lloran


Se nos acaba el año y va siendo menester hacer el tradicional repaso a la parrilla. 

Este año no he hecho crónicas de cada Gran Premio —en el sentido que le damos los aficionados a eso de hacerlas—, y la verdad es que no me arrepiento. Después de cada cita del Mundial surgen como setas en otoño y sinceramente, me parece contraproducente incidir en un relato más o menos acertado, de las cosas y acaecidos que hemos visto por la tele o a través de la pantalla del ordenador.

domingo, 13 de diciembre de 2015

El cielo protector


Que injusta es la vida. Te descuidas, y te sale The Sheltering Sky de Paul Bowles.

Ayer nos otorgaron un premio y ya hay augustas personalidades de la chavalería, que consideran poco menos que no lo merecemos, que es un premio que se da entre amigos, que no es como el Planeta...

sábado, 12 de diciembre de 2015

¡Sí por mis cojones!


Os he contado más de una vez aquello de que cuando este humilde servidor era joven y aún no había leído a Nietzsche, Ángel Santamaría, su entrenador en la Deportiva Naútica de Portugalete, lo ponía como ejemplo ante sus socios de aventuras, de virtudes de las que nunca tuvo conciencia.

Fue aquella una etapa crucial para mi desarrollo como persona. Formaba parte de un equipo, la Naútica de Portu, en la que cada uno de sus componentes participaba lo mismo de los éxitos de los mejores o las chicas, que cedía un bañador o la vaselina para que las axilas de quien fuese, no enrojecieran o sangraran en mitad de la travesía por la acción del salitre. Donde era posible que el entrenador, fuese aquel barbero de generosidad inabarcable que respondía al nombre de Adrián, o el durísimo Ángel, nos jaelaran o nos abroncaran, bien por ayudar a un compañero o bien por dejarlo tirado.

Los hombres que miraban fíjamente a las cabras


Jon Ronson, autor de ¿Es usted un psicópata? (The psychopath test), tiene otra obra de la que Grant Heslov sacó la película que da título a esta entrada: Los hombres que miraban fíjamente a las cabras (The men who stare at goats).

He leído el texto y he visionado la cinta, y no una ni dos, sino varias veces, aunque por razones que ahora no vienen al caso contar. En fin, como de costumbre, salvo raras excepciones, la crítica en general, en vez de indagar en las raíces del argumento entendió en el primer caso que era un best seller que engarzaba su trama entre lo bélico y la cultura hippie, y en el segundo, una comedia que no llegaba a ninguna parte a pesar del elenco de actores que colaboraron con Heslov.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Fast in the Pit Lane [Carlos Crego]


Quien imagine que es sencillo levantar un blog y mantenerlo, debería reparar en lo cargaditas que están las cunetas de aventuras de este tipo. 

El bloguero de Fórmula 1 es una especie en peligro de extinción. Se liga mucho andando por Twitter o Facebook con un enlace a un lugar donde se escribe muy de cuando en cuando, donde se dejó de escribir hace años, donde escriben otros por ti, donde se tiene pensado escribir una entrada sobre la que uno se está documentando, que nunca llega... Pero coger el toro por los cuernos y escribir cuando toca, y además, intentando sacar una sonrisa, perdonadme que lo diga: eso está reservado a muy pocos.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Business is business


No me cae bien. No me ha caído bien nunca, ni he entendido jamás a quienes veían en él alguien indispensable, un ejemplo a seguir porque business is business. Sin embargo, hoy ha estado graciosa la bruja de Blancanieves. 

Borracho de venganza porque las cosas no están saliendo como quería, porque quizá se siente Rey Lear, Bernard rechaza que le llamen Bernie, y como hacía Errol Flyn ebrio de alegría, arranca al piano melancólicas notas con su herramienta, en las que narra entre negras y corcheas, cómo ha vendido la Fórmula 1 y cómo sus hijas le han vendido a él.

Previo del Gran Premio de Australia [Spoiler]


Hay días inolvidables y ayer fue uno de ellos. Nos quejamos de que el deporte nos tiene a los aficionados poco menos que arrinconados pero sin embargo, se acuerda de nosotros incluso en vacaciones, como hacen esos vecinos amables que por ausencia de los inquilinos del piso (la propiedad se ha puesto muy cara, y lo sabes), bajan diligente y puntualmente a poner agua en el tiesto si eres geranio, a darte de comer y beber si eres gato o canario, a echarte copos en la pecera si eres pez, o a cambiarte la lechuga si eres grillo.

Venía diciendo que ayer fue un día inolvidable en todos los aspectos, más si cabe, en los nuestros.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

¡Tasca el freno, Maranello!


Mi abuela decía siempre que las prisas son malas consejeras, y ahora que hemos conocido que la de Stuttgart ha demandado a su ingeniero Benjamin Hoyle por robar información confidencial —se supone que con intención de utilizarla en su previsible paso a Ferrari—, quizá sea momento de recapacitar brevemente sobre si los numerosos expedientes X que ha protagonizado Maranello, no serán sino una muestra evidente de que La Scuderia pretende ir demasiado rápido.

No quiero parecer moñas. Mal que nos pese admitirlo, el espionaje industrial y lo que vulgarmente conocemos como tramposeo, forman parte del ADN de la máxima disciplina del automovilismo deportivo desde prácticamente sus inicios como formato de competición. 

martes, 8 de diciembre de 2015

Sísifo en Azerbaiyán


No vi el debate de anoche. He preferido enterarme de quién fue el ganador a través de la prensa, internet y televisión, donde abundan los traductores que trasladan al vulgo lo que se dijo, lo que se quiso decir, lo que se quedó definitivamente en la chistera y lo que se dejó para mejor ocasión. Material, sin duda, que me facilitará la labor de ir a tiro hecho a la mesa electoral, el próximo día 20:

—Por favor. ¿Me indica dónde están las papeletas del vencedor...?

lunes, 7 de diciembre de 2015

Fair and equitable


Resulta curioso el asunto de los tokens durante el primer año de intervención de un fabricante de unidades de potencia. 

En 2014, año de estreno de la normativa vigente en la actualidad, Mercedes-Benz, Ferrari y Renault, únicas fábricas con presencia en el Mundial, sólo podían modificar las unidades homologadas por razones de coste, seguridad o fiabilidad, en 2015 dispondrían de 32 tokens para evolucionarlas. En 2016 serían 25, y 20 en 2017, a los que se sumarían, obviamente, las modificaciones que hubiera que acometer por razones de fiabilidad, coste o seguridad, eso sí, con el parabién de los demás motoristas.

Nadie conoce a nadie


No ha habido suerte. Todos aquellos que se felicitaban por los problemas sufridos por Fernando Alonso durante la pasada temporada, no han tenido agallas para ser originales siquiera una vez en su vida, y la realidad, contumaz como la sequía de Franco, ha terminado por engullirlos como una gigantesca bola de nieve.

Si pusiésemos en una balanza el humo proveniente del paddock y el salido de las afiladas plumas de los que torticeramente, apostaron por sembrar negros augurios, el fiel señalaría claramente que se han distribuido durante 2015, más toneladas de este último que del primero. 

domingo, 6 de diciembre de 2015

«Twister» Max


No me las prometía felices, qué os voy a contar. Que a un tipo que ni siquiera se ha subido a un F1 lo comparen con Senna, no me sabe a buenas credenciales. Si además, es un chaval que apenas tiene tres pelillos entre la barbilla, el bigote, y el ático de la parte esa que todos sabéis, y carece de carné de conducir y parece recién salido de la guardería de la mano de su padre; qué queréis que os diga, a uno, concretamente a mí, le apeteció calzarse a la cara el Dragunov de bolitas para intentar que no acabaran con él antes siquiera de haber echado a andar.

Pasado más de un año de aquella entrada [Yo también me parezco a Senna], me alegro de que este viejo dinosaurio no le hiciera ninguna falta al hijo de Verstappen, y también, de haber dejado escrito en ella: «Me pregunto si no sería más lógico dejarse de tanta chorrada y aspirar a que el hijo de Jos descubra su propio camino y con el tiempo, sea juzgado tan sólo como Max Verstappen.» 

Vieja escuela, nomás


Nuestra rabiosa actualidad pasa por decidir si nos vacunamos ahora o lo dejamos para luego, cuando sea demasiado tarde.

Consumimos el tiempo debatiendo sobre si a Max Verstappen le han dado pocos o muchos premios, merecidos o inmerecidos, o si a Carlos Sáinz le correspondería alguno. Descifrando el arcano de utilización de neumáticos, o entendiendo cómo va realmente eso de que Jean Todt y Bernie Ecclestone dispongan ahora de poderes especiales, que uno no sabe si se ha hecho para que se deje de dar la murga con el exceso de democracia que abunda en El Circo, o porque el futuro pinta tan negro, que los equipos han preferido que el marrón lo lidien ellos.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Mi vida en la Fórmula Uno [Jo Ramírez]


Quien haya tenido la suerte de compartir momentos con «alguien mayor», sabe perfectamente que está expuesto a encontrarse con el pasado de la manera más asombrosa imaginable. 

No se trata sólo de la posibilidad de acercarse a la memoria común desde una perspectiva, digamos que diferente, sino a la cantidad de matices que surgen para enriquecerla, gracias a que en la conversación interviene «alguien» que lo ha vivido. Obviamente, ese «alguien mayor» tiene que tener cosas qué contar y estar dispuesto a hacerlo...

jueves, 3 de diciembre de 2015

Tres veces Lewis


Hoy toca sacrificarse por la causa, recordando que todo esto que nos encandila cada fin de semana de carrera, nació en 1950 con máquinas que fundían sus nombres con el de los héroes que las conducían.

Las marcas pretendían a los mejores conductores desde mucho antes de que en 1958 naciera el Mundial de Constructores. Se peleaban por ellos. Los enarbolaban y paseaban entre las multitudes como sinónimo de excelencia, y se retiraban de los Grandes Premios en señal de duelo cuando fallecían en combate...

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Pero no


Deberíamos estar felices, pero no. 

Stoffel Vandoorne rodaba sin incidencias en la jornada de prueba de Pirelli sobre el circuito de Yas Marina, al volante de un MP4/30, durante 99 vueltas. Calzándose además el mejor crono. Ha sido un año extremadamente duro, pero no, no toca sonreír ni hacer bromas.