domingo, 31 de mayo de 2015

El muro de los campeones y tal


Me estoy convirtiendo en un adolescente de tomo y lomo, ya os lo advertía el otro día. Es como si el tiempo corriera para mí en plan Interlagos o Singapur: en dirección contraria a las agujas del reloj, aunque puestos a elegir campo de descuento, me quedaría con Istambul Park y aquel momento épico en que mi Felipe le metía piticlín a Kimi, dejando que Lewis sumara un par de puntos esenciales que a la postre, le permitirían alzarse con el campeonato meses después, en Brasil.

Corría 2008 y como sabemos de sobra, mi paulista preferido siempre ha señalado la carrera de Singapur como el puntal de su debacle. Pero no es así por mucho que se empeñe. Hungría fue crucial, Ferrari lo abría en dos y literalmente, ya que el motor de su F2008 decía basta antes de lo esperado, concretamente en la vuelta 67. 

De repente


Me tengo prometido no tomarme en serio hasta que mi cuenta de Twitter dé cobijo al menos a 300.000 seguidores. Hacerlo antes me parece un soberano despropósito y más en un medio tan volátil. En todo caso, no me negaréis que sería un puntazo, y no me refiero al volumen de gente que leería tempranito mi tradicional buenos días, sino a que yo me tomara en serio...

Lo menciono, porque de un tiempo a esta parte, se nota una tensión en ese ambiente en concreto, que sólo se puede corresponder a un exceso de autoestima del personal y a un desconocimiento total del terreno que pisa.

sábado, 30 de mayo de 2015

La madriguera de conejos


La práctica desaparición de Red Bull, ha originado un estado de narcolepsia que aún anda afectando a buena parte del personal. No es nuevo ni preocupante. La Fórmula 1 siempre ha sido así y es así como entiendo que hay que comprenderla.

Otra cosa es que lo del «coche inferior», empiece a repetir como el pepino en la ensalada.

De ilusiones no se vive


Aunque la mayoría permanezca en sus respectivas cajas, antes de venir a Gorliz me las apañé para hacerme con una batería de sartenes; una delicada colección de copas de cristal de Bohemia, para vino tinto y blanco, agua, cava, etcétera; una selección de cuchillos que adquirí por partida doble porque como con los pinceles de acuarela, uno nunca encuentra el adecuado cuando se pone a la faena; un bonito equipo de utensilios de cocina y una cubertería completa para 12 comensales.

Una vez en el nuevo domicilio, he seguido con esa manía de ilusionarme con cosillas (tabla de cortar, embudos, etcétera) porque entiendo que a pesar de que corren riesgo de ser enterradas en alguna que otra caja de cartón, estarán ahí cuando las necesite.

viernes, 29 de mayo de 2015

Ada y Montmeló


Esta es una de esas entradas que no me van a granjear amigos —más bien me va a producir algún que otro quebradero de cabeza—, pero son de las que hay que escribir si quieres mirarte luego al espejo, despojado de esa sensación que te hace sentir miserable porque sabes que sigues matando al niño que llevas dentro.

Todo esto que amamos tanto, en el fondo no es otra cosa que un gigantesco negocio que para colmo, tiene su base en una de las Islas del Canal, en Jersey, uno de los abundantes paraísos fiscales con sede en Europa, que desde que Nicolas Sarkozy dijera aquello de que había que refundar el capitalismo, no se han tocado porque al parecer siguen resultando imprescindibles.

Los puntos de Button


A Jenson se le pasó la pájara que le entró después del Gran Premio de España, en cuanto terminó el de Mónaco.

Así son las pájaras, las españolas, las británicas y las de Induráin: volátiles aunque dañinas. Te pegan cuando menos lo esperas y el bajón consiguiente acaba pasando factura, sobre todo en el Frente Popular de Judea, tan atento él a encontrar razones donde apenas existen, con tal de enturbiar el futuro de Fernando Alonso allá donde vaya.

jueves, 28 de mayo de 2015

El orgasmatrón


Estoy en esa edad puñetera en que uno se torna viscoso y oscuro, o elige tomarse la vida medio a chufla medio en serio. Por suerte, hace tiempo que aposté por este segundo camino y es por ello que duermo a pierna suelta y los números, me siguen pareciendo eso, números, como me parecen promesas las promesas y bastante tonto, no bajarse a tiempo de ese caballo al que se llama «y si».

Por lo general, los números las promesas y los «y si» me confunden, como la noche a Dinio, y lo que me parece aún mejor, confunden incluso a quienes pregonan que entienden de todo esto, lo que me permite ver los toros desde la barrera con una sonrisa amplia iluminando mi barba. Aunque confieso, que lo del «y si» distópico, ucrónico o funambulista a secas, me produce más de un ataque de tos posterior a cada carcajada.

martes, 26 de mayo de 2015

Roberto y la soledad


Manor apenas existe para la Fórmula 1. Es complicado ver sus coches si no fuera porque van de un limpio que a la vez que espanta, llama la atención casi sin querer. Ya le ocurría a Marussia, equipo que ganó una pequeña cuota de share en el Gran Premio de Alemania 2013, porque al pobre Jules se le olvidó echar el freno de mano. Es broma aunque no del todo, porque Manor es Marussia y ser paria no vende en este tinglado; y cuando hay deudas por medio... pues eso: a perro flaco todo son pulgas, y más con Bernie definiendo los encuadres de cámara.

Y el caso es que uno no sabe muy bien qué coño hace Manor sufriendo el ninguneo constante, aunque entiende que en Mónaco, un escaparate que vale mil veces más que cualquiera de la Quinta Avenida neoyorquina, decidiera tirar de Roberto Merhi para conseguir un minuto de gloria que puede acarrear consigo, algún que otro patrocinador.

lunes, 25 de mayo de 2015

El joven Mad Max


A veces, no somos conscientes de cómo nos influyen los astros. Ayer leí el zodiaco como hago todas las mañanas durante el café, de tapadillo, a hurtadillas para que nadie sepa jamás de uno de mi más secretos vicios. Inconsciente, pobre de mí, de que el aviso de que iba a tener una sorpresa por pertenecer a la casa de Leo, se materializaba poco antes de las 16:00 horas en la ciudad de Montecarlo.

Mad Max 2012, era destronado a la entrada de Santa Devota, por un jovencísimo y nuevo Mad Max 2015 que para colmo, es genuinamente Max, no como su antecesor, que siempre ha respondido al nombre de Romain.

Al acecho


La rossa mostró ayer una bonita ración de luces y sombras. En el lado luminoso, un Sebastian Vettel que no cometió un miserable error y acabó terminando segundo en el podio, y en el de las sombras, un Kimi que no me pareció que había entendido en ningún momento, que corría en la ratonera de Mónaco.

Puede ser que el asunto de la renovación esté pasando factura al finlandés, pero no le vi centrado, lo que supuso una enorme pérdida para las aspiraciones de La Scuderia, porque a poco que se hubiese encontrado algo más entonado, a buen seguro, las últimas vueltas al circuito del Principado se podrían haber convertido en un bonito mano a mano entre Brackley y Maranello.

domingo, 24 de mayo de 2015

Había un alemán y un británico...


La carrera de hoy domingo, ha sido de esas que te reconcilia con la Humanidad. Poco después de que Bernie soltara por su boquita que Rosberg y Vettel no son buenos para el deporte, va don Dieter Zetsche y le demuestra que son cojonudos, y con hechos, no con palabras.

«¿Se nos ha caído el Gran Premio de Alemania? Pues es tu culpa, machote, y por favor, no me vengas con milongas de viejo chocho ni me alteres el gallinero, que bastante revuelto lo tengo ya», parece que le ha dicho el mandamás de Daimler al vetusto jefe de la cosa, con esa victoria surrealista del hijo de Keke en Mónaco.

sábado, 23 de mayo de 2015

El sexador de ruedas


Mi Felipe es un tipo tan peculiar y entrañable, que he decidido levantarle una capillita junto a mi colección de Tyrrell a escala 1:18, para que cuando se retire, pueda seguir rezando a los imposibles.

San Judas Tadeo hace tiempo que no me responde ni a los SMS, y la verdad es que lo entiendo. Está la vida tan achuchadita que no hay ni por dónde cogerla. Os ahorro los detalles, que cada cual aguanta su vela, pero no me digáis que como santo milagrero de causas perdidas, el brasileño da algo más que la talla. 

La parte mala


Pasando por alto que la forma en que la FIA aplica el reglamento a los equipos punteros y la manera en que lo hace con los llamados pequeños, daría para un estudio de sociopatía, lo cierto es que este mediodía, Toro Rosso se ha caído con medio equipo y por una tontería.

Carlos ha confesado que no ha visto la señal luminosa que le llamaba a pesaje, y la de Faenza ha medido mal el riesgo de cambiar las gomas y rellenar el tanque de combustible del vehículo número 55 para Q2. Pero la FIA, tan justiciera ella, ha vuelto a demostrar que la Fórmula 1 está hecha para los equipos y no para sus conductores, lo que en cierto modo, supone un enorme contrasentido con eso tan traído y llevado últimamente, de que el deporte quiere devolver el protagonismo a estos últimos.

El mono loco


Allá como en 2010, después de los años de sequía y de una victoria en Sakhir que nos había puesto los dientes largos, llegó el F-Duct y comenzamos a pasarlas canutas.

A la salida del Gran Premio de Gran Bretaña, Fernando estaba a 47 puntos de Lewis y todo parecía perdido. No parecía que hubiese sitio para la esperanza. McLaren estaba fuerte y tras la de Woking, los hombres de Milton Keynes con aquella fabulosa máquina que había parido Adrian Newey, el RB6...

viernes, 22 de mayo de 2015

El alonsismo, no te jode


Disponemos de un piloto que gracias a su extenso y rico curriculum, en otros países gozaría de un respeto indiscutible, pero aquí le tiramos piedras porque ha tenido la feliz ocurrencia de a la edad de 44 años, pensar en seguir haciendo lo que le gusta en el World Endurance Championship (WEC), mientras espera dilatar un poco más su carrera profesional.

Pero tenemos prisa y Pedro es un gafe redomado. Lo sabe todo el mundo. Y mejor haría el barcelonés en dejar hueco para que lo ocupe cualquiera de esos fugaces meteoritos que traen un pan bajo el brazo, pero se van con lo puesto y sin dejar apenas rastro.

Seis veces miedo


El dato de que comparando las carreras de Malasia 2015 y 2006, el ganador de esta última, sacaría seis vueltas de ventaja al de la primera, es de los que hace recordar a Michael Schumacher afirmando aquello de que conducir en la actualidad, se parecía demasiado a ir pisando huevos; o a Juancho Montoya cuando se las piró del Circo, nunca mejor dicho, argumentando que había que pedir permiso para adelantar...

Max Verstappen —¡ojo al chaval en este Mónaco!—, ya nos echó un jarro de agua fría comparando conducir un monoplaza F1 con algo no muy diferente a ir en bicicleta, y no hace tanto, Alguersuari hizo lo propio diciendo que no había tanta diferencia entre un F1 y un GP2, aunque ya se sabe, a Jaime se le puede escupir y no tomar sus palabras en cuenta. ¡País!

jueves, 21 de mayo de 2015

Qué fue de Jonesy


La capacidad de Lewis Hamilton para agarrar de las pelotillas a sus jefes, es digna de estudio y con total seguridad, dará lugar a más de un artículo «en profundidad», de esos que hacen los figuras a toro pasado y cuando no hacen puñetera falta. 

Es curioso cómo 80 páginas pueden dar para tanto. El de Stevenage se ha mantenido en fase inestable de renovación desde que en septiembre del año pasado comenzara el juego de las sillas entre los pilotos punteros y los asientos disponibles para este año. Y es más curioso aún, que todo haya coincidido con uno de los periodos más blanditos que ha sufrido Nico Rosberg.

sábado, 16 de mayo de 2015

If Bellof...


Ayer por la mañana, un Admiral's cup de 6 toneladas que zarpó hace algunas jornadas de Burdeos, traía hasta Donosti a mi sobrino Carlos. El temporal que revuelve el Cantábrico impidió que la tripulación se acercara a Santurce, pero él se puso en Bilbao y hoy ha pasado el día con nosotros, con la estela de su padre y ese primer amanecer suyo y de Dilara que nacerá a finales de julio y no disfrutará mi hermano, o sí, quién coño lo sabe.

Es tarde, llueve sobre Gorliz y los gatos no están ni para susurrarle sueños a esa luna que ni siquiera se ve entre las nubes que han enmarcado el encuentro del nieto añorado con Amama. 

Cosas que sí sucederán


De aquí a 2017 va a llover mucho y esta es una de las principales razones por las que podría poner la mano con la que dibujo al fuego, jugándomela a que no se aplicará nada de lo que ha propuesto la FIA para esas fechas.

Por contra, sí veremos neumáticos más anchos y muy posiblemente, también eso de que los equipos puedan elegir los compuestos para cada carrera en vez de que lo haga el suministrador único, salvo que a éste, le dé por hacer un golpe de status como el de 2013 y aunque lo uno o lo otro, a la postre puedan acabar sirviendo para que traguemos sin chistar con lo de las llantas de 18 o 19 pulgadas. 

viernes, 15 de mayo de 2015

Tócala de nuevo, Sam


La cita es incorrecta, jamás la pronunció Bogart en la cinta Casablanca, lo sé, pero a ver quién es el guapo que se lo explica a los que piensan todavía, que la mítica frase forma parte de nuestro acervo cinematográfico más añejo.

Seguramente Charlie Harper —el grandioso, no su suplente—, podría explicarlo mejor que yo. A él estas cosas siempre le han importado un pimiento, salvo como munición para seguir martirizando cuanto le rodea o como alimento para engatusar rubias. «Humphrey me lo confesó antes de morir. Nunca lo dijo. Se le veía dolido...»

jueves, 14 de mayo de 2015

¡Que la fuerza nos acompañe!


No sé si sois conscientes de que eso de ilusionarse con un tipo que sonríe y va diciendo tic-tac, tic-tac, tic-tac, no es muy racional que digamos.

Tampoco es muy natural que Dennis ande comentando por ahí, poco menos que la tiene más larga, o que para un japonés optimista que existe, éste sea precisamente el responsable de Honda Motorsport, Arai san.

La generación azul


Nos acercamos a Mónaco pero en la práctica, nadie parece mostrar interés en hablar de la carrera con más glamour del campeonato, o eso dicen, porque es mucho más rentable seguir batiendo el flanco más idiota sobre el que imaginaba discutir.

Un partido de fútbol resulta malo de narices y los aficionados dejan las gradas vacías sin que haya terminado, y a nadie se le ocurre la feliz idea de cargar contra ellos porque son más de su equipo que de pegar patadas a un balón. Y lo que es peor bajo mi punto de vista, todo el mundo entiende que el espectáculo es tan lamentable que no merece la pena seguir disfrutando de él, mientras que en Fórmula 1, ocurre algo parecido y preferimos mirar hacia otra parte creando fábulas a cuál más surrealista, con tal de no entrar en la habitación que más pánico nos produce.

miércoles, 13 de mayo de 2015

El caos, vaya


Si tuviera que irme a una isla desierta y llevar conmigo dos ideas de esas que tienen su domicilio en el paddock, sin pensármelo demasiado, me quedaría con eso de que los Reyes Magos existen y con eso otro del inminente desembarco de Audi en la máxima categoría.

En la intimidad, donde José María Aznar hablaba catalán y Felipe González leía a Carlos Marx, todos reconocemos que los Reyes Magos son Pirelli y que no se puede exigir a la de Ingolstadt, que se arriesgue a hacer un Michael Schumacher. Pero apostar por seguir soñando un poco más es gratis, y pasa lo que pasa.

martes, 12 de mayo de 2015

Tu padre


No quiero hacerme ilusiones como con Jaime. Quiera Dios que si Toro Rosso pasa a ser el equipo Renault definitivamente, haya hueco en él para que tanto Carlos como su compañero holandés, sigan disfrutando de sus correspondientes asientos.

Sería una pena que no fuese así, porque casi disfruto más en las carreras viendo qué se cuece entre los dos chavales, que tratando de discernir a qué grados estaba el horno donde se recalientan las cabezas de las pruebas. 

Chino chano


Que en un mismo golpe de timón, caigan el cocinero, el jefe de logística y el bueno de Massimo Rivola, puede llevarnos a pensar que los problemas de Ferrari en el Gran Premio de España se larvaron en los fogones de Maranello entre estos tres felones, aunque humildemente pienso que supondría errar el tiro.

Bromas aparte. Ayer tarde, cuando escribía El horror y me preparaba para integrarme como colaborador en SafetyCast,  llegaba a mi buzón de Gmail el boletín de La Scuderia. Se titulaba así: «Spanish GP – A step, not a jump», y creo honestamente que ésa es la óptica adecuada.

lunes, 11 de mayo de 2015

El horror


La experiencia McLaren es para vivirla. Llevamos cinco carreras de espanto y cada vez somos menos los que esbozamos una sonrisa cuando oímos hablar de lo mal que va todo. Es cuestión de temple y lo comprendo. Tantos años viendo que la facilidad permitía milagros, que uno acaba creyendo que el mundo se rinde barato.

Pero no, lo barato siempre acaba saliendo caro de cojones y considero que es mejor lo que nos está sucediendo a nosotros que lo que les ocurre a los seguidores de Vettel, pues en el momento en que pase lo inevitable, rugiremos como leones porque la espera habrá valido realmente la pena y nadie nos regalará ositos de peluche.

martes, 5 de mayo de 2015

El club de oficiales


Está mal visto ser de Alonso y de Ferrari a la vez. Ser de Hamilton y de McLaren, por ejemplo, sí está bien visto y además, supone disponer de un finísimo paladar, lo mismo que ser de Vettel y de Mercedes AMG, otro ejemplo cogido al vuelo.

A estas alturas de la película no está de más puntualizar, que queda feo que las reglas del juego las ponga siempre el mismo enemigo, ése que ve con ojos abiertos como platos y renovada esperanza en el género humano, que Sebastian se enfrentase a un reto mayúsculo allá como el 10 o 12 de diciembre pasado, aunque a la postre, se haya encontrado con un retito de chichinabo en eso de levantar La Scuderia —se sigue percibiendo que se ha levantado sola o con ayuda de Bernie—, mientras castiga ferozmente la actitud de un piloto que cansado de monsergas italianas, ha preferido invertir 2015 en cambiar de aires, yéndose, ¡hala, a la aventura!, que diría mi abuela.

lunes, 4 de mayo de 2015

Nos vemos, Jesús


Las balas silban cada vez más cerca. Me lo tiene dicho mi buen amigo Andoni y razón que lleva. Acojona saber que sólo vas quedando tú porque los que te han acompañado van cediendo uno a uno en la cuneta. Tú frente al mundo y la memoria de todos, que al final es la tuya. Tus recuerdos y tú. Tus quimeras y tú...

Los que no calzáis suficientes años no sabéis de lo que hablo, pero hoy se me ha perdido una voz para siempre, la que relató aquella historia de que un paso de un astronauta al poco de tocar la luna, suponía un gran paso para el ser humano como especie.

viernes, 1 de mayo de 2015

Aficionado de viejo


La Resistencia sigue ganando adeptos y no resulta sencillo sustraerse a la posibilidad de hacer un chiste fácil con Star Wars como inevitable telón de fondo, a cuenta del Imperio. Sea como fuere, no voy a intentarlo porque es imaginar a Bernie metido en el papel de Darth Vader, y que me venga a la cabeza Spaceballs con Rick Moranis interpretando al impagable y malvado Lord Dark Helmet.

Muchas veces pienso en lo tristona que resultaría la vida si cerca no hubiese un villano que llevarse a la boca, aunque fuese uno de esos de pandereta que abundan emboscados bajo vitolas tan chorras como aficionado de viejo