lunes, 31 de agosto de 2015

Guerra de religiones


El asfalto de nuestro deporte drena bastante bien. Es de locos o lo parece, pero hace un puñado de días que cayó sobre Bélgica lo que no está escrito y aquí estamos, enfocando Italia con los deberes hechos. De lo de Bottas y sus ruedas bicolores no se acuerda nadie, lo de Vettel y el pesaje obligatorio quedó en que el chiquillo cumplió lo establecido aunque a destiempo, sin que sepamos todavía si se comió un plato de alubias y se metió entre pecho y espalda dos litronas antes de pasar por la báscula...

Os lo tengo dicho, esto es una guerra de religión. Calvinistas a un lado y católicos de toda la vida al otro. Tipos que tienen lo que merecen, y tipos que merecen que se les mire de reojo porque Charlie es británico, y ya sabemos cómo nos contaba la Monty Python el asunto de las diferencias entre unos y otros en El sentido de la vida.

sábado, 29 de agosto de 2015

Sesenta viajes a Ítaca


Es Fernando sobre un Ferrari número 5. Maranello se enfrentaba a Bernie desde que en 2009, don Luca osara plantar cara al viejo. Las ruedas cambiaban de bando en Barcelona de cada año y las mejoras aerodinámicas eran prohibidas de manera preventiva. ¡Ahí, con dos cogieron! El Nano luchó allí, junto a un Felipe que corría para sí mismo y una cúpula directiva que tenía sus miras puestas en no molestar a Ecclestone ni por activa ni criticando a Pirelli. Había un botón del holocausto, pero nadie lo apretó jamás.

Lo tifosi eran entonces gente corriente que amaba a La Scuderia porque a la rossa nunca se la deja sola, como a mi Athletic, pero a Alonso se le ocurrió solicitar una nueva filosofía, quizás vencedora, y don traje de sastre le trajo a Kimi de compañero para que le pusiera las pilas. Y una cosa llevó a otra, y el F14-T salió malo de cojones y Stefano renunciaba y venían a sustituirle Marco y su segadora, y lo que parecía una guerra entre colegas se desveló como una asedio en toda regla.

No angel [Tom Bower]


A pesar del título de esta entrada, tengo la versión en español del libro, obra que siguiendo esa turbia tradición que no hay hijo de madre que entienda más allá de servir de gancho, se vende en nuestro idioma como El hombre que inventó la Fórmula 1, compartiendo subtítulo con la versión inglesa: La historia secreta de Bernie Ecclestone (The secret life of Bernie Ecclestone).

Obviamente me gusta más lo de No angel, aclara mejor sus intenciones y explica más nítidamente de qué va el volumen aunque comprendo que usarlo sonaría a chino a los lectores patrios menos avisados, ya que a lo largo de casi 450 páginas en letra pequeña, Tom Bower nos habla de un Bernie que no dista demasiado del que conocemos o intuimos los aficionados.

viernes, 28 de agosto de 2015

Lento y seguro, amigo conductor


La credulidad es un derecho pero no una obligación, y aquí que estamos a finales de semana, hablando todavía de si Ferrari hizo bien confiando en Pirelli o hizo mal, porque al final se trata de eso: de confiar o no en quien te suministra el material con el que disputas las pruebas. Mientras, eso sí, la milanesa y la FIA siguen investigando qué demontres sucedió en Spa.

Tenía tarde tonta y no sabía si hablar de Pirelli o hablar de Pirelli, y mira por dónde, me he decidido a hacer un doble salto mortal hablando de Pirelli, porque con la tontería del otro día, la FIA está pensando en implementar en Monza eso de la «velocidad máxima recomendada», y en mi infinta ingenuidad, me ha dado por pensar en qué será lo próximo que se le ocurrirá a esta pandilla de hijos de su madre, cuando ni la velocidad máxima recomendada sirva para ocultar que el producto es una porquería que además pone en riesgo a los pilotos.

jueves, 27 de agosto de 2015

Malos y buenos


En uno de los capítulos de mi libro hablo precisamente de lo mucho que me cuesta discriminar, y de ese amor desmedido que siento por los grises y sus infinitos matices.

Admiro, así os lo digo, a toda esa peña que dice que vio correr a Senna y tuvo claro desde ese instante, que el paulista estaba llamado a marcar una página gigantesca en la historia de nuestro deporte. En mi infinita ingenuidad, siempre he sospechado que Ayrton evolucionaba sobre la pista junto a otros pilotos y resultaba complicado acertar a la primera, de ahí me perplejidad y también mi complejo de inferioridad, por qué negarlo. Me arrugo ante este tipo de personalidades que ven malos y buenos, como veía yo indios y vaqueros en las películas del viejo Telefunken de mi casa familiar en Santurce.

miércoles, 26 de agosto de 2015

The beginning


Navegamos por los procelosos mares de mitad de semana y debemos saludar que en McLaren y en Honda, hayan sintonizado por fin con esa idea tan peregrina de que se han equivocado en sus estimaciones; tan monárquica como un lo siento, no volverá a suceder; tan hipnótica que ha tardado nada en calar hondo —de profundidad, se sobrentiende, que no está el pato para bromas—, en los desesperanzados corazones de quienes ya lo daban todo por perdido allá como en el mes abril que le robaron al hombre gris de Sabina.

Ni os cuento cómo andan de venidos arriba con todo esto los que no creían a Button, Boullier, Alonso, Dennis y Arai, y ahora les creen. Las piezas por fin encajan y podemos irnos a la cama con Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Coletitas y Cuquín...

martes, 25 de agosto de 2015

El casco no es suficiente


A estas horas todo el mundo sabe que ha fallecido Justin Wilson debido a un accidente que lo miremos como lo miremos, no deja de ser una fatal circuntancia totalmente imprevisble.

No recordaba el paso de Wilson por la Fórmula 1. Lo siento, es así y por mucho que haya un exagerado empeño en que los aficionados nos volvamos unos frikis de manual por no decir de otra cosa, uno, yo en este caso, en aquella época tenía la cabeza ocupada en otras cosas. Tampoco estoy muy ducho en el motorsport americano, así que haceros cuenta... Sea como fuere, descubrí este aspecto de su historia profesional ayer al mediodía, horas antes de que Charly Barazal le dedicara en nombre de todos los integrantes del programa SafetyCast, unas sentidas palabras en las que le deseaba una pronta recuperación que por el desenlace posterior, se ve que no ha sido posible.

lunes, 24 de agosto de 2015

Spa a lo «berserker»


Lo bueno de suicidarse escribiendo entradas en un blog casi a diario —en términos de popularidad, se entiende—, en vez de prosperar en las redes sociales, como hace la gente hecha y derecha, es que te haces una fama de maldito que para sí quisiera el mismísimo Lewis Hamilton.

Recuerdo que varios meses después de empezar a colaborar con Diariomotor, allá como a principios de 2013, me las ingenié para cazar la Autosport por ver si mi aureola de avispado editor mejoraba en algo. No hubo manera. Mi inglés es lo suficiente zarrapastroso como para que la lectura de la biblia del motorsport me diera para varios días y se me acabaran amontonando los números. A cambio, tener la revista me permitía manejar con la suficiente antelación los contenidos que iban a tocar la mayoría de mis colegas durante los días siguientes a su publicación, lo que me otorgaba cierta ventaja estratégica.

El caso Bottas


La jornada viene cargadita y conviente cogerla por los cuernos cuanto antes, porque se nos han acabado las vacaciones formuleras, agosto se nos va de las manos y Monza asoma ya en el horizonte, y fundamentalmente, porque Spa-Francorchamps nos ha dejado un reguero de noticias que hay que poner en fila para que no asusten.

Así que allá vamos, y voy a meterme en harina hablando de la metedura de pata que originó que el equipo Williams transgrediera el reglamento, colocando en el coche de Valtteri Bottas en su segundo stint, tres ruedas de un color y la restante de otro diferente.

domingo, 23 de agosto de 2015

Rien de rien, Guy


Hoy ha desparecido una parte importante de nuestra historia como deporte. Tal vez no sepáis aún quién es, pero cuando Francia opositaba a rivalizar con Gran Bretaña en Fórmula 1, estaba Guy.

Jugador de rugby, piloto de coches, constructor, Guy Ligier puso nombre a una etapa del automovilismo mundial que sólo puede describirse como gigantesca, al menos tanto como irreductibles fueron su amor por el mundo del motor y su lealtad para quien fue su compañero de aventuras, el también piloto Jo Schlesser, tristemente desaparecido al volante de un Honda y cuyas iniciales acompañarían al suyo, a partir de entonces y para siempre, en todos sus modelos de fábrica y competición.

Pirelli, of course!


Por suerte, he dejado escrito esta misma mañana antes de que se celebrase la carrera en Spa-Francorchamps, que Ferrari está sujeta a una enorme presión y lógicamente, que sólo arriesgando puede quitársela de encima.

Maranello ha arriesgado en Bélgica y quien podría haberlo pagado muy caro ha sido Vettel, pero aunque exista gente que como les pasa a nuestros políticos con el verbo «dimitir», no asimilan todavía lo que significa el término «arriesgar», siento la necesidad de quitarme el sombrero en público ante La Scuderia y su desempeño en tierras belgas, en primer lugar porque ha hecho lo que tenía que hacer y en segundo y quizás más importante, porque en este territorio que llamamos Fórmula 1, quien no arriesga rara vez se come un colín.

Crecen los enanos


Falta saber cómo acaba el día. Sin embargo, el de Bélgica es un Gran Premio tan especial que las miserias quedan en su circuito con el culo al aire, que decía aquél.

Sin novedad en el frente. Mercedes AMG continúa siendo el Goliat bíblico y aunque parecía que había por ahí un David que podía tumbarlo, en Spa-Francorchamps se ha mostrado escasito de vitaminas. Y lo malo no es eso. Williams ya está aquí y parece que Red Bull también quiere su pedacito de pastel.

sábado, 22 de agosto de 2015

Golfos y buenos modales


Los héroes le escogen a uno, como hacen los gatos y los perros. Eso de que uno es dueño de tal o cual es una mandanga como una copa de pino de grande. Lógico que uno nunca esté a la altura de las expectativas.

Miradme. Defraudando a todo el mundo una y otra vez. Escuchando a Miguel Bosé en aquello de «Será que con los años me he hecho inmune a casi todos los pecados, normal me dé pereza ir al infierno si entro y salgo a diario de él.» Escribiendo a las tantas, casi como al principio de las edades, cuando fantaseando sobre Rubens Barrichello era capaz de enamorar ninfas. Levantando envidias, recelos y odios a mi paso, sin saber nunca muy bien por qué. Siendo de Prost hasta la médula, pero sin perder los anillos por seguir a un asturiano que adora a Ayrton Senna, ya véis.

No las merece


Me he perdido la tercera tanda de libres y me he dormido en la Q2 para despertar al inicio de la Q3, pero descuidad, he hecho los deberes antes de ponerme al teclado, entre otras cosas porque no tenía intención de hacerlo y claro está, qué mejor forma de matar el inicio de la tarde que sufriendo un poco y compartiendo luego con vosotros el martirio de San Lorenzo. Vuelta y vuelta en la parrilla, ya sabéis.

Y ahí que vamos, que diría aquél, porque entre que las calificaciones apenas regalan sorpresas del tercer clasificado para atrás, que hay que andar con la calculadora en la mano para saber dónde coño queda el personal una vez computadas las penalizaciones por cambio de tornillo o tuerca, y que McLaren ha decidido guardar fuerzas hasta que San Yasuhisa Arai baje el dedo, la verdad es que la cosa me ha resultado escasita para ser Spa.

¡Ay, Casandra!


Si hace unos días escribía sobre la influencia de los payasos asesinos en la red [¡Que les den!], toca mencionar esta mañana esa vorágine que podríamos denominar como intelectual sin serlo, que trata por todos los medios de acogotar al usuario de internet, como hacían los ilustres de antaño cuando aludían con insistencia a los males que nos rodeaban.

Bien es verdad que los males siguen siendo prácticamente los mismos a pesar de sus nuevos disfraces y los años transcurridos, y también que los ilustres siguen dale que dale con el mismo argumento así llueva o truene. Hay cosas que no cambian. Se echa en falta, eso sí, aquella amenaza bíblica con que nos asustaban los curas, frailes y monjas en el colegio, en base a la cual, si te tocabas con fruición y desmesura, corrías el riesgo de quedarte canijo o perder la vista.

viernes, 21 de agosto de 2015

King Lewis


Lo sencillo sería escribir esta tarde sobre los supuestos problemas de McLaren, sobre la supuesta superioridad de Mercedes AMG, sobre la supuesta recuperación de Red Bull o la supuesta fragilidad en pista de los Ferrari, pero es viernes, las carreras se disputan en domingo y si os soy sincero, estoy hasta en sombrero de tantas suposiciones como me rodean.

El martes cumplí 56 años y sigo vistiendo pantalón corto. Siento que la vida me pertenece más que nunca y hoy, además, ha nacido mi cuarta sobrina nieta, la segunda criatura de Bel y Edu, la hermanita de Leo, el chiquillo con quien tengo sellado un pacto secreto que algún día desvelaré. Antes que ella, llegaron al mundo Cora, la niña de Regina e Iván; y Nina también, la pitufilla de Carlos y Dilara, la nieta que no ha podido sostener en sus manos mi hermano Julián...

Coffee time


Si el planeta Nibiru existe, un suponer, y al final nuestro planeta se va al carajo a su paso y los mayas llevaban razón aunque equivocaron sus funestas predicciones por unos miserables años, y vienen entonces los dioses lagarto a recoger su cosecha de pesimismo, miedos, horrores y sacrificios, os juro que cojo a Eileentxu, el hatillo y mi palo de lluvia, y me enrolo en las filas de los ejércitos del Arcángel San Miguel.

Ha sido comenzar la primera sesión de entrenamientos libres para el Gran Premio de Bélgica, que fuera transcurriendo, lógicamente, y que las huestes del desencanto se hayan puesto en pie. Uno, yo en este caso, en su infinita ingenuidad se pregunta entonces si alguien esperaba alguna especie de milagro en el interior del box de McLaren.

jueves, 20 de agosto de 2015

Muere un hada


No han tardado en aparecer quienes acusan a Valtteri de haberse demorado demasiado en desvelar que su nombre estaba siendo usado en vano por la prensa italiana y el silencio cómplice de Maranello, en eso de que estaba en el punto de mira de La Scuderia a la hora de sustituir a Kimi. Yo en cambio, veo a Wolff dando permiso a su pupilo para decir ahora lo que no le había dejado decir antes, quizá porque no convenía o porque no era tiempo, o por evitar problemas, que podría ser.

Es de sobra conocido que Toto está como en casa cuando se acerca a Williams. Mánager de Valtteri Bottas y de Susie Stoddart, además de esposo de esta última, el manús de Mercedes AMG es también bisagra en cuanto a motores y tecnología Mercedes-Benz en la británica. 

¿Quién fregará los platos?


Hay un cierto encanto en ver esto de los coches de colorines desde la barrera, con el corazón sobrecogido porque dos y dos rara vez dan cuatro.

Hace unos días mencionaba de pasada, que supone un indigesto sindiós que Bernie solucione el contrato de proveedor único de compuestos para la F1 a partir de 2017, reunido a solas con Pirelli y Michelin, dejando en el tintero que Christian Horner, vocal de la escudería que más sapos y culebras ha vertido sobre el actual reglamento, no consideraba pertinente la figura de un asesor externo a la hora de parir normativas...

miércoles, 19 de agosto de 2015

Respetaros un poco


Parece que ya es más o menos oficial que Kimi ha renovado para 2016 con Ferrari, y a renglón seguido, han perdido el trasero en salir de sus respectivas cámaras de hibernación los que han visto en ello una maravillosa oportunidad que no puede desperdiciar el finlandés.

A ver, que lo escribí aquí mismo hace unas semanas [Capricornio uno]: Raikkonen —si renovaba, que ha renovado—, va a hacer de Webber el año que viene porque ése es el papel que ya está interpretando esta temporada. El SF15-T se está adecuando a la manera de conducir de Vettel y a nuestro astro, a quien hemos visto bailar con la más fea desde el pasado Gran Premio de Canadá, le toca arrear con lo puesto de aquí a que termine su contrato.

martes, 18 de agosto de 2015

Analizando el gris


Nos acercamos a Spa a velocidad de crucero y es hora de hacer repasos y análisis, siquiera por demostrar que sabemos de lo que hablamos.

Cuando sufrimos etapas como la que nos asuela en estos momentos, el personal suele ponerse rancio. No es malo en sí. Hay que alimentar los portales de información y ante la evidente carencia de material fungible, lo propio pasa por hablar de historia, aerodinámica o unidades de potencia para salir del paso, porque estos tres decorados quedan lo suficientemente alejados del gran público como para que quien los esgrime, saque pecho y se barnice de una cierta aureola de exclusividad que lamentablemente, rara vez se corresponde con la realidad.

lunes, 17 de agosto de 2015

¡Qué bobos!


Las semanas de Gran Premio huelen especial. ¡Ay, qué nervios! 

Así, a tontas y a bobas, nos hemos zampado el desierto que nos legaron nuestros mayores porque querían tomarse unas bien merecidas vacaciones. 

domingo, 16 de agosto de 2015

El héroe local


El último fichaje de Mariano Rajoy se llama Toto Wolff y es, como el resto de ministros, un artista del eufemismo. Como muestra un botón: «Estamos aumentando las audiencias en muchos mercados importantes teniendo en cuenta que estamos en un mercado en declive.» Vamos, que la Fórmula 1 va cuesta abajo y sin frenos, pero en algunas zonas del descenso aún es posible reducir la velocidad con la suela de los zapatos, y bien, además.

Por si fuera poco bueno en su papel, tira de sencillos símiles para que la gente lo entienda a la primera: «En los países que no sube, hay razones. España es un buen ejemplo porque el héroe local no es competitivo.» ¡Ahí, con dos cogieron!, que diría aquél.

sábado, 15 de agosto de 2015

¡Que les den!


Es temprano y no quiero desperdiciar la ocasión antes de ir a desayunar, de deciros que tenéis todo el horizonte por delante y que nadie en el mundo tiene derecho a deciros qué vereda debéis tomar.

La primera batalla que perdemos es la del miedo. En cuanto lo interiorizamos y hacemos nuestro, hemos perdido la guerra. Por eso mismo, los que se sienten agredidos a las primeras de cambio y además, por cualquier chorrada, perseveran en hacernos cómplices de sus carencias con la intención de que lo pensemos dos veces antes de ponernos al teclado, de que temamos las consecuencias si nos equivocamos, de que evitemos irritarlos en la medida de lo posible, cosa que seamos sinceros, es a todas luces imposible de conseguir.

viernes, 14 de agosto de 2015

Ally McBeal en Bakú


Más de uno se pregunta a estas horas qué demontre se le ha perdido a la Fórmula 1 en la capital de Azerbaiyán. 

Bien es verdad que la gente sabe pronunciar Bakú casi del tirón y por supuesto Azerbaiyán, que para eso los de la república caucásica que baña sus pies a orillas del mar Caspio, se han gastado un pastizal en darse a conocer. En todo caso, Bakú es dinero y Bernie lo huele primero y luego va a por él, y como es sabido, en la mochila del viejo siempre viajan Hermann Tilke y nuestro deporte como fieles compañeros.

Dos nombres y un destino


El parón de agosto no da para más. Estamos tan sólo a día catorce, y nadie negaría que se ha decretado barra libre de absenta a tenor de cómo anda el personal con la jaimitada del equipo de ensueño [‪#F1DreamTeam‬]. 

Y el caso es que el invento de los demonios perece un canto a la melancolía formulera en modo loca, loquita, loca, lo que nos sitúa ante el indiscutible abismo de que no tenemos remedio pues todo tiempo pasado fue mejor y tal... 

jueves, 13 de agosto de 2015

La vida es un regalo [María de Villota]


El accidente sufrido por María de Villota supuso un antes y un después en la vida de este blog. Su muerte... Bueno, algunos lo notásteis y a la mayoría, sospecho que os pasó desapercibido. En todo caso no importa. 

Hace mucho que tenía ganas de hacer reseñas sobre los libros con los que alimento seriamente mi afición, y puesto que estamos en agosto, el próximo martes cumplo 56 primaveras, y nos quedan dos pasitos de gallina para disfrutar del Gran Premio de Bélgica, he pensado esta misma tarde que era buen momento para dar rienda suelta a mis anhelos, empezando, cómo no, por el texto que escribió María a partir de que su cronómetro vital se puso a cero en el aeródromo de Duxton, un triste y cenizo 3 de julio de 2012.

Cual sobaco de grillo


Cuando Bernie ninguneaba a la tropa que le da dinero argumentando que su target son los setentones que compran Rolex, no nos estaba meando encima, nos hablaba de exclusividad, razón por la cual, por no desentonar, los domingos de carrera me visto de esmoquin y bebo un Martini rosso con vodka, agitado, no mezclado.

Y es que la exclusividad tiene raíces oscuras. Uno pretende ser exclusivo pero con eso no basta ya que además, hay que parecerlo. ¿Y cómo lo aparentas? Con elegancia, mediante esnobismo, haciendo gala de manías o rarezas, pero sobre todo, con dinero o con silencio, o teniendo muchos seguidores en Twitter y siguiendo a pocos.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Fórmula 1 de autor


Aunque pueda parecer increíble, existió en verdad una edad lejana en que te sentabas a la mesa de un restaurante y comías lo que ponía en la carta sin precisar de traductor. Eran tiempos nobles, sin duda. 

El tipo cuya foto abre esta entrada hacía películas con un sello característico, imprimiendo en ellas todo su carácter y personalidad, y salían de Hitchcock porque no podían ser de nadie más. Luego se torcieron las cosas. Los decoradores comenzaron a denominarse arquitectos de interiores, todo el mundo era diseñador gráfico o de moda en sus ratos libres, los cocineros comenzaron a llamarse restauradores y se implantó entre nosotros ese concepto extraño de cojones, que alude a la autoría como si antes de descubrir el Mediterráneo, las cosas del consumo no tuvieran un autor indispensable y estuvieran confeccionadas, por ejemplo, por una comunidad de vecinos cuyo presidente nunca asiste a las reuniones.

The war of the Roses


Dentro de lo patético que resulta que un proceso de cambio de posiciones dentro de la parrilla afecte nada menos que a un 30% de la misma, y hasta 2017, tirando por lo bajo, es de agradecer que la Fórmula 1 nos dispense episodios con que entretenernos mientras vuelve a ponerse en marcha.

El divorcio entre Renault y Red Bull dicen que va para largo y tendría implicados a 6 pilotos de 20 y a 3 escuderías de 10 —el 30% respectivo que aludía antes—, ahí es nada. La propia Red Bull, su filial Toro Rosso y Lotus, equipo este último que podría estar más en manos de la fábrica gala de lo que ha trancendido, se encuentran en estos momentos en un atolladero cuya salida no se prevé hasta finales de 2016, lo que nos pone en que como decía antes, Daniel Ricciardo, Daniil Kvyat, Carlos Sáinz, Max Verstappen, Romain Grosjean y nuestro querido Pastor Maldonado, tendrían ante sí una temporada y media que yo, personalmente, no le desearía ni al peor de mis enemigos.

martes, 11 de agosto de 2015

Jenson Button


Como dejara dicho Friedrich Hölderlin: el hombre es un dios cuando sueña y un pordiosero cuando razona. Y la verdad es que razonamos mucho, tal vez demasiado. Sin duda más que antes.

Ayer mismo comentaba a vuelapluma lo de la entrevista a Vettel en F1 Racing, pero me dejé en el tintero la que se montó a su cuenta en la red del pajarito. Tú has dicho... Tú has insinuado... Ya estamos otra vez... Mira que lo lleváis mal... Mira que todavía os escuece y tal... Un portentoso ejercicio de fuegos artificiales tan insufrible como inútil, que acabó como de costumbre, como el rosario de la aurora.

lunes, 10 de agosto de 2015

¡Por Tutatis!


Sé que me estábais esperando y se agradece, pero lamentándolo mucho, no voy a hablar de la entrevista que ha dado Sebastian Vettel a F1 Racing —de la cual sólo he leído frases sueltas, aviso—, ya que después de haber señalado con el dedo que en 2013 Marko y su tropa estaban barnizando al tetracampeón del mundo del imprescindible «malditismo» con el que se suponía que iba a pasar a la historia el velocirraptor matarécords, no he podido por menos que sonrojarme.

Maldito se nace o se hace, pero sobre todo, se muere siendo maldito, ejerciendo de maldito, asustando al populacho hasta el último aliento, rehuyendo no una, sino todas las amistades del mundo. A resultas de lo cual, no me valen ni las medias tintas ni el lo siento, no volverá a suceder, sencillamente, porque no encaja en ninguna parte del texto que nos han servido como guión de lo sucedido desde 2010 en adelante.

jueves, 6 de agosto de 2015

Ya va pasando


Como sucede con la gripe, se nos va pasando lo peor de la espera al Gran Premio de Bélgica a base de aguantar, que ya se sabe que con medicación, tienes para estar tirado siete días, más o menos, y sin ella, más o menos para estar jodido una semana...

La idea de meternos un rejón de este calibre en pleno mes de agosto, se le debió ocurrir a Bernie cuando compartía mesa, cuenta corriente y alcoba con Slavica Radic. 

Capricornio uno


El pasado lunes celebré en la intimidad los ocho años de vida de este blog, releyendo El ataque de los clones mientras me tomaba un whisky y pensando una vez más, en cómo la mejora del criterio general, el mío y el vuestro, lógicamente, nos permite a todos revisitar hechos pretéritos desde puntos de vista inesperados, consiguiendo obviamente, perspectivas radicalmente nuevas.

El caso de Webber es paradigmático. Años y años bajo la sombra de Vettel, han dado como resultado una percepción bastante mediocre del australiano. No es que sea malo: el aussie ejercía de segundo piloto en Red Bul, lo que viene a significar que las iba a pasar putas sí o sí porque para eso le pagaban. 

martes, 4 de agosto de 2015

El flautista de Hamelín


Del mucho daño que nos hace la venta de lo cotidiano, quizá lo más triste de todo sea cómo nos modifica el menudeo la forma de pensar.

Fue que la crisis asomara la oreja en 2008, y que nos pusiéramos inmediatamente a seguir la silueta de una disciplina que persevera en tocar la flauta de la austeridad por ver si nos ahoga en el río, mientras nosotros, silbamos idéntica melodía... Parece que nadie hable de mariposas, que nadie recite versos a la luz de la luna. Parece que nadie se muestre capaz de esquivar la ocasión de hablar de la coño economía en una comida, en una reunión de amigos o en una charla en la cafetería, sin que aparezcan tarde o temprano esos coño números que nunca encajan y a los que sería de tontos haber invitado.