martes, 14 de julio de 2015

‪Su carencia de fe resulta molesta‬


He perdido el trasero por hacerme con un curso de alemán de esos que se te enseñan el idioma de Goethe mientras duermes —de día estoy muy ocupando aprendiendo a ser camarero y a decir gracias cuando me dan propina—. Todo sea por estar preparado ante el futuro ése que nos están siviendo los que te llaman oveja negra en cuanto te pillan escuchando Cuervo Ingenuo, ahora que Krahe y Alpuente comparten veladas interminables con el arcángel San Miguel, el más belicoso de todos con el maligno.

El sueño de mis padres se quebró cuando asumimos que nuestros hijos vivirán peor de lo que hemos vivido nosotros, cuando las madres contemplan felices cómo las varices se comen las piernas de sus hijas, cuando aceptamos de buena gana, que correremos con un motor cliente de aquí a que nos muramos.

Ayer dejábamos a Darth Vader siendo desalojado del Royal box de Wimbledon por no ir vestido conforme a lo que establece la etiqueta, charlando con Lewis en un café de Kingston Road sobre aquellos espantosos pijamas con que McLaren vistió a sus pilotos en 2011, haciéndolos pasar por monos de trabajo. Disertando sobre la hipocresía humana, el poder de los mercados, los carneros negros y la posibilidad de que el bicampeón del mundo pueda hacer una prueba para El Imperio a bordo de un Tie Fighter de última generación o un X-Wing afanado a los rebeldes.

Hoy me tomo la libertad de volver a invocarlo para que recite con su voz grave aquello de «‪su carencia de fe resulta molesta‬», cogiendo por los pelendegues a Paul Hembery desde la distancia y  recordándole, que si las especificaciones de sus ruedas son las idóneas y están bien elaboradas, nada hay que temer al respecto de que una escudería elija las que resulten más adecuadas a sus intereses. Pues en caso contrario, se alimentará innecesariamente esa especie tan propagada, que insinuaba que Pirelli ha fabricado siempre cartas marcadas.

«Hombre blanco hablar con lengua de serpiente. 
Cuervo Ingenuo no fumar pipa de la paz con tú. 
¡Por Manitú!»

Os leo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien marcadas por Bernie, y perfectamente disimuladas bajo el lienzo de la tv de pago!

http://www.saleoilpaintings.com/paintings-image/cassius-marcellus-coolidge/cassius-marcellus-coolidge-poker-sympathy-81657.jpg

Se acerca Monza. Quizás como por casualidad a la Rossa le toquen unos más dóciles y amables que al resto.

Pelayo Blanco dijo...

Buenos días:

Por mi amor a Krahe y a aquellos fabulosos tiempos de La Mandrágora, me permito la licencia de apostillar algo en este foro que nos brinda Orroe.
Hoy en día, como paso en su momento con las motos, el fabricante único de neumáticos es la herramienta con la que cuenta el mandamás para, sin mostrar la patita pr debajo de la puerta, manipular resultados a su antojo.
Si Pirelli fabrica n tipos de neumáticos, estos deberán estar disponibles para todas las carreras, y el que se equivoque, lo paga, y el que acierte, gana, o mejora... Es absurdo que Hembrey saque pecho hablando de las bondades de las gomas de este año comparadas con las de 2014, cuando lo que han hecho son pedrolos que solo favorecen a quien tenga ya, de por sí, muy buena tracción... a la sazón, Mercedes. Y si te paras a pensar en cuanto tiempo hace que las cosas han dado un giro hacia la estrella, y no me refiero a La Polar, salta a la mente aquel test que no lo fue con aquel motor que no era pero parecia el nuevo y aquellas gomas que tampoco eran, pero parecían... al final, citando al gran Krahe "pero dejad, ay, que yo prefiera... la hoguera, la hoguera, la hoguera"