sábado, 27 de julio de 2013

Yipikayei!


Me dirán ustedes que soy malo, que mi lengua es de serpiente, pero no me negarán que la cara del tipo de más arriba transmite cualquier cosa menos confianza. Es el tricampeón más joven de la historia, un fenómeno indiscutible, el hombre que atesora todos los récords habidos y por haber, o casi, que en estas cosas siempre me tomo alguna licencia que otra, y para colmo y como nos llevan días recordando los medios que se llaman generalistas, a día de hoy mantiene una ventaja insalvable sobre su más inmediato rival que casi le ha puesto el campeonato del mundo de este año en bandeja.

Dicen que no tiene nada que demostrar, que lo ha batido todo, que es una figura que quedará en nuestra retina y memoria por los siglos de los siglos… Pero él no debe saberlo porque a ver, la cara de Sebastian Vettel durante la rueda de prensa de esta tarde demostraba una fragilidad y una tristeza indescriptibles.

martes, 23 de julio de 2013

The beginning of the Partnership


Hay días en que por muy espeso que estés, te espabilas de golpe. Hoy por ejemplo, jornada en la que tenía previsto hablar de cómo le habría ido al Creador si en sus siete golpes sobre la mesa hubiese contado con la FIA y el FOM de ayudantes, y de cómo habría resultado la evolución si esta pandilla de abonados a las mamandurrias hubiese existido en el Cretácico, por poner un ejemplo nada descabellado, por cierto, va y nos asalta la explicación completa de por qué los últimos años han tenido color azul en esto de la Fórmula 1.

Sí, estimada parroquia, Red Bull, además de ser uno de los más potentes aliados de la FIA en el WRC y otras zarandajas, se despeina en la F1 poniendo circuito para el mundial, lo que convierte a la empresa austriaca en uno de esos peligrosos poderes fácticos que acostumbran a asediar lo que tocan, pero desde las sombras.

lunes, 22 de julio de 2013

Gracias hermano


Cuando tengáis oportunidad y ganas, visionad una carrera de hace poco, de este mismo año, pongamos por caso, y quitad su sonido ambiental borrando del mapa los comentarios de Antonio, Pedro, Jacobo o Marc, o quien sea que la esté narrando, y sustituidlo por una banda sonora de las muchas que es posible encontrar en Internet, o acaso de ésas que guardáis como oro en paño en su correspondiente CD… Dejaros llevar y abriros de par en par a una experiencia única, que si bien no os dirá nada nuevo sobre Fórmula 1 ni os explicará nada que no sepáis, os permitirá penetrar por la puerta de atrás en el mundo de sensaciones que empapa lo nuestro y que acostumbra a quedar solapado por una catarata de información que anula nuestros sentidos.

Esta semana ha circulado por las redes sociales la fotografía de un invidente que tras las verjas de un circuito, permanecía absolutamente concentración escuchando el rugido de los vehículos que pasaban a su lado. ¿Qué puede ver un ser humano que no ve, cuando escucha, qué percibe realmente sobre un mundo desconocido que se recrea en su cerebro sabe Dios de qué manera, en base a unas referencias creadas por otros seres humanos como él, que sin embargo oyen menos porque ven más?

domingo, 21 de julio de 2013

El nacimiento del dragón


Que Fernando le haya dado un 8 a su F138 tal cual están las cosas viene a suponer algo bien diferente a lo que se puede entrever, ya que el asturiano no es hombre tendente a ver el vaso medio lleno cuando está medio vacío y además, no acostumbra a volver la cara ante las carencias de sus vehículos ni de su equipo.

De todas formas, permitidme que esta tarde de domingo en que la Fórmula 1 parece la bella ausente, me tome alguna licencia y certifique una vez más que cuanto más suena Ferrari, significa que menos hay de qué hablar sobre nuestro bien amado deporte, ya que resulta recurrente que la prensa especializada y los aficionados pata negra posen sus acerados ojos sobre la de Maranello, y por ende sobre nuestro compatriota, cuando no hay otro sitio de donde rascar. 

sábado, 20 de julio de 2013

Más allá del pasado


Dicen las malas lenguas que más allá del pasado queda el futuro porque el presente no existe de tan efímero que es. Punset que es sabio entre sabios debido a que permanece ante la vida sin el que el paso de los años haya hecho mella en su mirada de niño, nos cuenta una y otra vez que que para cuando tenemos conciencia de que algo está sucediendo, ya es tarde para rozarlo con los dedos…

Vivimos a caballo entre el ayer de hace un instante y el mañana que recién nos acaricia la mejilla para ser a su vez un nuevo ayer antes de materializarse siquiera, y así en un bucle infinito del que nos es imposible escapar. Tontos que somos, diría mi abuelo.

miércoles, 17 de julio de 2013

El hombre al que le pasaba de todo


Necesitaba unos días de descanso, de alejarme de todo esto antes de que Matusalén y sus 1.000 años hicieran acto de presencia en el Rookie Test que se ha comenzado a celebrar hoy mismo sobre el circuito de Silverstone, no ha sido otra cosa. Y aunque han sucedido un par de cosas quizá demasiado importantes para mí, hoy necesito de nuevo escribir…

Y el caso es que como ésto nunca ha consistido en llenar líneas por rellenar espacios, ni siquiera en cubrir millas por cumplir, esta necesidad que os comentaba antes me ha llevado a acercarme de nuevo al teclado para dejarme llevar letra a letra esta tarde que vocea por las esquinas la llegada inminente de una noche estival y caliente que sin embargo, sobre Gorliz, volverá a ser tan gélida como la de ayer.

miércoles, 10 de julio de 2013

House of tolerance


El nivel de eufemismo que está alcanzado la cosa roza lo insoportable. Pirelli, siempre Pirelli, va a probar los nuevos compuestos medios y duros en los rookie test, como si la gama PZero para 2013 consistiese sólo en éso y nada más, cosa por otro lado que ya sabíamos cuando comenzó el sarao y la milanesa se nos fue de baretas en Melbourne proponiendo el superblando como estrella para amenizar el espectáculo y no interferir en el campeonato, sólo porque no había podido ser explorado como Dios manda en Jerez y Montmeló.

La culpa de lo que sucedió en pretemporada la tuvo el clima español, como sabemos. Más tarde, la culpa la tuvo la porquería que había sobre la pista, y por último, la culpa la tiene el maestro armero, pero el caso es que la italiana que tan primorosa resulta poniendo códigos de barras a sus compuestos, se ha cargado de un plumazo todo el trabajo realizado antes, durante y después de la bendita pretemporada, el momento clave en que los monoplazas empiezan a comprender los neumáticos con la esperanza de asimilar su rendimiento, por completo se entiende, para cuando llega Silverstone si hacemos caso a la contumaz referencia al circuito británico que hace Paul Hembery año tras año.

martes, 9 de julio de 2013

Un juguete sin niño


Quiero creer que había algo poético en el vagar sin rumbo de un vehículo que cumplía la liturgia de atravesar de parte a parte la pista sobre la cual se había dejado el corazón. Sin duda existe una cierta dulcura infantil en descubrir con los ojos abiertos como platos cómo un juguete sin niño busca su bien ganado reposo, incluso arriesgándose a colisionar con otros juguetes, con otros niños, hasta encontrar la caja donde duermen los sueños hasta la carrera siguiente.

Tiene gracia que fuera un Marussia al que se le rompiera el motor en Nürburgring como se rompían no hace tanto los propulsores en los colosos de cuatro ruedas: exhausto y rendido por el esfuerzo. Asombra que le ocurriera a Jules Bianchi aunque no sorprende tanto que fuese precisamente un Cosworth quien el domingo pasado, dijera basta.

lunes, 8 de julio de 2013

La cuadrilla del belén viviente


Ando pelín musical estos días, tanto que tras leer la cantidad de cosas que ayer se dijeron sobre lo mal que va a la de Maranello y lo bien que lo hizo Vettel en su tierra, me vino a la cabeza esa maravillosa canción que se titula Dominique, y que cantada por Sœur Sourire y un coro de monjas te eleva hasta el cielo. Venga, animaros, encontradla en Youtube y ponedla a toda pastilla, porque quiero hacer una sonora pregunta y no pretendo que se me tome a mal. A ver, ahí va: ¿qué parte de que a Ferrari le han roto los piernas no hemos entendido todavía?

En serio, Seb me cae bien cuando no da grititos por la radio ni abraza efusivamente a Marko o renuncia a hacer gestos raros en su sién. Salvo cuando apuñala por la espalda a Mark o machaca a la parrilla entera con sus moñerías, el de Hepennheim me cae bien, os lo juro. Soy consciente de que queda poco Vettel quitando todo esto que llevo dicho, pero es lo que hay: el tricampeón del mundo me cae estupendamente sólo cuando va de potes y pintxos por Donosti y Bilbo y cuando se limita a conducir [RAE; 5. tr. Esp. Guiar un vehículo automóvil], porque el resto lo hace su coche y de ahí no me apeo.

sábado, 6 de julio de 2013

Cuando las telemetrías sirven de algo


De todo este lío en el que nos hemos visto envueltos sin comerlo ni beberlo, sólo me queda claro que en la cuenta de Facebook de Lewis hay mejores fotos que en la de Nico, y que si las telemetrías no sirvieron de nada a Mercedes AMG en los 1.000 kilómetros que se metió echándole una mano a Pirelli después del Gran Premio de España, los W04 de la anglo germana debían estar saturados de sensores, porque si no fue así, nadie puede explicar este salto cuantitativo y cualitativo que ha sufrido la de Brackley, pasando en un puñado de carreras de comerse los neumáticos crudos, a llevarlos a su puntito exacto en la barbacoa.

Misterios indescifrables aparte, lo que no necesita de explicación es esa forma de mostrarse ante los mortales que tiene Lewis a una vuelta cuando el coche acompaña, y que hoy como hace siete días, ha llevado al de Stevenage a calzarse la pole en Nürburgring.

Mullir la herramienta o la precocina del infierno


He pecado. Me prometí no explorar más en este mi último año en El Circo, pero no puedo con tanta impostura. Nos están engañando de mala manera y hay que decir basta porque la idea de cambiar las gomas de lado ni es nueva ni resulta un invento de Mercedes AMG, aunque ha desvelado el misterio de la hidra que decía el año pasado que una guerra de proveedores de neumáticos no iba a beneficiar a nadie.

Son las 23:33 y no voy a cruzar con holgura el cronómetro para dar una vuelta lanzada más, pero ahí vamos, a intentarlo, a inmolarnos en la creencia de que lo imposible es asequible. ¿No se trata de eso, de soñar un rato más?

jueves, 4 de julio de 2013

El lado bueno


Como algunos artistas, que siempre se empeñan en mostrarnos el lado fotogénico [el bueno] de su rostro, nuestro amado deporte se empecina en enseñarnos su cara amable como si fuésemos gilipollas.

Como he dicho un montón de veces aunque de pasada, soy de esos tipos que cuando no escribe sobre Fórmula 1, crea ficciones con lápiz y plumilla o con letras, y por fortuna puedo decir que fruto de mi experiencia albergo dudas razonables cuando se me brinda como solomillo una realidad sin erratas ni manchurrones.