miércoles, 31 de diciembre de 2014

El cielo sobre Berlín [Yas Marina]


Técnicamente se termina el año a medianoche y mientras llega la hora, esa otra hora temida en que aparecen los cuñados, las cuñadas y el fantasma de los langostinos; mi costilla rota, un gato de ocho meses que ha vuelto al hogar, mi perrilla y yo, nos hemos hecho fuertes en el estudio por ver si matamos el rato a nuestra manera.

Ser libre tiene un precio que hay que pagar siempre y en el fondo, además de profundamente optimista, os confieso de nuevo que soy un romántico de tomo y lomo. Por si fuera poco, voy descubriendo a sorbos que cada vez me gustan más las películas que tienen algo que contar, sobre todo si hay ángeles de por medio.

El gran Jacques


El campeón del mundo de 1997 es el típico personaje que podría ir de plató en plató, haciéndose pasar por un experto en Fórmula 1 sin levantar sospechas.

Sabéis de sobra lo que pienso del bendito término «experto», así que no me miréis ni siquiera de reojo, ya que a la espera de que la Real Academia Española de la lengua recomiende la utilización del término «friki» en la mayoría de casos en que se utiliza «experto», es cierto que no queda otra que arrear con que tengamos que soportar expertos a cascoporro y en todas las áreas, lo que supone un auténtico martirio; aunque sinceramente, en el caso de Villeneuve junior, creo que friki le iría mejor como referencia ante el vulgo.

martes, 30 de diciembre de 2014

Ibuprofeno en Woking


Nos quedan dos echados para que 2014 se vaya definitivamente a tomar por el saco. Sin embargo, el mes de diciembre, tradicionalmente malo en cuanto estadísticas y Fórmula 1, nos regala a los bobos de Nürbu, como nos denominara gentilmente la chica de la curva, un espectáculo de colores que preludia un 2015 volando mucho más rápido y más alto que en otras ocasiones.

En lo personal, confieso que debería haberos dicho que desde el sábado pasado sobrellevo una costilla flotante que busca reacomodarse en su sitio tras ser desubicada de su alojamiento en un estornudo vasco, que amén de permitirme ver las estrellas, las constelaciones y el punto exacto del universo donde comenzó el big bang, estuvo a punto de hacerme perder el sentido como si un hacha me partiera literalmente en dos.

lunes, 29 de diciembre de 2014

#KeepPushingMichael


Hoy hace un año exacto que Michael Schumacher se desterraba de entre nosotros: una estúpida caída mientras practicaba esquí, le llevaba a recorrer uno de los peores caminos que existen.

Han pasado doce meses y aunque el silencio se prolonga y las noticias se multiplican y solapan a veces, la verdad es que desde que supimos que era trasladado desde el Hospital de Grenoble, apenas se sabe nada sobre su estado que no pase por el consabido hay que esperar...

domingo, 28 de diciembre de 2014

No es país para viejos [Interlagos]


Lo que queda de año se me va de las manos y no es cuestión de dejar las cosas a medio terminar. Entre pitos y flautas este miserable blog marcará, si no las clava, cerca de 500 entradas cuando den las campanadas de Año Nuevo, y si sumamos los artículos que he realizado en los siete meses correspondientes a 2014 para Diariomotor, haceros cuenta de la barbaridad de palabras que he escrito esta temporada sobre nuestro bendito deporte.

Pero si no era cuestión de dejar los deberes sin hacer, como decía al inicio, tampoco es lugar para lamentarse de nada. Me he divertido como un jabato y eso es lo que queda, pero 2015 tengo que encararlo de otra manera y sin duda, las crónicas de cada carrera pasarán a ser auténticas rarezas entre otras cosas, porque normalmente ya existe suficiente material en la red sobre ellas a las pocas horas de haber concluido, como para amparar mis idas de olla diarias a lo largo de las semanas posteriores.

Mi Felipe en picardías


Mi Felipe está viviendo un momento inenarrable, lo cual me sigue ratificando en que mantengo intacto mi contrastado sentido arácnido.

Es cierto que como en toda relación paternofilial, aunque esta que nos une sea pelín forzada, ambos hemos compartido momentos alegres y también instantes bastante ingratos. Pero el final es lo que cuenta y aquí cabe decir, que si bien metía la pata hasta el zancarrón cuando en 2008 enarbolaba aquello del ¡rosso o nada!, el tiempo ha venido a darnos a los dos la razón porque el paulista parece un tipo feliz lejos de Maranello, y yo agradezco a los cielos que disfrute de tanta miel hasta la última gota.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Un Aston en la F1


Conforme voy haciéndome mayor y peino más y más canas, se va manifestando en mi interior una irresistible atracción por los vehículos que jalonaron los primeros años de la Fórmula 1.

La Segunda Guerra Mundial supuso un obligado paréntesis entre los monoplazas anteriores al conflicto y los que estrenarían el campeonato del mundo tal y como conocemos. Sin embargo, las propuestas de antes de 1939, casi valían para disputar las pruebas del nuevo formato, aunque en un puñado de años fueron arrinconadas por máquinas .

viernes, 26 de diciembre de 2014

El robado


No salimos de una Ferrari que nos metemos en otra. Maurizio Arrivabene y Sergio Marchionne están ofreciendo titulares a cascoporro, hasta el punto de que uno se pregunta qué pasa con el campeón del mundo y su escudería, la titular del mundial de marcas, que no son capaces ni de asomar las orejas entre tanto barullo mediático teñido de rosso.

Como tifoso, la cosa me mosquea lo suyo. La gente piensa que La Scuderia está mostrando su auténtica cara y nada más lejos de la realidad. Sin ir más lejos, en Mercedes AMG rodaron cabezas durante 2012 como si fuese la festividad de Santa Guillotina, pero el dramatismo no llegó al río. Ni Schumacher se salvó de aquella quema, y eso que habiendo sido capaz de levantar a la de Il Cavallino Rampante, vino a Brackley para liderar el retorno de la de la estrella de tres puntas al panel de los top durante tres años consecutivos, pero se ve que no pudo. Ross Brawn también acabaría dejándolo.

6 o 7 cuentos de Navidad #06


La cena de Nochebuena no termina hasta la mañana del 26 de diciembre, cuando antes de meterte el primer café en el cuerpo, te has convertido en Indiana Jones buscando por la cocina o en el interior del frigorífico, quizás la que será la última croqueta que podrás probar antes de Nochevieja, y eso si te dejan.

Las fiestas son un territorio sumamente extraño. Unas veces están empapadas de alegría y otras, de melancolía. Os lo mencionaba el otro día cuando iniciaba esta pequeña serie de anotaciones que seguramente concluirán aquí y ahora: a mi padre le gustaba el cine mudo y Charlot y a mí, me encantan las carreras. Coincidencia o no, tras el amargo trago que pasamos juntos en la última Nochebuena que compartimos, consumimos las horas posteriores charlando sobre la belleza.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Pecado Kimi


Cuando no escribe nadie, escribo yo. Es un acto contestatario, reivindicativo, totalmente personal. Hoy por ejemplo, día de Navidad, el blog mantiene las constantes vitales de las jornadas anteriores y Dios quiera que de las venideras... Nada parece haber cambiado aunque en el fondo, todo sea profundamente distinto porque es festivo. 

Y antes de cerrar quiero hablar de Kimi. El tipo que acaricia las curvas para superarlas sin dejar rastro de su paso. Raikkonen. Del que nadie diría que existe alguien parecido en la parrilla salvo que contemplemos la posibilidad de que entre los pilotos puede caber un poeta, un verso libre, un finlandés raro, un pecado que por razones diversas que hoy no hace el caso tocar, resulta tremendamente distinto a los demás pecados que en el mundo han sido y serán.

6 o 7 cuentos de Navidad #05


Esta me va a salir sencillita, apenas consiste en unas líneas. Un grupo de artistas amantes del automovilismo deportivo, se juramenta en recrear un pretérito que hoy parece inalcanzable y les sale una pequeña obra maestra.

No se trata tanto de si un puñado de imágenes valen por unas gavillas de mil palabras cada una, o si por el contrario, hay imágenes que valen las mil palabras en las que han sido tasadas.

6 o 7 cuentos de Navidad #04


Decía el sabio que todo es relativo y a fe mía que en realidad, todo resulta relativo en cuanto le das una o dos vueltas, precisamente como aseguraba el sabio.

No pretendo hablar de sabiduría en estado puro porque obispos tiene la Iglesia y no me siento quién para llevar la contraria a quienes aceptando que asistimos a un escenario en continua modificación, siguen anclados en supuestas tradiciones que por estar en desuso o haber sido literalmente superadas, hace tiempo que dejaron de responder a la realidad.

6 o 7 cuentos de Navidad #03


Música vieja, tal vez Billie Holiday. Quizás I'm gonna lock my heart y esa sensación que produce saber que las cosas cambian tan rápido, que no se las reconoce por mucho que uno se empeñe en verlas como fueron, mezcladas sobre la mesa, eso sí, con la cajetilla de tabaco, el cenicero, las botellas de soda, bourbon, whisky o ginebra, y la inexcusable mecanográfica.

El mundo del periodismo deportivo ha cambiado tanto, que incluso yo podría decir que ejercí de periodista en mi etapa en Diariomotor, cuando poco después de haber empezado a compartir entradas de Nürburgring, comencé a cubrir a Fran López en la sección de Fórmula 1 para hacerme cargo de ella practicamente en solitario, desde finales de 2012 hasta finales de julio de este mismo año.

El 1 de la suerte


No estoy muy seguro de que a Bernie le mole que Lewis prefiera seguir llevando el número 44 como dorsal, en vez del 1 que le corresponde como actual campeón del mundo.

Quizás este sea el resultado más lógico ante una de las habituales chorradas de la FIA, de las tantas que nos propone año a año, pero el caso es que los pilotos podían elegir distintivo numérico estable a partir de 2014 y al vencedor del título, se le arrogaba la potestad de tomar prestado el 1 o seguir con el puesto. Pues bien, a Hamilton le ha dado por continuar con el 44 que le ha distinguido esta pasada temporada.

6 o 7 cuentos de Navidad #02


En las edades de este blog, hubo un tiempo muy lejano en que escribía en modo delay. En épocas de desgana escritora, consciente de que tarde o temprano podría compartirlas, apuntaba todo aquello que me interesaba en servilletas —normalmente de la cafetería Florida de Rekalde, lugar donde habitualmente se desarrollaban las reuniones operativas de mi pequeña editorial a la hora del café, o bien en el obligado trayecto entre mi domicilio en Las Arenas y el estudio en Bilbao—.

La fecha y la hora de dición me importaban en principio un completo carajo, aunque en uno de esos gestos inconscientes que delatan que uno pretende ser serio incluso en sus mentirijillas, en cada papel anotaba el cómo y el dónde había surgido y por supuesto, su origen.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Zorionak danorik!


Ahora sí. Toca una buena ducha, perfumarse y afeitarse... no. La maquinilla de quitar sarmientos de la cara ha fenecido recientemente y no ha habido tiempo ni de reanimarla ni de reponerla. Además, para qué. la Nochebuena se lleva por dentro como la bandera de Ferrari y con barba gano algunos enteros, que con las canas hasta parezco un tipo incluso serio.

Subo a ponerme como un pincel, pero antes de cerrar la barraca por esta tarde ya noche, quiero desearos la mayor de las fortunas con los cuñados, las cuñadas y la suegra y por supuesto, mandaros los abrazotes y besotes de todos los años por las mismas fechas. A todos y cada uno de vosotros, incluso a aquellos con los que nunca estoy de acuerdo. Estáis ahí, y eso me basta.

6 o 7 cuentos de Navidad #01


No os alarméis. No pretendo liarme la manta a la cabeza como cuando en junio, intenté publicar veinticuatro entradas mientras se desarrollaban las 24 Horas de Le Mans. Ya sabéis cómo terminó aquello: como el rosario de la aurora por un error de cálculo sufrido en mitad de la madrugada, pero así y todo, con un estupendo sabor de boca... 

Hoy no, hoy pretendo echar el rato de esta tarde y mañana, con vosotros y escribiendo como entonces, pero sin ninguna presión por cumplir promesas ni escaletas ni horarios, ni siquiera por ser veraz. Y es que aunque desde este verano pasado hemos leído aquí mismo, hasta la extenuación y como piedra lanzada por honda, aquello de que escribo por escribir, lo cierto es que cualquiera que me lleve leyendo desde hace suficiente tiempo, sabe perfectamente que es precisamente eso lo que hago a diario, o cuando puedo o me apetece.

martes, 23 de diciembre de 2014

Mack the knife


Nada a estas horas como servirse un Frank Sinatra seco para olvidar cuán perra puede ser la vida, que a la vuelta de la esquina devuelve una a una las puñaladas que te dieron.

Era cuestión de esperar, aunque juro que no lo fiaba a tan corto. A ver, a pesar de ser de los primeros en avisar que las tonterías de Renault en pretemporada podían pasar factura al por entonces vigente campeón del mundo, tetracampeón del mundo, para ser exactos, sinceramente no imaginaba que el final de 2014 estuviera tan plagado de miserias que por defender a Sebastian en «su mal año», de esos que tiene cualquiera, que dicen, la caverna vendría a defender a Mark Webber en esas cosas que sobre el australiano hemos estado diciendo aquí mismo.

Esa puñetera curva


Qué sería de la vida sin los pequeños egoísmos que en jornadas minúsculas como la de hoy, correspondientes a semanas que se apuran tanto que casi da lo mismo lo que suceda entre mañana y Nochevieja, me permiten dilapidar el tiempo tempranito mientras a mi espalda, se sacuden ya las alas con las que volaré a partir de Año Nuevo.

2014 me he resultado un año pesado como pocos. Si en lo personal habría querido meterle un tiro entre las cejas y tirarlo a la cuneta como a mediados de julio pasado, en lo que atañe a esta bitácora y al deporte que lo alimenta, esta temporada se me moría en Australia y así aguantaba, agonizando, hasta Abu Dhabi y más allá. Medio muerta o medio viva, que en cuestión de vasos no me voy a poner testarudo.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Sebastian I, «el destronao»


Se nos acaba el año. Muere en el achicadero y empieza a aflorar esa cosa tan boba de los buenos deseos lanzados al aire que ocultan siempre, eso tan directo del «Te quiero, aunque quede feo decirlo. Me vas a echar de menos, lo sé. Te extraño, te extraño, te extraño y te extraño...» O el clásico «Púdrete, pero no dejes de llamarme en Nochevieja, como todos los 31 de diciembre desde que nos conocemos.»

Bajamos la guardia por estas fechas sin querer, porque casi toca o porque toca por completo, pero el caso es que salvo los hijos de puta, la banca y la administración, todo el mundo se envuelve en esa bandera de melancolía que nos hace recordar que muy a nuestro pesar, seguimos siendo seres humanos de carne y hueso.

Fidel tuvo la culpa


Ahora que el papa Francisco, Barack Obama y Raúl Castro, se han confabulado para devolver algo de cordura a nuestro desquiciado mundo, quizás sea el momento de recordar que el comandante Fidel Castro quiso poner su particular granito de arena para que el deporte automovilístico también recuerde su nombre y pidió perdón por ello tiempo más tarde.

Moría el mes de febrero de 1958. Juan Manuel Fangio ya era pentacampeón del mundo y venía de una exitosa temporada con Maserati durante 1957, que había conseguido hacer olvidar al de Balcarce la dura travesía que había sufrido con Ferrari el año inmediatamente anterior. Y precisamente con un vehículo de la marca de Bolonia se disponía a participar en el segundo Gran Premio de Cuba, prueba para coches sport, cuando fue secuestrado durante unas horas por el Movimiento Revolucionario 26 de Julio (M-26-7), dirigido por el mayor de los Castro.

Juventud, ¿divino tesoro?


Pasado el tiempo en que a los pilotos entraditos en años se les decía adiós por la puerta de atrás de las escuderías, sin apenas ruido y sin un Montezemolo que los abrazara entrañablemente mientras susurraba aquello de «eres un auténtico hombre Ferrari» y tal —creo honestamente que este achuchón sin par está en la base misma de la extraña recuperación sufrida por mi Felipe en su paso a Williams—, parecía que la chavalería se iba a comer el mundo.

Apenas unos años después de que a Rubinho o Jarno, por ejemplo, les pasara lo que comentaba en el párrafo de arriba, a los que les seguiría Mark, que se fue de Milton Keynes sin fuegos artificiales aunque con el apretón de manos de Dietrich Mateschitz, la edad media de la parrilla ha bajado lo suyo a la vez que lo hacía el montante medio abonado a los conductores.

sábado, 20 de diciembre de 2014

I'm the cookie monster


Por difícil que resulte de digerir, Bernie Ecclestone ha vuelto. Y no lo ha hecho como simple abuelete que habiendo prometido a primeros de año jubilarse de una puñetera vez —recordando incluso lo duro que resulta subir al cuadrilátero para que te apalicen—, una vez abonados los 100 millones de tasas con los que la justicia alemana olvidaba el asuntillo Gribkowsky de los sobornos y gabelas bajo cuerda, ha hecho bueno el dicho donde dije digo, digo Diego, para retornar al campo de batalla como el mismísimo John James Rambo.

Bernie nota las piernas, no como el mítico héroe americano, y no va mimetizado con el bosque, sino con ese mundillo hipócrita que mientras le rodea, jalea, abraza y sonríe, busca insistentemente un hueco en su espalda para poder clavarle un puñal y quitarle de en medio.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Coco prefiere Brackley


Desde la base de Mercedes AMG en la Antártida, se me ha hecho llegar a través de mi contacto supersecreto y su palomo mensajero, que el departamento de mercadotecnia y publicidad de Brackley está trabajando en un diseño de monos de trabajo más holgados que los de este para el año que viene, de manera que Nico y Lewis o Lewis y Nico, que tanto da, vestirán una línea de ropa aún más homeless durante la temporada 2015.

Un poco de maquillaje por aquí, algo de sombra de ojos profunda por allá, un peinado grunge o casual (leer en inglés, por fa) gracias al equipo de peluquería de la anglo-germana y como guinda, Alain Prost visitando a los pilotos todas las noches para recordarles de manera ominosa, que las guerras psicológicas y los duelos resultan mejor con gasesosa o así, y ya estará listo el Episodio II de eso que le ha encandilado tanto a Bernie porque Sebastian y Fernando no han dado la talla (sic).

miércoles, 17 de diciembre de 2014

La madre de Bambi


Iba a titular esta entrada «el propietario de una curva» pero no ando lo suficientemente jodón como para haber olvidado cuándo debo evitar herir a nadie. Sé bien cómo las gasto cuando me sobra artillería y hoy no, definitivamente no toca. 

Pertenezco a esa generación que vivió en sus carnes la ausencia de la madre de Bambi y desde entonces, siento que soy capaz de aguantar lo que me echen encima, aunque haya cosas todavía, que me siguen poniendo el lomo erizado y las orejas en alerta, el hocico tratando de leer aromas desconocidos y mis ojos verdes, qué os voy a decir: buscando descifrar qué hay más allá de la nada.

Cultura Vettel


Sami me recriminaría esta entrada. Vettel, Vettel, Vettel... La actualidad parece dar vueltas alrededor del desembarco del tetracampeón del mundo en Maranello y para un tipo como yo, a quien se le ha puesto a parir como tifoso pagano, la ocasión la pintan demasiado calva como para que la deje partir sin al menos darla dos ósculos de fuego o dos balazos en el pecho, como mejor veáis.

¡Qué putada, Sami. Qué putada! Pero hoy no va de eso ya que tengo todo 2015 por delante para restañar mis heridas de lobo huraño y estepario, para enmendarle a don Leo Turrini que no fue el Santander quien llevó a Fernando a Ferrari y para calibrar también, el tamaño del sable láser que el periodismo italiano ha puesto en las manos de Sebastian mientras se ve obligado a olvidar, que ya en noviembre de 2013, lo depositó en las de un Kimi Raikkonen que ha sucumbido ante el asturiano.

Vienen de París


No tengo muy claro si estaba al tanto algún septuagenario de los que le gustan tanto a Bernie, pero aquí, el grueso del personal se creyó aquello de que volvían los motores turbo a la competición, a resultas de lo cual, el aterrizaje en la carrera de Australia supuso un auténtico shock.

A ver, un profano asiste asombrado a la destrucción masiva de los V8 después del Gran Premio de Brasil 2013 y lo primero que entiende, es que la bendita etapa de los propulsores atmosféricos tocaba a su fin y se abría una nueva. Los turbo sonaban por todas partes hace doce meses. Todo eran referencias a aquella época dorada que adornó nuestro deporte durante practicamente una década (1977 a 1988). Incluso desde la publicidad oficial se utilizaba el recurso y en sintonía, quien más y quien menos, trató de ponerse al día porque los turbo venían, jolines si venían.

martes, 16 de diciembre de 2014

El gesto de los mil millones


Mientras me quito el trancazo de encima y me aclimato a esa ascensión a la excelencia que está llevando a cabo la mia Ferrari sin oxígeno y en camiseta, como si fuese de picnic a la cima del K2 en plena ventisca, y espero también a que alguien dé con el secreto semántico que encierra la frase «Lo siento por Fernando», pronunciada por Luca Cordero di Montezemolo y felizmente protagonista a estas horas del enésimo debate a dos bandas entre la rebelión alonsista y el Imperio del estaba aquí antes de que naciera Fangio, me ha dado por asesinar la tarde meciéndome en ese universo de gestos que delatan en el deporte, en cualquier deporte, quién está hecho de buena pasta y quién va de vulgar postureo.

Creo que lo he contado en los cimientos de este blog. Fui nadador federado en mi adolescencia y juventud, y jamás destaqué en la piscina ni en el mar abierto salvo cuando nuestro entrenador en la Deportiva Náutica de Portugalete, tomaba prestado mi apellido para arengar a mis compañeros de batallas acuáticas: «¡ahí tenéis a Tellaetxe!»

Libro solidario de Carlos Crego


Decía el sabio que vivimos tres días y uno nos lo pasamos durmiendo, así que echad las cuentas de lo que nos queda entre que nos estresamos por llegar a fin de mes, y nos estresamos porque se nos van los meses y la vida misma, estresándonos por cualquier menudencia, of course!

Desde este humilde lugar he tratado siempre de poner mi granito de arena en esto de tomarnos la existencia con algo más de alegría, pero soy un señor mayor como decía el otro día [Nassío pa'informar] e inevitablemente, mi humor se destila a la manera de La Codorniz, y mira que queda bien lejos aquella joya del esperpento, de manera que para recargar mis pilas acostumbro a leer a gente más joven que yo entre los que se encuentra Carlos Crego, creador y socio fundador de Fast In The Pit Lane, quien ahora mismo está luchando ferozmente con un fondo buitre por mantener intacta la propiedad de sus acciones.

lunes, 15 de diciembre de 2014

«Gonchi» Rodríguez


La culpa de esta entrada la tiene mi colega de Twitter Mario Madueño (@mariomadueno), que lo mismo me pone las pilas porque en esas tardes de tedio que aburren a cualquiera, abraso yo a mi time line con retuits de todo pelo y condición, que te deja dar una calada de ese cigarrillo hipotéticamente pagano que te abre la luz de todos los cielos para mirar a la cara al mismo Creador.

Mario sabe infinitamente más de cine que yo y me dijo hace ya un tiempo: Jose, un amigo me ha hablado de un documental que se va a estrenar sobre Gonzalo Rodríguez, «Gonchi», y he pensado inmediatamente en ti...

Paul los tiene de corral


Es sabido que los huevos de corral tienen un tamaño, color y sabor especial, que los distingue claramente de aquellos otros que provienen de las granjas avícolas. El maíz, el aire fresco y alguna que otra proteína animal en forma de gusanillo o vaya usted a saber de qué procedencia, hacen de este alimento tan viejo como nuestra historia como seres humanos hechos y derechos, un auténtico manjar servido en crudo, a los cinco minutos, cocido, frito, en revuelto, en tortilla, etcétera, etcétera, etcétera...

Dicho lo cual tengo que admitir, que siendo detractor confeso de todas las variedades culinarias que contemplan entre sus ingredientes principales el pollo, el gallo o la gallina —las razones, inevitablemente familiares, yacen en las profundidades de este sacrosanto lugar desde el que os estoy escribiendo—, soy, por el contrario, un ferviente defensor del valor gastronómico del huevo, vamos, que soy huevero a más no poder, lo que sumado a lo de alonsista y ferrarista, sin duda ayudará a comprenderme mejor a todos aquellos que pretenden entenderme a la primera.

domingo, 14 de diciembre de 2014

El gazapo de Ron


Hacer una película de las dimensiones y pretensiones de Rush tiene sin duda su aquél, así que no hay nada que objetar a que Ron Howard cometiera algunos errores de bulto en su aspiración de retratar aquel complicadísimo 1976, en que se enfrentaron Niki Lauda y James Hunt por el título mundial. 

Pero ahora que Caterham ha puesto sobre el tapete la posibilidad de que algunos equipos se busquen las alubias para competir puntualmente, me ha entrado la tontería de satisfacer la necesidad de indagar sobre la extensa panoplia de escuderías que a lo largo de la historia de la Fórmula 1, han recurrido a correr un puñado de carreras dando por perdida y de antemano, cualquier intención de pelear por el campeonato de marcas o de pilotos.

Sergio Marchionne y sus cosas


Las aguas de la Fórmula 1 remansan una vez sabemos dónde estará Fernando el año que viene y el debate se ha trasladado inevitablemente a ver si se restañan las viejas heridas o si los de la burra, rin, rin, disponen de suficiente munición como para darnos el año, pero todavía hay quien se pregunta como José Mourinho: ¿Por qué. Por qué, por qué...?

Maurizio Arrivabene, nuevo manús de la rossa es meridianamente claro en este aspecto. Por un lado aspira a que La Scuderia gane un par de carreras de las 21 que propone Bernie para 2015, por otro, se muestra salomónico con el espinoso asunto de dar jabón a los dos pilotos oficiales, ya que se sentiría feliz, dice, con que una fuese para Sebastian y otra para Kimi...

sábado, 13 de diciembre de 2014

Una Fórmula 1 mejor


Parece que fue ayer, que diría el poeta o el sabio o yo qué sé quién, pero a comienzos de temporada existía un agrio debate alrededor de la idea de que el reglamento 2014, no daba lo que nos había prometido.

Obviamente el debate surgía porque había gente que sí veía cosas que los demás no veíamos ni en pintura, y originó que en el calentón propio del fragor de la batalla más de uno enarbolara aquel sonoro ¿dónde está esa F1 mejor?

Nassío pa'informar


Los sábados temprano tienen un sabor especial. El tiempo parece retraerse sobre sí mismo para coger volumen y atacar la mañana como si fuese el mar cuando tsunami, besa la costa con la urgencia de un soldado...

Reflexionaba hace un par de días o tres al respecto de que la visión de la Fórmula 1 no puede ser tan vasta como se pretende desde algunos ámbitos, y a estas horas en que los gatos han dejado de ser pardos bajo las nubes que ocultan Gorliz, no quiero desaprovechar la ocasión para escribir sobre eso que señala a quien escribe u opina sobre nuestro bendito deporte en internet, poco menos que como alguien que tiene obligación de informar.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Crime of the century


El otro día, alguien robó en Milton Keynes. La cosa resultó chusca de narices porque el delito se ejecutó por vulgar alunizaje cuando uno imaginaba no sé, que en la sede de la mejor escudería de los últimos tiempos, en la cueva de Adrian y el hábitat de Sebastian hasta hace nada, por circunscribir la cosa, cuando uno o dos vehículos superasen sin permiso el previsible cinturón de seguridad, saldrían de detrás de los arbustos cinco o seis pelotones de hombres armados hasta los dientes con sus subfusiles en modo tiro automático, mientras en la azotea, asomarían al menos tres Barret M82 manejados por tipos dispuestos a todo...

El cine ha hecho mucho daño, sobre todo a mi generación. Ya digo que imaginaba que por delante de las mamparas de cristal de la sede de Red Bull al menos se deslizarían sendas cortinas de acero de vanadio ante un ataque tan poco elaborado, pero está visto que la realidad siempre supera a la ficción: Milton Keynes ha caído, pero no como una fortaleza inexpugnable sino como una vulgar farmacia o joyería, ¡manda huevos!

Hacia Woking va una burra, rin, rin...


Andamos metidos en los largos preludios de la Navidad y nada más apropiado, me parece, que dedicar un villancico a esa buena nueva que surgía ayer en las entrañas de la pérfida Albión, en la cual, Alonso sigue siendo el protagonista des estas fechas convirtiéndose esta vez y de nuevo, en un maclata man.

La circunstancia en sí misma obliga a una buena parte de la afición española a digerir como pueda, un cambio que no por anunciado hace ya meses, deja de necesitar algo de sal de frutas o Alka Seltzer para superar el trago todavía a día de hoy, pero fundamentalmente, significa un reaprovisionamiento de piedras para ese otro sector que negando la importancia del asturiano, sin embargo no ha parado de referirse a él desde que en Suzuka conocíamos que abandonaba Ferrari porque le daba la gana.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Han Solo Raikkonen


A Sebastian ya hay quien le ha puesto un sable láser en la mano confiando tal vez, en que a Iceman le pueda dar lo mismo qué herramienta lleve su compañero o qué puesto le hayan otorgado al de Heppenheim los que le llamaron a él, precisamente a él, para poner en su sitio a Fernando.

En realidad, de los que vitorearon al finlandés a su llegada a Maranello no queda ni el tato salvo don Leo Turrini, lo que en esencia no es bueno ni malo pero sí bastante mosqueante. En todo caso, cabe reconocer que una vez visto lo que daba de sí el F14-T, a Kimi todo le ha importado un carajo por lo cual y a estas horas —va, me la juego—, sospecho que disfruta de sus bien ganadas vacaciones quizás con un vaso de vodka entre los dedos, mientras Vettel aprende, memoriza de pe a pa e interioriza, el manual de instrucciones del coño arma para tiempos nobles y tal, que diría Obi-Wan Kenobi.

martes, 9 de diciembre de 2014

La «barbie» egoísta


Si Mattel decidiera un día hacer una versión «égoïste» de su archifamosa muñeca, seguro que daba a luz un engendrillo escuchimizado, pequeño, canoso y con gafas, y por tanto, a priori dificilísimo de vender.

Bueno, lo de complicado de vender podríamos ponerlo en cautela pero mejor que no, la verdad. La chavalería nos está saliendo conservadora de narices y esto no tiene nada que ver con la filiación política de sus progenitores, que aquí el que os escribe goza de la amistad de bonitos exponentes de ambos bandos, si se puede decir así, y con nuestros más y nuestros menos, cuando tocó pelear por un mundo nuevo lo hicimos de azul o de rojo, pero la mayoría de nosotros con el mismo horizonte de anhelos. ¡Qué tiempos!

lunes, 8 de diciembre de 2014

Mercedes #findefiesta


Termino el repaso a las hazañas y desventuras de las escuderías durante esta temporada que acabamos de meternos entre pecho y espalda, recalando, cómo no, en la campeona del mundo, Mercedes AMG, la escuadra que sentenciaba el Mundial sin haberlo disputado siquiera.

Y es que sí, a poca memoria que alberguen nuestros cerebros, es menester recordar que ya en pretemporada, la de Brackley hizo más kilómetros que nadie y fue más rápida que nadie, y a pesar de que no se llevó el plus de la máxima fiabilidad en pista, lo cierto es que llegó al Gran Premio de Australia, primera prueba puntuable del calendario, siendo la más firme candidata a calzarse ambos titulos, tal y como a la postre ha ocurrido.

domingo, 7 de diciembre de 2014

¿Por qué Le Mans?


La Resistencia sigue ejerciendo un enorme atractivo para los pilotos de Fórmula 1, y cabría decir ¿quién lo diría? si no fuera porque en la actualidad, ese indiscutible tirón se sustenta en un hecho que empieza a ser palmario para especialistas y profanos: parece haber más deporte y de mayor calidad en el calendario WEC (World Endurance Championship) que en el de Fórmula 1.

A los consabidos dimes y diretes y tira y afloja normativos y políticos que enmarcan la actividad cotidiana de la denominada máxima categoría del automovilismo deportivo, habría que sumar una imparable y paulatina sensación de pérdida de esencia que está vaciando las gradas de los circuitos y los sillones frente a los televisores, que a su vez, ha empujado a buena parte de la afición a posar los ojos en pruebas como Le Mans.

sábado, 6 de diciembre de 2014

¿Qué hay de nuevo, viejo?


Terminada la sesión y un poco por hablar por hablar, o mejor dicho: escribir por escribir, me apetece echar el ratito en este 6 de diciembre que abre un acueducto que siendo sinceros no merece tal nombre, para exponer lo que pienso sobre esa filosofía cada vez más extendida que impele a los aficionados no ya a que supuestamente entiendan antes de hablar u opinar sobre Fórmula 1, sino que además, controlen al menos cuatro o cinco de las llamadas categorías inferiores.

En lo personal y como sabéis de sobra, lo que más me gusta de todo esto es precisamente no saberme empapado de nacimiento y permitirme por tanto, el lujo de ir empapándome poco a poco, a sorbitos, mientras me van surgiendo las correspondientes necesidades que explican esa faceta del mundillo que me apasiona tanto.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Red Bull #findefiesta


A poco que echásemos algo de imaginación y pudiésemos poner en el interior de un RB10 una PU106A de Mercedes-Benz en vez de una Energy F1 2014 de Renault, no sería descabellado pensar que Daniel Ricciardo muy bien podría haber estado en posición de disputar el título a Nico Rosberg y Lewis Hamilton, cuando no se sabía quién de los dos lo ganaría, se entiende.

Aunque en cierto modo, ya lo ha hecho la criatura de Milton Keynes en manos de su piloto australiano, pues que de no haber sido por esa extraña voluntad por mantener intactas las posibilidades de los dos conductores oficiales, aussie junior habría tenido opciones de amargar la fiesta a Lewis y Nico en Abu Dhabi y su doble puntuación, a pesar de que su vehículo iba impulsado por la misma unidad de potencia que ha clavado en el corcho de los desastres irremediables nada menos que a tres de sus cuatro clientes: Caterham, Lotus y Toro Rosso.

¡Hola, soy Sebas... Feliz Navidad!


Ingenuo de mí, pensaba que lo que tengo y mantengo con nuestro tetracampeón más joven de la historia, se me iba a pasar con todo esto de que el chaval ha colgado los guantes en Red Bull y se ha trasladado a la odiosa Scuderia. Pero no, visto lo visto que ha sucedido con el de Heppenheim en los días posteriores al Gran Premio de Abu Dhabi, mi alma de tifoso ha comenzado a crujir por los cuatro costados.

Y es que a ver, el equipo que hace algo más de un año recordaba a Fernando por boca de Luca Cordero di Montezemolo, que la squadra está siempre por encima de las personalidades, se nos ha puesto fiatera a más no poder y se ha echado en brazos del alemán como si este fuese el Redentor. Y si la cosa la veo bien porque cuanto antes se quiten en Maranello el mar sabor de boca dejado por esta coño temporada, mejor que mejor, lo malo viene cuando empiezas a vislumbrar que Sebastian quizás se pueda estar creyendo el papel.

jueves, 4 de diciembre de 2014

El bancal de los sabios [Bianchi affaire]


En Uruguay, concretamente en Punta del Este, algunos aficionados desconocen la diferencia entre un blog y un portal de información. En España también ocurre, pero en esencia lo que me importa esta noche es lo que entiende un anglosajón por humorada y como aquí, en lo que se considera Europa mediterránea, solemos tomarnos demasiado en serio cualquier chanza por estúpida que sea, con tal de que haya sido emitida en british language y lleve sello.

No se trata de que pillemos el puntito que le pone Mr. Bean a sus scketches o de que lo pillen algunos aficionados uruguayos que conozco, sino de que comprendamos de una puñetera vez que de una investigación promovida por la parte que mayor implicación tiene en el suceso investigado, solo puede salir el guión de un episodio de Benny Hill aunque con ribetes negros.

Williams #findefiesta


La sorpresa de esta temporada se llama Williams y habita en Grove. 

Así, tal cual se lee en la primera línea, considero que muy por encima de la enorme superioridad mostrada por Mercedes AMG, de la capacidad de respuesta que ha puesto Red Bull sobre el tapete y los chuscos tropezones de Ferrari y McLaren, la de Clare ha sido la escudería que más alegrías nos ha brindado por centímetro cuadrado durante el calendario oficial de este 2014 que estamos a punto de finiquitar.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Ferrari #findefiesta


Tantos años escudándose en la excesiva importancia de la aerodinámica frente a la mecánica en el diseño de vehículos de competición, que con la normativa estrenada esta temporada en la mano, nadie en su sano juicio habría apostado porque Ferrari se iba a dar un sonoro castañazo en 2014.

Pero se lo ha dado, y de considerables dimensiones, si se me permite la puntualización, entre otras cosas porque si en la entrada anterior mencionábamos que McLaren no se había metido en el partido, en el caso de Maranello, lo pertinente sería decir que ni lo ha olido ya que el campeonato la ha desbordado en todos los sentidos.

McLaren #findefiesta


El precipitado anuncio de la firma por Honda como proveedor para 2015, y quizás un exceso de confianza en que la normativa podía velar porque Mercedes-Benz no tratara a la de Woking como a Force India, por ejemplo, han sido sin ningún género de dudas las razones de que para McLaren, 2014 haya supuesto un año especialmente duro y desde luego, para olvidar.

También cabe incorporar a este extraño escenario, el retorno estelar de Ron Dennis al frente del equipo a comienzos de pretemporada y la temprana sustitución de Martin Whitmarsh por Éric Boullier (ex Lotus), pues son también justificaciones que sirven para entender en parte, que la británica apenas haya dado pie con bola después del exitoso Gran Premio de Australia —tras la descalificación de Daniel Ricciardo, Kevin Magnussen y Jenson Button ocuparían el segundo y tercer cajón del podio respectivamente, haciendo compañía a Nico Rosberg—.

Force India #findefiesta


La escudería de Silvertone ha aprovechado la temporada 2014 que recién acabamos de terminar, para consolidarse en la pàrrilla a pesar de los graves problemas económicos que arrastra.

Al igual que en los casos de Lotus y Sauber, la delicada situación de las arcas de Force India ha comprometido su capacidad de evolución sobre un vehículo bien diseñado aerodinámicamente que por suerte, ha encontrado en la unidad de potencia Mercedes-Benz el aliado perfecto, circunstancia que no ha sucedido con los monoplazas de Enstone y Hinwil.

martes, 2 de diciembre de 2014

Toro Rosso #findefiesta


Faenza cierra la zona colista haciendo de tapa. Con 3 puntos menos que el año pasado (30), ha terminado esta temporada un puesto más adelantada, concretamente séptima, lo que supondría en cierto modo un éxito si no fuera porque la sexta clasificada, Sahara Force India, está literalmente a un abismo de distancia, a 125 puntos para ser exactos.

Sí, esta sesión se ha destacado porque ha habido dos ligas y Toro Rosso, malherida por una unidad de potencia Renault que no ha estado a la altura de las circunstancias, ha supuesto el punto y aparte entre los parias y los otros, los equipos propulsados por Mercedes-Benz que copan nada menos que cuatro de las seis posiciones de cabeza.