viernes, 30 de abril de 2010

Encaje de bolillos


Intuíamos que había gato encerrado en la maniobra que dejó a Bridgestone como proveedor único de neumáticos a partir de 2007, y ahora descubrimos que había pretendientes suficientes como para haber evitado una posición de dominio que se nos vendió como inevitable, amén de sumamente beneficiosa para el deporte y su futuro.

Sobre su supuesto beneficio deportivo, ya hemos visto la multitud de dudas, quejas y recelos, que han surgido a lo largo y ancho de estos tres años anteriores, quedando todavía por ver en qué términos acaba 2010. Sobre lo otro, lo del futuro, pues la verdad es que no hay demasiado que decir tras el anuncio de espantada que daba la fábrica japonesa de gomas, una vez que Max Mosley se apeaba de su poltrona como Presidente de la FIA. Vamos, que al parecer no ha habido nada de lo uno ni lo otro salvo que me haya saltado alguna línea.

¡Que muevan el culo!


Hay noticias con las que, independientemente de otras consideraciones, hay que estar de acuerdo, y la que lleva peleando Charly Barazal en su blog desde hace unos días, es una de ellas, por lo sangrante de su contenido. Pero si sumamos al indeseable escenario la Espada de Damocles que ha puesto recientemente la Ministra de Cultura sobre las webs que osen promocionar enlaces supuestamente delicitivos, acarreando su cierre inmediato; o la prisa que se dan algunos canales de video en atender al FOM para retirar inocuos montajes o selecciones de carreras, la cosa adquiere ribetes de bochorno e hipocresía inaguantables. ¡Que muevan el culo, que bien que lo hacen para otras cosas!

jueves, 29 de abril de 2010

María


Es pública y notoria mi afición por meterme en jardines técnicos de difícil acceso y peor salida, menos para un hombre de letras como un servidor, de los que sin embargo salgo ileso gracias a las amables manos y paciencia de tipos que saben más que yo, como Juan (Pirat) o Zukisan, ejemplos entrañables y a mano, quienes recogiendo el testigo dejado por Sabre, y aún por otros cuyo nombre lamento no tener cerca pero cuya contribución agradezco en el alma, me consienten apañarme en tan procelosos mares permitiéndome llegar entero a la playa.

Viene todo esto a cuento porque en mi época de estudiante había asignaturas que eran denominadas coloquialmente como Marías*, auténticos huesos duros de roer que había que salvar por narices si querías progresar en los estudios, pues si no se superaban te quedabas arrinconado. Sin que a día de hoy haya comprendido la razón de tal apelativo, ni pretenda molestaros lo más mínimo para que me ayudéis a resolver una de las innumerables lagunas con las que he aprendido a convivir, el asunto me ha venido a la cabeza estos días de solaz y reposo obligado mientras aparece en el horizonte el Gran Premio de España, porque intuyo que la aerodinámica es la asignatura pendiente de la FIA.

miércoles, 28 de abril de 2010

Mala baba


Max ha abierto la boca hace muy poco, y lo ha hecho para arremeter contra uno de sus eternos enemigos, cosa nada extraña, pues al expresidente de la FIA le sobran ya que no ha sabido hacer amigos.

Tocaba meterse con Ferrari porque la cosa iba de enfatizar la bondad de su gran idea sobre las limitaciones de presupuesto, y lo que me ha chocado no ha sido su tradicional virulencia, sino que en seguida los medios han tomado sus palabras al pie de la letra a la hora de sacar punta al ahora gigante, pasando por alto que Ferrari, antes de ser lo que es hoy, fue un taller tan taller como Vanwall, Cooper o Lotus, y que en sintonía con lo mencionado, tuvo épocas donde las pasó putas, si se me permite tan estentórea afirmación.

martes, 27 de abril de 2010

Bernard Scissorhands


En ocasiones parece que hace frío y nieva en la F1, incluso en lo más árido del desierto de Bahrein. Si nos atreviésemos a preguntar por qué es así o desde cuándo ocurre, tal vez los más ancianos se animarían a recordar que sucede tal fenómeno meteorológico desde que el paddock sintió por primera vez sobre sus inmaculados suelos los andares angelicales de un ser artificial inacabado a quien su creador puso tijeras en vez de manos a la espera de poder terminarlo, cuestión que no pudo resolver a tiempo por sufrir un inseperado y funesto infarto de miocardio que lo apartó de este mundo... ¡No les creáis!

El pequeño Bernard no tiene aires de Michael Jackson ni su tez parece la de Marilyn Manson, de manera que sospecho que Tim Burton jamás lo habría tomado como modelo para una de sus más entrañables criaturas cinematográficas. Sus manos, sin embargo, sí son tijeras de sastre, y no porque su valedor viera imposibilitado su anhelo de concluirlo, sino porque como les ocurriera a nuestros ancestros los primeros homínidos, la necesidad ejerció su brutal dominio sobre la genética.

domingo, 25 de abril de 2010

Órdenes del equipo


Las cosas rara vez son realmente lo que parecen, y por eso mismo me gustan los debates, porque de las perspectivas ofrecidas por los diferentes interlocutores entresaco siempre una aproximación más real al asunto tratado, que aquella que tenía sobre él al comienzo. Me pasa, desde luego, y perdonadme si es el caso de que hago gerenalidad de una circunstancia que pueda ser absolutamente personal.

Como iba diciendo, a resultas de la tremenda entrada a los garajes que efectuó Fernando en China, pasando casi por encima a Massa, tuve la inicial sensación de que el asturiano estaba enviando un mensaje a su escudería, pero a lo largo de estos días que han pasado, de la lectura de multitud de comentarios, del visionado repetido de videos, y del cotejo de algunos datos, empiezo a sospechar que la última responsable de lo sucedido fue Ferrari, y que de lo que estaba ocurriendo, el único que no sabía nada era el piloto brasileño.

sábado, 24 de abril de 2010

Allegretto


La vida está llena de asuntos sencillos de una belleza indescriptible, pero no nos engañemos, reconocerla supone riesgo claro de desmerecer en público. Así, toda vez que impera un buenismo inocuo que impide llamar las cosas por su verdadero nombre en pos de cumplir con los corsés que impone ferozmente lo políticamente correcto, todo pasa por ser precioso porque decir lo contrario queda excesivamente feo. Yo prefiero ser sincero.

En lo nuestro es palpable que gobierna un ambiente asfixiante que ensalza las idioteces más grotescas siempre y cuando vengan envueltas en papel de regalo, mientras relega al rincón más oscuro hechos o actitudes que deberían ser destacados, y que no lo son sencillamente porque resultan poco rentables en términos de imagen, cuestión que me resulta de capital importancia para comprender cómo Bernie y los de su cuerda han logrado componer, a lo largo y ancho de esta última década, un pentagrama en el cual la totalidad de las notas parecen gozar de una nobleza extraordinaria.

viernes, 23 de abril de 2010

La araña y Buemi


Hoy, 23 de abril, efeméride que une como por casualidad a San Jorge, San Miguel de Cervantes y San William Shakespeare en los muladares del día de las letras y los libros que corren tanto peligro a cuenta de los despiadados piratas (¡anda ya!), nuestro común idioma está creando serios problemas a los tipos que se dejaron las pestañas el año pasado por mantener en pie la única revista profesional dedicada íntegramente a la F1 y fórmulas adyacentes, que se abrieron recientemente a Internet con una web peculiar por aquello de mantener mayor y mejor contacto con los aficionados y perseverar en su empeño, pero que a cambio de su esfuerzo sufren ahora mismo el asedio de los que esgrimen el derecho a la libre expresión amparados bajo el siempre pertinente y útil pasamontañas del nombre supuesto o del rastrero anonimato.

Hoy, como digo, el lenguaje es obligado protagonista mientras recuerdo cómo Buemi se acerca veloz al final de la recta más larga del circuito de Shanghai, sosteniendo fime el volante, yéndose ligeramente a la izquierda y frenando para acometer correctamente la trazada de la curva a derechas que tiene delante, cuando ocurre lo impensable y se pierde recto en la escapatoria, lamiendo las protecciones, desprovisto de ruedas delanteras.

jueves, 22 de abril de 2010

Terminator


Me había propuesto hablar sobre ese aspecto que pasa tan desapercibido y que tiene tanta importancia como para desequilibrar a un deportista de élite llevándole a cometer errores de novato, incluso a jugársela más allá de lo necesario, como les ocurrió este domingo pasado a Vettel y Alonso desde mi humilde punto de vista, y que a mi parecer tiene su raíz en el difuso e inaccesible mundo interior en que se desenvuelven este tipo de protagonistas, y se exterioriza en una gestión de recursos que la mayoría de veces no encuentra explicación para los que no estamos en su pellejo.

Desmesura o simple mal cálculo, lo cierto es que el alemán y el español pecaron de algún exceso que me apetecía reseñar, pero visto el ahínco con que la turba antialonsista reclama que se haga sangre sobre el asturiano por hacer lo que otros hicieron, hacen, y a buen seguro harán, me apetecía salir al paso con una verónica, a la espera de que la crítica surja sola o cuando realmente me dé la gana, pero siempre en un ambiente sano y no en uno viciado por imperativos emplasteros que buscan cualquier ocasión para hacer mella en el brillo de Fernando.

martes, 20 de abril de 2010

La sombra de la sospecha


La ineptitud y la estulticia no son excusas cuando se prevarica no sólo dictando a sabiendas una resolución injusta, que también, sino llevando al banquillo de los sopechosos al inocente para que el culpable salga indemne previa escenificación de una tropelía barnizada de justicia salomónica.

La secuencia de más abajo es clara: Vettel sale primero y alcanza antes la calle del pit-lane, y el resto lo protagoniza un Hamilton que no cumple el reglamento por exceso de testosterona o de pelotas, poniendo en peligro a los mecánicos y sus aperos en su aventura.


lunes, 19 de abril de 2010

El efecto mariposa


Los túneles de viento tienen un alma demasiado solitaria y las computadores que modelan las formas de los monoplazas y valoran todos los supuestos que pueden afectarlas, sufren agorafobia, por ello no es extraño que un vehículo tan perfecto como el RB6 las pase canutas en cuanto abandona el aire limpio y se mete en la montonera.

Lo comenté aquí mismo cuando amaneció el RB5, y hoy Carlos (Aficionando) ha rescatado el asunto en un comentario a la entrada de ayer domingo, y es que el RB6 es tan perfecto que necesita que los flujos que lo rodean también lo sean, y el asfalto, y el grado de humedad, y la madre del cordero, de manera que como no se den las condiciones idóneas, pierde fuelle y se desmorona.

domingo, 18 de abril de 2010

La sombra del guerrero [China]


Mal que nos pese, que sé que no nos pesa, la estética ha vuelto a la F1, y buena muestra de su retorno la hemos vivido esta mañana temprano, cuando en la cuarta disputa de este campeonato se ha podido observar que hay ingredientes suficientes como para dar auténtico espectáculo sin caer en estúpidas retóricas que no han servido de nada en los años inmediatamente anteriores.

Dice nuestra Real Academia de la Lengua Española, en su sexta acepción, que estética es «armonía y apariencia agradable a la vista, que tiene alguien o algo desde el punto de vista de la belleza», y bello ha resultado ver cómo Vettel fallaba en la salida, y cómo un precipitado Fernando salía como una exhalación para pagar más tarde su error de milésimas, escalando posiciones a lo largo de la prueba como un escolar devora pastelitos el día de su cumpleaños. Bello ha sido también ratificar que Jenson Button es el vigente campeón del mundo por algo; que Robert Kubica sigue siendo infinitamente terco sobre su R30, y que Vitaly Petrov le secunda mostrándose duro como una roca. Hermoso ha sido vislumbrar un Nico Rosberg que sigue dando pomada a su compañero de equipo desde las sombras, volviendo a pisar podio por segunda vez durante esta sesión; y grande ha resultado ver de nuevo a un Lewis Hamilton que se sale a pesar de que se le protege demasiado sin que le haga puñetera falta.

sábado, 17 de abril de 2010

¿Qué demonios siente un piloto?


Carlos Barazal, en una de esas visitas guíadas a través del tiempo que firma, y que son como perlas negras en las páginas de Grand Prix Actual, comentaba en alguno de los últimos números de la revista, que el chueco se sentía incómodo en el interior del Mercedes-Benz W196 Streamliner de 1954 porque no veía las ruedas delanteras, y tras leerlo a mí me daba por pensar en cómo ha cambiado todo, y por preguntarme cómo sienten sus autos los pilotos ahora.

En aquella época, los conductores iban sentados sobre sus máquinas, gobernando visualmente una zona infinitamente más amplia que en la actualidad, a través de unas gafas que al de pocas vueltas al circuito se ensuciaban por el polvo y la grasa.

viernes, 16 de abril de 2010

La mamma


El ferrarismo más chusco ha entrado en pérdida a cuenta de la fragilidad de una tanda de motores, y el antialonsismo rosso, aquél que no tragaba con un Fernando que trataba de tú a tú al emblema de la Maranello que se ha pasado al enemigo, bascula sobre lo mismo sin caer en la cuenta de que los motores de Felipe siguen intactos. Ni os cuento cómo va por la vida de contento el antialonsismo puro, criticando la infausta deriva de La Scuderia

Decía que han saltado las alarmas en el mundo mundial, y que quien más o quien menos pierde el sueño porque Ferrari ha cogido un catarro yendo primera en el campeonato mundial de constructores y primera y segunda en el de pilotos, ¡ahí es ná!, como diría el castizo. Ni me imagino lo que ocurriría si este año hubiera comenzado como el pasado.

jueves, 15 de abril de 2010

Out of Sepang [Mercedes MGP W01]


Mercedes lograba su primer podio de la sesión gracias a la impecable carrera realizada en Sepang por Nico Rosberg, quien gestionó la prueba con solvencia tras salir segundo en la parrilla y sufrir el ataque de Sebastian Vettel, que adelantaba a su compañero de escuadra Webber (pole) de la misma tacada. Sin embargo, la gesta quedaba empañada por la renuncia prematura de Michael Schumacher en la vuelta 9. No obstante, el MGP W01 demostraba gozar en tierras malayas de muy buena salud, pudiendo sacar una estimable ventaja de la ausencia de McLaren y Ferrari.

Ante la cita china, es de esperar un comportamiento mejorado con respecto a lo visto en Sakhir y Albert Park, pues a la espera del nuevo vehículo que se estrenará en Montmeló, la alemana incorporará algunas de sus novedades al actual monoplaza. En principio, y a falta de los imprescindibles datos, cabe intuir que la escudería pretenderá dar caza al grupo integrado por por Red Bull, Ferrari y McLaren, comenzando por esta última, de cara a sentar las bases sobre las que dar inicio a la temporada europea.

Out of Sepang [Ferrari F10]


Ni siquiera la magnífica carrera que realizó Fernando Alonso en Sepang puede paliar el pobre resultado obtenido por La Scuderia después del tremendo error cometido en calificación, a lo que hay que sumar el comportamiento ramplón sobre el asfalto malayo de un Felipe Massa que a día de hoy ocupa el primer escalón de la tabla general de pilotos, y los problemas que aquejaron tanto al propulsor del asturiano como a los que empujan a los Sauber.

Sumida en un ambiente de sospecha sobre su fiabilidad, Ferrari llega a China con la necesidad ineludible de despejar cualquier duda al respecto de su fortaleza mecánica de cara a abordar convenientemente la etapa europea del campeonato, pues McLaren y Red Bull ya están encima, y todo indica que Mercedes tiene preparada su respuesta para estrenarla en Barcelona. Por todo ello, en Shanghai la escudería italiana debería hilar muy fino desde el mismo sábado, pues salir en posiciones adelantadas supone la única manera de contrarrestar el explosivo dominio del equipo que dirige Horner, y de mantener a raya a los espadas de Woking.

Out of Sepang [Sauber C29]


Lamentablemente no hay mucho que decir de Sauber en su participación en Sepang. Pedro de la Rosa no tomaba parte en la prueba, y Kamui Kobayashi quedaba fuera de ella en la vuelta ocho. Sin embargo, las recientes palabras de Peter Sauber llamando la atención a sus pilotos, y el razonable optimismo mostrado por nuestro compatriota en Shanghai, permiten sospechar que el equipo suizo se ha puesto definitivamente las pilas.

Ante la cita china, y dados los paupérrimos resultados obtenidos hasta el momento de escribir estas líneas, sólo cabe esperar que Sauber ratifique de una vez que compite en F1 para terminar carreras y sumar puntos.

Out of Sepang [Red Bull RB6]


Sebastian Vettel y Mark Webber firmaban sobre el trazado malayo el escepcional momento que vive Red Bull, no dejando ni las migajas a sus rivales en un escenario abandonado desde el sábado por McLaren y Ferrari. De cabo a rabo el equipo funcionó a las mil maravillas, y si acaso cabe únicamente reprocharle la manera tonta en que apearon a su piloto australiano de la disputa por la cabeza de la carrera, al sufrir éste un percance en los garajes durante el cambio de las ruedas de su vehículo.

Habiéndose desenvuelto la prueba en un entorno muy cómodo, tal vez demasiado, poco se puede decir al respecto de si se han resuelto los problemas de fiabilidad que mostraron los monoplazas en Bahrein y Melbourne, pues estos no se vieron inquietados en ningún momento y por lo tanto la mecánica no fue llevada a sus límites, lo que nos pone en que ante la prueba de este próximo domingo, la austriaca deberá demostrar que su actual estado de forma no tiene fisuras y que por tanto es capaz de enfrentarse de tú a tú a los equipos que hicieron mutis por el foro en Sepang.

Out of Sepang [McLaren MP4/25]


La de Woking pagaba caro el error cometido el sábado en calificación; ni Lewis Hamilton ni Jenson Button podían acercarse siquiera a los Red Bull, lo que pone de relieve que el MP4/25 no está todo lo afinado que cabría esperar ni es tan superior como nos lo pintaban en pretemporada, ya que Vettel y Webber rodaron con bastante comodidad.

Dicho esto, McLaren se enfrenta al G.P. de China con la obligación de presentarse como una alternativa real al dominio de los coches austriacos, o incluso a los de Maranello, con quienes compartieron errores pero sin conseguir despegarse de Felipe Massa en un circuito, el de Sepang, que sobre el papel iba que ni pintado para las características de los monoplazas británicos.

Out of Sepang [Virgin VR01]


Al menos un VR01 terminaba la carrera malaya, el de Luca di Grassi, y sólo habiendo sido doblado tres veces. Lamentablemente, Timo Glock no podía rodar más allá de un puñado de kilómetros; no obstante, y a pesar de lo triste del resultado, hay que decir que para España se esperan novedades radicales que deberían mejorar el rendimiento de un vehículo que todavía no está en perfecto orden de batalla.

En cuanto a la próxima cita del domingo, en sintonía con lo visto en este inicio de temporada, sería deseable que Virgin tratara de atemperarse un poco con la intención de conseguir que sus dos monoplazas terminen al menos, porque no es momento de nervios ni de intentar hacer algo que a todas luces queda lejos de las actuales posibilidades del equipo, demasiado lastrado por una plataforma todavía ineficaz.

Out of Sepang [Williams FW32]


El esfuerzo de Williams en este comienzo de temporada obtenía justa recompensa con el décimo puesto obtenido por Nico Hulkenberg al llegar a la meta, y con el duodécimo cosechado por un Rubens Barrichello que no llegó a sentirse cómodo a lo largo de la prueba. La posición de los dos pilotos justo detrás de los Toro Rosso de Alguersuari y Buemi, delata sin embargo que la británica no supo aprovechar una oportunidad que se pintaba calva tras la desastrosa calificación de los Ferrari y McLaren, y es hora de comenzar a apuntar a la elección del motor Cosworth como directo responsable.

En China, Williams debería sacar de nuevo la cabeza porque el circuito no es excesivamente exigente con la mecánica, y puesto que los dos pilotos oficiales han demostrado ser capaces de llevar sus respectivos vehículos hasta el término de la prueba, lo lógico sería pensar que la elección de la estrategia fuese un poco más agresiva que las utilizadas hasta el momento, porque si los monoplazas no llegan donde al parecer los pilotos sí pueden hacerlo, los responsables del muro deberían poner ése puntito que falta y que tanto se echa en falta.

Out of Sepang [Lotus T127]


Lotus doblaba la rodilla ante su público natural (la escudería no es inglesa aunque vaya pintada de green racing, sino malaya), al desaprovechar una serie de circunstancias que difícilmente se volverán a repetir. Heikki Kovalainen abandonaba en la vuelta 46 y Jarno Trulli llegaba exhausto a la meta por detrás de los dos Hispania y el Virgin de Di Grassi.

Ante la cuarta prueba del calendario, los chicos de Tony Fernandes tienen la imperiosa necesidad de recuperarse del molesto tropezón que los colocaba en Sepang como el peor equipo de los novatos, volviendo a la senda que había escenificado el equipo en Melbourne, cuestión que pasa inevitablemente por demostrar mayor solidez en pista e intentar por todos los medios que sus dos coches lleguen hasta el final de la prueba, ya que hasta el momento los pilotos han dado muestras de poder hacerlo, no así la mecánica.

Out of Sepang [Force India VJM03]


Adrian Sutil salvaba los muebles de la escudería india en Malasia con un notable matizado, alzándose hasta la quinta plaza en su paso por meta, pues Luizzi tenía abandonaba a poco de darse el inicio. En general el resultado podría ser tomado como bueno si no fuera porque las circunstancias favorables se determinaban el sábado y muy bien pueden no volver a repetirse.

De momento el VJM03 sigue yendo bien y mostrándose bastante sólido en tandas cortas y largas, gracias sobre todo a la solvencia del chasis y a la flexibilidad del propulsor Mercedes-Benz, de manera que en Shanghai es previsible que Force India vuelva a ocupar unos puestos más cercanos a la mitad de la tabla, tanto en calificación como en carrera, a cuenta de la inevitable y previsible respuesta de los equipos grandes.

Out of Sepang [Renault R30]


Renault ha comenzado esta temporada con un imejorable pie, al menos en lo que a Robert Kubica respecta. El R30 ya se había mostrado bastante solvente en los inicios de la sesión, y en la prueba celebrada en Sepang, fundamentalmente gracias a la negligencia de McLaren y Ferrari durante la fase de calificación, el polaco podía llevar su monoplaza hasta una meritoria cuarta plaza que no desmerecía en absoluto ante el podio obtenido una semana antes en Melbourne.

Al hilo de lo mencionado, en cuanto al G.P. de China se refiere, la escudería gala puede encontrarse perdiendo protagonismo pues los equipos punteros andan marcando ya el territorio previo a Barcelona y el francés adolece de suficiente equilibrio entre sus dos pilotos, porque lo cierto es que Kubica no puede enfrentarse en solitario a lo que se le viene encima, ni apostar sus aspiraciones a la debilidad de los rivales.

Out of Sepang [Toro Rosso STR5]


Buemi terminando en la décimo primera plaza y Jaime en los puntos (nono), certificaban en Malasia que en este comienzo de sesión, Toro Rosso podía estar un poco más arriba de lo que se había mostrado en las dos pruebas anteriores, a poco que las circunstancias fuesen favorables.

De cara a la cita china, y ante la coyuntura de que la calificación depare menos sorpresas que las que surgieron en Sepang, y que en carrera el orden de las cosas vuelva a ser como en Sakhir o en Albert Park, la heredera de Minardi tiene que intentar asegurar su capacidad de mantener los dos coches en pista, y definir que la apuesta por Alguersuari va en serio, pues en la calidad del español reside a día de hoy cualquier posibilidad de destacar en el campeonato.

Out of Sepang [Hispania HRT01]


La escudería española salía de la cita malaya con un ramillete de buenas sensaciones bajo el brazo. Los coches de Senna y Chandhok terminaban la prueba, y en determinados momentos fueron incluso capaces de demostrar plantar cara sobre el asfalto, actitud que los acabaría situando por delante del Lotus de Jarno Trulli en la meta.

Dicho esto, ante la carrera de este próximo domingo en Shanghai sería deseable que Hispania ratifique que lo mostrado hace diez días supone el inicio de un buen camino y no un hallazgo afortunado, mientras el equipo sigue sintonizándose y los monoplazas acumulan kilómetros, que en el fondo es de lo que se trata.

miércoles, 14 de abril de 2010

El cazador y la presa


Una de mis lecturas favoritas es Las enseñanzas de Don Juan, libro al que recurro de vez en cuando porque en cada ocasión que lo leo entresaco nuevas y magníficas perspectivas conque mirar mi vida. Entre sus páginas afloran verdades que ponen los pelos de punta, como la que afirma que «la única diferencia entre el cazador y la presa reside en que uno de los dos sabe cuál será el próximo movimiento del otro», o la que sentencia que «un buen cazador cambia de proceder tan a menudo como lo necesita.»Inevitablemente, y ya en lo nuestro, saboreando la sabiduría del brujo yaqui de la obra que he mencionado al comienzo, Don Juan Matús, es difícil dejar de pensar en algunos de los pilotos de la actual parrilla, y especialmente en Fernando.

El asturiano no es el único que dispone de ese instinto animal que nos resulta tan grato a los aficionados. No pretendo imponer tamaña idea, por ahí andan depredadores como Vettel, Kubica o Hamilton, en modo alguno desdeñables, o Rosberg o Webber, siempre atentos a cobrar pieza desde las sombras. Negar la capacidad de hacer daño de cualquiera de ellos sobre el asfalto sería improcedente, aunque a mí me sigue llamando poderosamente la atención la serenidad que está mostrando el gran caimán Schumacher en estos primeros compases de la sesión, porque nadie como él para estudiar las rutinas de sus rivales, valorando sus virtudes y debilidades en aras de calcular correctamente sus propios movimientos, y sin parangón a la hora de saber esperar pacientemente a que surja la oportunidad de demostrar que sus dentelladas son mortales.

lunes, 12 de abril de 2010

Nurburgring4/N0630.jpg


Me he ido notando espeso conforme iba pasando la tarde, sin razón aparente, si acaso por ese tipo de porquesí típicamente estacional que acostumbra a asaltarme en primavera cuando no sé de qué demonios hablar. Pero la extraña sensación se ha disipado en cuanto he echado una ojeada por ahí, porque quitando algún eco reverberante sobre Michael Schumacher, tres o cuatro sentencias sobre Red Bull o Sebastian Vettel, y algún pasapalabra que tiene a mi Felipe como centro de atención, tengo que reconocer que aquellos quince días que pronosticaba tremendos hace nada, se han quedado en pólvora mojada a la vuelta de la esquina de la séptima jornada posterior al G.P. de Malasia.

Con el espíritu algo más sereno por saberme náufrago entre náufragos, me he topado con la enésima reflexión poética de Lewis Hamilton, hallándome a la sazón haciendo pie en ella para armar la entrada de hoy, porque sus palabras me han recordado aquel aciago G.P. de China donde a Ron Dennis se le escapó que McLaren luchaba contra Fernando.

domingo, 11 de abril de 2010

Perra vida


En la búsqueda de excusas con que mellar la solvencia de nuestro bicampeon mundial, hay quien ha encontrado estribo en el buen comportamiento que está mostrando el R30 a manos de Robert Kubica, con la intencion de evidenciar no se sabe qué hechos incuestionables al respecto del comportamiento del R29 que conducía Alonso en 2009.

Me lo han puesto a huevo, como decía aquél, aunque voy a ceder el espacio de hoy a algo más constructivo que a recordar que defendí al Renault que llevó el Nano la temporada pasada en este mismo blog, y que sigo manteniendo que el esquema principal de su sucesor, el R30, es muy similar al coche que bauticé como ornitorrinco, máquina que cedió la rodilla ante la falta de presupuesto allá por el mes de agosto del año pasado.

jueves, 8 de abril de 2010

Cuadrando el círculo


La aerodinámica que afecta a los neumáticos es una de las partes más complejas de abordar a la hora de encarar el comportamiento cinético de un vehículo, y si éste no va carenado, como es el caso de los monoplazas de F1, el asunto se las trae con abalorios.

Sintetizando mucho podemos decir que las ruedas se componen de un elemento rígido, la llanta, y de otro que goza de cierta elasticidad, el neumático, que giran en conjunto sobre el suelo, originando que el coche se desplace. Sin embargo, y a pesar de lo que puede parecer, las ruedas nunca se enfrentan al terreno de manera perpendicular, de la misma manera que nunca ruedan paralelas sobre su eje de giro. Si a todo ello sumamos que para facilitar las maniobras, las delanteras se desplazan horizontalmente en ángulos diferentes, y que hay multitud de factores más que afectan a todas ellas, que dependen de la arquitectura de las supensiones, o de circunstancias de diseño que tratan de resolver el comportamiento del monoplaza mientras se optimiza el rendimiento de los compuestos, vemos rápidamente que estamos ante un elemento cuya complejidad es extrema en cuanto a valoración aerodinámica, pero cuya incidencia es innegable.

miércoles, 7 de abril de 2010

Cosas que cambiarán


Toca hablar de Ferrari aunque no quiera. Han saltado las alarmas, y después de tres miserables pruebas ya hay quien ve funestos horizontes al fondo de la temporada; y lo malo es que no hay medio que no hable de ello, o conversación en la que no surja el asunto, hasta el punto de que si te atreves a meter mano tratando de quitar hierro, quien más o quien menos te mira como si fueses un alucinado.

Entendedme, no se trata de que mi optimismo me lleve a negar que a la de Maranello le sigue faltando ese plus de consistencia que tenía en épocas no tan lejanas, y cuya ausencia he denunciado tantas veces, pero prefiero tomarme las cosas con un poquito más de tranquilidad, al menos hasta que la sesión no llegue a su ecuador.

martes, 6 de abril de 2010

El viento que susurra en la colina


El regalo que nos hizo Fernando Alonso sobre el infernal asfalto malayo, el domingo pasado, tragándose una carrera completa sin embrague hasta dar en la cuneta tras reventar su motor, ha entrado a formar parte indiscutible de la cosa esta que nos gusta tanto y que entienden tan poco los imbéciles que la gobiernan.

Miren ustedes por dónde, después de años y años de darle vueltas al tema de cómo incentivar la competitividad de las fieras que alegran nuestros fines de semana alternos mientras dura la temporada, uno de ellos ha mostrado de qué va realmente el asunto, como ya lo demostraran hace mucho tiempo, y menos tiempo, otros iguales o parecidos a él.

domingo, 4 de abril de 2010

¡Ay, Señor, Señor! [Malasia]


La fotografía es de ayer, cuando comenzaba a complicarse todo, y empiezo por decir que adoro este tipo de estampas en las que el F10 se retrata sin artificios ópticos, con la punta inferior de su escudo lateral apuntando sobre la «n» del logograma del patrocinador español de La Scuderia; con el nacimiento de las salidas de los escapes casando perfectamente sobre la tercera raya del código de barras de Marlboro que decora el cubrecapot; todo al desnudo, bien situado y en crudo; para continuar afirmando que si no existieran días como el de hoy, seguir este espectáculo supondría un completo bodrio en el que Michael Schumacher continuaría ganando campeonatos, uno tras otro.

Por suerte, jornadas como las vividas este fin de semana nos recuerdan que aún queda algo de épica en este deporte, porque desvelan por qué Enzo Ferrari, quien alardeaba de que la máquina hacía grande al hombre que la conducía, buscó siempre a los mejores pilotos para conducir las suyas. Y es que la de Maranello ha fallado estrepitosamente al ceder de manera idiota la ventaja obtenida en las dos carreras anteriores. Primero con el descuaderne que supuso ayer que sus monoplazas no entraran en la Q2; y segundo, mostrando esta tarde las entrañas de su debilidad, pues Sauber monta Ferrari y ninguno de ellos ha completado la carrera por desfallecimiento del propulsor; y porque para colmo de males, uno de sus vehículos oficiales, el de Fernando, para más señas, partía quebrado con la luz verde del semáforo que daba la salida.

sábado, 3 de abril de 2010

Singin' in the rain


Dicen que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra, y afirmo yo que si hay pasta de por medio, tropezará con cualquier pedrusco, en una y mil ocasiones con tal de seguir medrando en la tarea de llenarse el bolsillo.

El Gran Premio que se disputa a unos kilómetros de Kuala Lumpur es un bonito ejemplo de lo que digo. El año pasado, con el cambio de horario por aquello de cumplir con las audiencias, Sepang se convertía en un choteo, hasta el punto de que fue la única prueba de la temporada que puntuó la mitad porque no llegó a cumplir el recorrido previsto como mínimo por el reglamento, aunque sospecho que en el fondo todo el asunto fue un castigo divino (versión colleja monumental, cabe decirlo), sencillamente porque el irreverente Kimi pasó de todo, regalándose un helado mientras sus colegas deshojaban la margarita de si pararía de llover a tiempo, embutidos en sus respectivos monos de trabajo a pie de pista.

viernes, 2 de abril de 2010

Flores en el lodo


El domingo pasado, Kamui Kobayashi perdía el control de su Sauber a poco de comenzar la prueba, sufriendo un brutal accidente que involucraba a Hulkenberg (Williams) y que en menor medida afectaba también a Buemi (Toro Rosso). La versión oficial ha hecho trascender que en la telemetría del vehículo del japonés se observaba que con anterioridad al desprendimiento del alerón delantero, algo indefinido lo había golpeado. Sin sustentación en la punta, la deriva errática del C29 daba lugar a una sucesión de circunstancias funestas que podrían haber tenido gravísimas consecuencias de no haber surtido efecto todas las medidas de seguridad, pues la pista estaba repleta de vehículos.

El accidente, en sí, fue espectacular, y me recordó al sufrido por Robert Kubica en el G.P. de Canadá, en 2007, aunque para suerte del piloto nipón, el final de su trayecto fue mucho más blando que el que encontró el polaco. Dicho esto, y por resaltar un poco que desde la llegada de Todt a la presidencia de la FIA hay multitud de señales que confirman que el escenario está cambiando a mejor, diré que me sorprendió gratamente que las ruedas del Sauber no salieran botando, pues las sirgas correspondientes cumplieron con su cometido de manternerlas firmemente sujetas al chasis; y también me alegró la rapidez con que hizo acto de presencia el Safety Car, logrando minimizar los riesgos que comportaría que la carrera siguiese discurriendo.

jueves, 1 de abril de 2010

Out of Melbourne [Mercedes MGP W01]


Mercedes GP, a día de hoy, descansa sobre los hombros de Nico Rosberg, a quien hay que reconocer el apuntalamiento de las opciones de la escudería en Australia. Schumacher todavía no se encuentra cómodo, y al coche le falta todavía algo de trasiego para volver por los fueros que hizo del Brawn BGP01 un monoplaza solvente que puso en jaque a sus rivales durante la temporada 2009.

Por lo tanto, aún es pronto para valorar lo que pueden dar de sí tanto el coche como los pilotos, de manera que ante Sepang, intuyo que el equipo de Ross tratará de afianzarse en el puesto que ocupa tras McLaren en la tabla de constructores, intentando acercarse lo más posible a la británica, mientras se esperan las evoluciones que se implementarán en China, y que supondrán el aperitivo de lo que sin duda veremos una vez el tinglado desembarque en Europa.

Out of Melbourne [Ferrari F10]


Ferrari salía reforzada de su actuación en Australia. Distanciada en el mundial de constructores gracias al tercer y cuarto puestos conseguidos por Massa y Alonso, respectivamente, los dos espadas han ampliado su ventaja con sus más directos rivales en la general de pilotos, aunque Jenson Button se ha sumado furtivamente a ellos.

En este orden de cosas, la de Maranello debería encarar Malasia perseverando en el camino iniciado, aprovechando la debilidad de algunos de sus oponentes (fundamentalmente Red Bull y Mercedes), y a mi modo de ver, evitando caer en la trampa que supone una McLaren exultante después de su paso por Albert Park. El F10 va bien, y aunque el consumo de combustible y de gomas parece situarlo algo alejado de la cabeza en cuanto a comportamiento óptimo, el buen hacer del piloto asturiano en las dos carreras anteriores, augura que los problemas están bajo control, al menos en el coche número 8.

Out of Melbourne [BMW Sauber C29]


Poco se puede decir de Sauber a su paso por Albert Park. Kamui sufría un brutal accidente en el primer giro, y Pedro se desangraba con las gomas en las lonas durante las últimas vueltas, cediendo una buena cantidad del terreno conseguido durante la disputa de la prueba.

No obstante, el comportamiento del monoplaza conducido por el barcelonés ofreció buenas vibraciones mientras se mantuvo con opciones, lo que permite pensar que los problemas que lo aquejaron en Bahrein se han resuelto en buena medida. Por ello, ante Sepang cabe esperar que la escudería asegure el primer peldaño de su trayectoria en esta temporada, certificando que las buenas sensaciones disfrutadas en Melbourne no han sido un sueño pasajero.

Out of Melbourne [Red Bull RB6]


Red Bull salía de Melbourne bastante peor de como entraba. Por segunda vez consecutiva, ésta terminando abandono, Sebastian Vettel perdía todas las oportunidades labradas el sábado en calificación; y Mark Webber deslucía su actuación embistiendo a Lewis Hamilton a dos vueltas de la finalización de la prueba, alcanzando in extremis el puesto nono tras haber tenido que pasar por los garajes a cambiar el morro de su monoplaza.

Por tanto, Sepang se planta ante el equipo de la bebida energética como un lugar donde consolidar sus opciones, o donde empezar a buscar soluciones inmediatas, porque si el coche presenta algunas dudas sobre su fiabilidad mecánica, a pesar de que el RS27, su propulsor, podrá contar en breve con algunos caballos más, la falta de confianza que a buen seguro ha prendido en el equipo después de los pobres resultados y del descubrimiento de su suspensión trucada, puede lastrar el comportamiento de los pilotos.

Out of Melbourne [McLaren MP4/25]


La leona británica (con permiso de la esposa de Nigel), la de Woking, ha enseñado sus garras, y por ello no sería de recibo desmerecer su soberbia participación en Australia. Jenson Button, demostrando que la sensibilidad desde el asiento, los presentimientos, el instinto, o lo que sea, terminan por dar sus frutos cuando quien los maneja es un tipo honesto que no sabe lo que ha hecho al meterse en los garajes, pero que aprieta los dientes con lo elegido y se empapa de la gloria reservada a los valientes. Y Lewis, puro fuego desatado que es capaz de lo mejor y de lo peor, para qué vamos a engañarnos, pero que sobre el asfalto de Albert Park demostró una vez más que tiene calidad de sobra para no necesitar de apoyos bastardos ni recurrir a rabietas infantiles. Y todo gracias a una plataforma, el MP4/25, que fue como la seda tras las cautelas iniciales mostradas por sus pilotos en Sakhir, y a un muro, que supo atender todas y cada una de las circunstancias.

Malasia viene que ni pintada para la escudería británica: un circuito donde la velocidad punta es determinante, debido a sus largas rectas, y que requiere a su vez una docilidad indispensable en las abundantes zonas viradas. Así las cosas, McLaren se enfrenta a la cita en Sepang con la asignatura pendiente de si sabrá resolver, o no, las quejas de su piloto más mediático sin resquebrajar la entidad mostrada por el vigente campeón del mundo en Melbourne. Si fuese otra escudería, la respuesta a este embrollo resultaría sencilla, pero tratándose del equipo que dinamitó las posibilidades de Fernando Alonso en 2007, y que destrozó la carrera de Kovalainen en 2008 y 2009, la solución se presenta bastante peliaguda y queda en suspenso.

Out of Melbourne [Virgin VR01]


Mi apuesta personal para encabezar el grupo intermedio parece que no levanta cabeza. Glock y Di Grassi abandonaban en Melbourne como lo hicieron en Sakhir, y la verdad es que la situación no deja lugar a decir nada. Bueno, sí, está lo del error en el diseño del tanque de combustible o en las estimaciones sobre el consumo del Cosworth, que lo mismo da, porque para valorar el asunto en su justa medida, los coches de Brandson deberían comenzar por terminar las carreras. Así que mientras se resuelve la cosa me temo que Virgin seguirá igual que en estas dos primeras pruebas: sin acabar Sepang ni Shanghai; por lo que sólo cabe decir: ¡Nos vemos en Barcelona!

Out of Melbourne [Williams FW32]

Williams sacaba la cabeza en Albert Park gracias a la correosa actuación de Rubens Barrichello, quien fue capaz de llevar su monoplaza hasta la octava plaza (última puntuable según el sistema vigente el año pasado, no lo olvidemos), en solitario, debido a que lamentablemente Hulkenberg se veía obligado a abandonar al verse envuelto en el desafortunado indicente orginado por el Sauber de Kobayashi.

Pero aunque el saldo parece bastante rácano (está por detrás de Force India en la general de constructores), Williams demostró en Australia que su vehículo es bastante más flexible de lo que se me antojaba, ya que pudo defenderse y atacar en manos del piloto brasileño, a pesar de las dudas que todavía sobrevuelan el rendimiento del propulsor Cosworth. Dicho esto, Sepang se presenta como una reválida donde certificar que la plataforma es solvente y que el motor responde, pues es un circuito que requiere una carga alar de tipo medio alto, y el trazado, en su conjunto, es bastante exigente con la mecánica.

Out of Melbourne [Lotus T127]


Conforme a las muestras ofrecidas en Sakhir, Lotus rubricaba en Albert Park que camina con paso firme en sus aspiraciones de cara a 2011, aunque aún no ha resuelto los pespuntes de los problemas hidráulicos que afectaron al T127 en Bahrein, tumbando a las primeras de cambio a Jarno Trulli. No obstante, Heikki Kovalainen conseguía terminar la carrera por delante del Hispania de Chandhok, evidenciando que los monoplazas verdes pueden llegar hasta el final a pesar del aparente excesivo consumo que sufre el motor Cosworth.

Sepang es, por tanto, una nueva etapa en este tranquilote camino que se han marcado los responsables del equipo malayo, y como tal sólo cabe desearles al menos la misma ventura que han disfrutado hasta el momento, pues de los tres equipos parias, Lotus sigue mostrándose como el más consistente.

Out of Melbourne [Force India VJM03]


A pesar de que Albert Park no parecía el lugar más indicado para que Force India rubricara su estado de gracia, Vitantonio Liuzzi remataba la faena colocándose séptimo al finalizar la prueba, sacando de esta forma, y por segunda vez consecutiva, los colores a un Adrian Sutil a quien cada vez se le ve más espeso, quien no conseguía manterse en pista más allá de la vuelta número nueve.

Sepang sí que se antoja un lugar que ni pintado para que la excelente forma del motor Mercedes se muestre en todo su esplendor. Si a ello unimos el buen comportamiento del VJM03 en las dos carreras anteriores, imagino que la escudería india seguirá perseverando en su estrategia de colocar sus dos vehículos todo lo adelante que sea posible en calificación, para encomendarse a algún santo con la intención de que Sutil encuentre la luz al final del túnel que está transitando, ya que si el alemán hubiese hecho sus deberes en Bahrein y Australia, a estas alturas iniciales de la película, Force India podría estar codeándose con Renault y Red Bull en la tabla general de constructores.

Out of Melbourne [Renault R30]


La escudería gala no podía salir de Australia con mejor recompensa que la cosechada por Robert Kubica al alzarse hasta el segundo cajón del podio. Pero la pobre actuación de Petrov sobre el mismo circuito continúa alertando sobre lo endeble del proyecto, poniendo de relieve que no ha sido diseñado para tratar de tú a tú a los grandes, sino para cubrir el expediente mientras llega el dinero que la casa matriz no está dispuesta a poner.

En este orden de cosas, el anuncio hecho por el equipo, al respecto de no explorar las posibiliades que mostraba McLaren sobre su alerón trasero en pretemporada (cuyo testigo ha sido ampliamente recogido por otros equipos), en base a racionalizar sus inversiones, evidencia de qué pie cojea realmente Renault. Por ello, y a falta de concretar por dónde sacará la cabeza en Malasia la enorme calidad del piloto polaco, o en qué lugar volverá a dar señales de su infinito coraje, me temo que el equipo seguirá aprovechándose de las circunstancias para buscar más patrocionios, es decir, destacando como sea en un trazado menos adecuado al R30 que el australiano.

Out of Melbourne [Toro Rosso STR5]


La heredera de Minardi se mostraba al fin en Albert Park, pero sólo a manos del piloto español Jaime Alguersuari, quien terminaba la prueba a unos pasos de encajar en los puntos tras firmar una carrera soberbia, porque Sebastien Buemi volvía a quedarse en la cuneta, como ya le ocurriera en Bahrein.

Dicho esto, ante Malasia, Toro Rosso habrá comenzado a enteder que su panoplia de pilotos adolece de una cierta descompensación en cuanto a calidad y temple, cuestión que debería remediarse de inmediato si se quiere cosechar algo, lo que me anima a sospechar que al suizo muy posiblemente le hayan comenzado a ayudar a ponerse las pilas, sobre todo, haciéndole mirar en dirección al tipo con quien comparte escudería; lo que puede situarnos ante un escenario radicalmente distinto al vivido hasta este preciso momento, cosa que sería del todo deseable, porque Sepang parece un circuito más adecuado a los STR5 que Melbourne.

Out of Melbourne [Hispania HRT01]


Hispania sigue quemando etapas, acumulando rodaje y experiencia. Si en Sakhir su participación podría ser tachada de puramente presencial, pues sus monoplazas apenas rodaban durante un puñado de vueltas, en Melbourne el equipo daba un enorme paso adelante que se sintetizaba en la llegada a la meta del vehículo conducido por Karun Chandhok.

Ante la cita de Sepang, es de esperar que la escudería intente renovar los méritos logrados en Australia, y si es posible con los dos coches. Al respecto, tras la pobre actuación de Bruno Senna (muy alejado de las expectativas que había levantado su estreno en el Mundial de F1), sería deseable que éste se mostrara un poco más consitente, pues su participación en el proyecto no puede limitarse a mermar al equipo de su necesaria contribución, quedándose tirado a pocos giros de la salida.