viernes, 31 de diciembre de 2010

Tip y Coll en Milton Keynes [Enigma 15]


Henos aquí en día de celebración mayor, y por ser fecha tan señalada resulta inevitable recordar a Tip y Coll en uno de los mejores gags que ha creado el humor absurdo…

Bien, bien, bien, hoy toca rematar el concepto de embudo que hemos manejado hasta quien dice ayer, y para ello voy a enunciar la Primera Ley del Embudo aplicada a la F1: «El chorrito que sale por la sección más estrecha lo hace de manera constante independientemente del volumen de líquido que contenga el artilugio.» Y también la Segunda Ley, consecuencia lógica de la ya mencionada: «Para mantener un nivel de líquido cualquiera, debemos compensar el que se pierde por abajo.»

jueves, 30 de diciembre de 2010

Por centímetros [Enigma 14]


Estoy acabando mi teoría del embudo y voy a aprovechar para tratar de clarificar el asunto de la altura de los vehículos con respecto al suelo, porque el término fondo plano, a pesar de que lleva a pensar en lo contrario, nunca ha implicado paralelismo con el asfalto salvo en modelos idílicos en los que no se contempla ni la carga de combustible ni el peso del piloto, ni por supuesto las fuerzas que afectan al coche cuando se mueve a velocidades que rondan los 300 km/hora.

Normalmente los monoplazas —todos, incluso el RB6—, llevan su fondo plano a muy pocos centímetros del asfalto y con una inclinación que depende del nivel de carga aerodinámica que han estimado sacar los ingenieros que los han diseñado.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Un problema menos [Enigma 13]


Decía en la entrada anterior que sospecho que el difusor del RB6 es el causante del sorprendente comportamiento de su fondo plano en calificación gracias a que tiene una función mecánica además de aerodinámica, y me baso en que el peso del vehículo y su velocidad máxima son inversamente proporcionales, es decir, cuanto menos peso lleva encima, más corre un monoplaza, aunque también, menos peso supone un cambio de inclinación en el vehículo que afectaría a la consecución de downforce bajo el fondo plano, cuestión que al parecer no afecta al Red Bull.

Parece de perogrullo y admito que lo es, pero este pensamiento tiene su intríngulis porque hay factores que suplen el efecto del peso y están íntimamente ligados a la velocidad, como la resistencia al avance, que gracias a lo que presupongo que ocurre en el coche austriaco, le permitiría mantener la alineación horizontal bajo todo tipo de condiciones, asegurando el nivel y posición de la carga aerodinámica bajo el fondo plano, independientemente del consumo de combustible.

La ley del embudo [Enigma 12]


El Red Bull de 2010 ha desconcertado en muchos aspectos a sus rivales, y también a los aficionados y entendidos. Sin duda, lo más destacable de todo ha sido esa extraña facultad que ha mostrado durante toda la temporada para bajar el fondo plano en calificación, logrando una configuración mucho más cercana a la de carrera y por tanto optimizando prestaciones, lo que llevó en su momento a valorar incluso la posibilidad de que Newey y su gente hubieran implementado algo en las suspensiones que permitiera tal milagro.

Antes de atacar este punto en concreto conviene que sigamos visitando el fondo plano, al menos mi aproximación, pues si no me fallan los cálculos y tal y como dije en la anterior entrada, es en él donde reside el ardid sobre el que trabaja Adrian.

martes, 28 de diciembre de 2010

Buscad la belleza [Enigma 11]


No he terminado la batería de dibujos que comentaba ayer, pero con los que he hecho hasta el momento creo que podemos seguir avanzando en esto de desvelar en qué demonios andaba pensado Adrian cuando se rascaba el trasero en la cocina de su casa a la hora del desayuno.

Ante todo, hay que comentar que un fondo plano no es una plancha sobre la que se soporta un vehículo de competición, ni un chasis en sentido estricto, es una suerte de carrocería que cubre y protege los diferentes elementos mecánicos del coche, pero por abajo, de manera que responde a las mismas exigencias que la que va por arriba y vemos por televisión; por tanto, tiene una forma y una lógica algo complicadas de definir pero que se podrían sintetizar diciendo que ambas cáscaras cumplen una misma función aunque desde diferentes puntos de vista.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Diario sobre la nieve


Los chamanes y los lobos son gente extraña. De tanto hablar con los espíritus del bosque olvidan cómo comunicarse con sus congéneres, y en el día a día hay que tener también cuidado con ellos pues pasan de la alegría al llanto como un bebé recién nacido, de puro cómodos y desprevenidos que se sienten. Ya se sabe: donde hay confianza, da asco…

Hoy, por ejemplo, he aprendido que no debo quejarme del frío.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Reescritura [Enigma 10]


El aumento de largura que ha originado la incorporación del gran depósito de combustible en los vehículos de 2010 ha acarreado algunas diferencias con 2009 que por esas cosas que tiene todo esto, apenas han merecido repercusión.

Si el foco de atención fue el necesario replanteamiento de la configuración del tren delantero (anchura, convergencia, camber, caster, etcétera) para conseguir un paso por curva similar al de años anteriores pero con un monoplaza más largo de batalla (distancia entre ejes), según mi humilde opinion, se ha pasado por alto la inevitable elevación de la parte trasera para permitir que el fondo plano no rozara el suelo.

sábado, 25 de diciembre de 2010

La máquina Enigma [y 9]


Me iba a meter a la cama pero me lo he pensado mejor, así que antes de seguir desgranando la cosa ésta que ha parido Newey, me he servido un dedito de whisky, he cargado la pipa, y me dispongo a hacer un pequeño receso de lo que he comentado hasta el momento, porque acumulo un montón de datos y más que a vosotros, es a mí a quien le hace falta tocar un poco de suelo antes de continuar.

Como ya sospecharéis a estas alturas de la película, intuyo que que el RB6 ha sabido sacar un magnífico provecho de las cualidades mecánicas de los materiales que usa (a veces valorable en unas miserables micras), convirtiéndose en un monoplaza tremendamente eficiente.

viernes, 24 de diciembre de 2010

¡Feliz Navidad!


«Cuentan que el corazón enamorado y roto de un suicida, convertido en estrella reluciente, buscó refugio, una noche de Navidad, bajo el puente de San Antón, al amparo del reflejo de la iglesia sobre la ría, y que allí permaneció hasta que las luces del amanecer se lo llevaron.

Dicen los que siempre saben de esto, que el muchacho era un poco bala perdida, un muerto de hambre, un bohemio que residía en una casa de huéspedes que había junto al Convento de las Hijas de la Cruz, en todo caso un poeta de medio pelo que no supo resistir el rechazo de la hija de un notario de la calle Correo.

La máquina Enigma [08]


A falta de mejores datos, la magia de Adrian ha ido cambiando de manos y de sitio según el RB6 mostraba sus enormes cualidades. Uno de ellos, por ser en cierto modo definitorio y exclusivo del coche austriaco, ha sido el sistema de suspensión utilizado en la parte trasera del monoplaza, de tipo Pull-rod o de masa suspendida.

A partir de aquí que me perdonen los puristas porque voy a tirar de ejemplos sencillos pasando olímpicamente de jardines de los que a lo peor no puedo salir.

jueves, 23 de diciembre de 2010

La máquina Enigma [07]


Desvelados los ejes fundamentales del sueño secreto de Adrian Newey, su concepción ideal de vehículo, nos queda volver silenciosamente al RB6 para seguir intentando desentrañar sus secretos. Pero antes de meterme en harina quiero comentar brevemente que la totalidad de mi vida ha transcurrido bajo la sombra de la estructura de hierro que une Las Arenas con Portugalete sobre la ría del Nervión, y que este hecho sin duda banal ha sido uno de los culpables de mi enorme afición por entender las cosas que no comprendo.

El de Portugalete es un puente colgante como dicen que no queda ninguno (que yo sepa hay otro en Argentina, aunque en desuso), y está en servicio desde hace más de 100 años. Pero lo que me ha hecho traerlo hasta aquí no ha sido su historia ni su función, sino que está confeccionado en vigas de hierro remachadas y aguanta lo que le echen…

martes, 21 de diciembre de 2010

La juventud es un grado


A tontas y a bobas casi se me va el año sin haberle dedicado unas miserables líneas a nuestro reciente campeón del mundo de F1.

Aunque debo reconocer que no comencé a seguir sus pasos hasta que lo vi despuntar como suplente de Robert Kubica en el Gran Premio de EE.UU. de 2007, a bordo de un BMW, lo cierto es que a partir de ese preciso momento Sebastian pasaba a formar parte de ese pequeño elenco de pilotos que me encandilan en la actualidad.

lunes, 20 de diciembre de 2010

El croupier


La alegría desatada a cuenta de lo sucedido esta temporada que acabamos de cerrar me está dejando un poco perplejo.

Gracias a Dios lo dejé escrito: «Llevo tres temporadas consecutivas que siento que cuando ha terminado todo me han tomado el pelo.» Y me reafirmo hoy que han comenzado a surgir voces discordantes al respecto del sentir general.

jueves, 9 de diciembre de 2010

La ceremonia de la confusión


No pillo bien todo este asunto que envuelve a la marca mítica creada por Colin Chapman. El año pasado ya me pareció un despropósito que una empresa malaya se calzara el color british green con vitola amarilla para emular la Lotus de los 60 del siglo pasado, ya que había comprado el nombre; pero lo del nuevo engendro mercadotécnico que se han parido alrededor de Renault es para ponerse a mear y no echar gota… ¡Toma negro y oro para ser una Lotus distinta a la otra!

Pasando por alto que lo de la conjunción heráldica correspondía en sentido estricto al patrocinador John Player Special y a la perspicacia que tuvo el patrón británico al vestir sus monoplazas de cajetillas de tabaco de arriba a abajo, como diseño de carrocería en Lotus supuso un fugaz intervalo de transición desde el abandono de JPS hasta que llegó Camel e impuso el amarillo de fondo para sus letras azules.

jueves, 2 de diciembre de 2010

La máquina Enigma [06]


Los artistas son gente extraña. Por extensión los genios lo son aún más. Adrian Newey es un artista que puede ser considerado un genio gracias a sus contribuciones, lo que nos lleva a poder afirmar que es un tipo extraño. Bien, había un aserto por ahí que dice que para comprender a un genio lo mejor es contemplar su obra y analizarla, y otro más antiguo que aconseja observar detenidamente sus sueños…

Por esas cosas que tiene el azar, mientras en 2009 el RB5 intentaba dar caza al Brawn BGP001, al padre de la secuela de mejores monoplazas* de F1 de la última década le dejaban parir un vehículo virtual para que integrara la panoplia de máquinas presentes en el Gran Turismo 5 [GT5] de Polyphony Digital Inc., a resultas de lo cual surgía el Red Bull X1 Project… ¿Me seguís?

sábado, 27 de noviembre de 2010

Mis recuerdos


El nuevo formato que me he impuesto para comunicarme con vosotros me está tocando un poco las narices, para qué vamos a engañarnos si ya nos conocemos. Hoy mismo, por ejemplo, pues como que me han entrado ganas de comenzar a contaros las tonterías que se me pasaron por la cabeza el lunes, el martes, el miércoles, el jueves… no, el jueves no, que sufrí sequía… Esta noche, decía, entre otras muchas cosas debería haber tocado la máquina loca ésa del Newey en su undécima o duodécima entrega, pero como no es así, me voy a tomar la libertad de dejar la telenovela por episodios que llevo entre manos para retomarla mañana mismo. ¡Total, es sábado…!

Ya en harina, apretar el presente entre las manos tiene su tela, y más cuando se extiende la sensación de que medio mundo ha cerrado la persiana.

domingo, 21 de noviembre de 2010

La máquina Enigma [05]


La evolución nos da muestras de eficiencia cada día, y al menor costo posible, así que de vez en cuando conviene mirar lo que nos ha deparado tras milenios de exploración, experiencia y destilación entre prueba y error, para entender un poco lo que nos rodea.

En este sentido, el RB6 es tan simple como una cucaracha o una tortuga. Dispone de un diseño que traslada las tensiones superficiales disipándolas, como el huevo del que hablábamos el otro día, tanto que es capaz de asumir sin inmutarse cuanto sucede en sus evoluciones sobre el asfalto gracias  a un diseño de monocasco que lo diferencia notablemente del resto de sus rivales, pues su torneado en forma de copa abierta invertida fusionándose con el fondo plano, es único en la parrilla.

sábado, 20 de noviembre de 2010

La máquina Enigma [04]


En la primera entrada que dedicaba este año al RB6, al poco de presentarse oficialmente, mostraba mi extrañeza ante lo poco innovador que me había parecido el nuevo diseño, a la vez que babeaba ante la evidencia de que era una soberbia y pulida elaboración del coche al que reemplazaba, el RB5.

A principios de esta temporada andábamos todos demasiado entretenidos con los fondos planos, los dobles difusores que parecían tartas de bodas por aquello de los pisos, el F-Duct y otras zarandajas, como para reparar en que el nuevo Red Bull seguía mostrando la limpieza de líneas que su antecesor, y que ello podía responder a algo más que a la necesidad de llevar el aire hacia el difusor térmico, auténtica innovación de 2009.

viernes, 19 de noviembre de 2010

La máquina Enigma [03]


A veces ocurre que para entender un hecho conviene mirar hacia aquellos otros que han cambiado a su alrededor. Así, la criatura de Adrian Newey para 2010 se había mostrado implacable en las calificaciones y carreras de comienzos de sesión, y si el aplastante dominio no pudo ser convenientemente rubricado por el equipo austriaco, ello fue debido a causas de fiabilidad mecánica, no a sus soluciones como diseño, lo que llevó al resto de escuderías a intentar acercarse a ellas.

En este orden de cosas, mientras buscaba implantar el F-Duct introducido por McLaren, Ferrari abordaba el rediseño de su chasis durante el retorno del calendario a Europa, poniendo sus miras precisamente en el RB6, como se ha visto posteriormente.

jueves, 18 de noviembre de 2010

¡Ay, Vitaly, Vitaly!


Lamento en el alma que los que estaban esperando la tercera entrega de mi despiece personal del RB6 se tengan que encontrar con este tipo de entradas, pero es lo que tiene mantenerse fiel a la promesa de dejar de lado el modo delay para afrontar que llevo alma de cronista de guerra, pretendiendo para colmo ser consecuente con ella.

Desde que dije que iba a atrapar el presente tal cual llegase a mi mano, me he calzado más entradas que el mes pasado en lo que llevamos de éste, y siendo ésta la que hace la número 850 de mis contribuciones, llegar a las 1.000, tal y como me propuse cuando monté este tinglado, empieza a parecerme incluso pan comido, porque hay noticias a las que sacar punta para hartarse.

It’s a trap!


Cuando el Almirante Ackbar pronunciaba una de las frases míticas que todo fan de Star Wars recuerda, a la Rebelión todavía le quedaba tiempo para salvar los muebles. Cuando Ferrari comprendía en Abu Dhabi que había caído en la emboscada preparada por Red Bull, a la de Maranello sólo le quedaba asumir con la mejor cara posible que había perdido el mundial de pilotos con absoluta candidez.

Escribía el otro día que en la guerra entre seminaristas que se han traído y llevado Domenicali y Horner durante esta temporada, al final había ganado este último, aunque el asunto olía demasiado a sacristía. Conforme pasan los días y vamos entreviendo la auténtica dimensión de los diferentes elementos que compusieron la magistral puesta en escena llevada a cabo por el equipo austriaco sobre el trazado de Yas Marina, cada vez me ratifico más en aquellas palabras, porque Ferrari ya había comenzado a perder el campeonato en Singapur y sólo quedaba aceptarlo.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La máquina Enigma [02]


Un Airbus A380 —lo cito porque es un mastodonte de los cielos bastante reconocible, a pesar de que hay aeronaves más grandes—, cuando despega genera tal cantidad de turbulencias en el aire que se hace necesario que los aviones comerciales de menor tamaño esperen unos minutos para iniciar sus vuelos con la suficiente seguridad, hasta que éstas se disipan. Los pequeños, tipo avioneta, necesitan esperar aún más.

Sintetizando mucho, un monoplaza de F1, cuando está en movimiento, origina parecidas turbulencias a su paso a las que produce un Antonov An-225 (nave de carga bastante más grande que el A380), aunque su configuración aerodinámica se parece más a la de un velero o planeador en vuelo, sí, de esos que no llevan motor y cuyas alas son enormes y aparentemente finas comparadas con el fuselaje, trastos más delicados que las avionetas y que por cierto conoce muy bien mi amigo Juan (Pirat F1).

La máquina Enigma [01]


Aprovechando que acabo de subir de comer, quiero comenzar sin más dilación una serie de entradas que van a tratar sobre el RB6 diseñado por Adrian Newey, porque no me convence que hayamos terminado la temporada sin enterarnos siquiera por encima, de los múltiples por qués que han hecho de esta magnífica plataforma un engendro casi imbatible.

Obviamente sigo siendo aquel tipo que realizó sus estudios por la rama de letras, que ha acostumbrado a meterse en jardines en los que ni siquiera los de ciencias se han atrevido, así que disculpadme por adelantado si me excedo en mis apreciaciones o ejemplos. Pero así son las cosas y estoy mayor para cambiarlas, y lo cierto es que después de muchas horas dibujando escenarios paradisíacos o imágenes de época a plumilla, mi cabeza se ha entretenido buscando respuestas para un fenómeno que al paso que vamos nadie va a explicar de manera convincente, y ya va siendo hora de que comience a pasarlas a limpio porque hay que llegar a marzo próximo y en algo habrá que invertir todo este tiempo que nos queda por delante, ¿no?

martes, 16 de noviembre de 2010

Mercaderes


¡Anda que no hemos dado vueltas con la entente Botín-Montezemolo como peligro inmediato para la supervivencia de la deportividad en la F1, y se nos ha pasado por alto que en la pecera había un tiburón mucho más peligroso!

A principios del mes pasado, Martín Herzog, responsable de Zeptem, me preguntaba en mitad de la charla amena que mantuvimos: «¿No cree usted que la conjunción Botín-Alonso-Ferrari-Briatore, por este orden, podría ser hasta nociva para la F1, encontrándose el resto del paddock siempre con la cabeza vuelta hacia los de Maranello y con la impresión de que lo que se viste de rojo es como los antiguos “grises”, que una vez daban y otra no, pero siempre eran la autoridad?»

Pulpo, animal de compañía


La debacle sufrida por Ferrari en Abu Dhabi ha desatado a los zombies, de manera que los que nos han aburrido con datos y objetividad a raudales durante el transcurso de la temporada que ya hemos cerrado y en cuanto a criticar a Fernando Alonso se refiere, of course!, no están reparando en esfuerzos para que creamos que la victoria de Sebastian Vettel en el mundial de pilotos no puede ser empañada ni tan siquiera por una mota de polvo, pues ha sido obtenida con absoluta limpieza deportiva y por méritos propios.

Lo chusco del asunto es que en esta vorágine talibán de aparente nuevo cuño, los que han dicho hasta la saciedad que reflexionaban cuando sólo criticaban, los que nos han puesto las orejas rojas reflexionando de aquella manera, se están empeñando denodadamente en que no reflexionemos nosotros, precisamente nosotros, y como decía aquél: ¡hasta aquí podíamos llegar!

lunes, 15 de noviembre de 2010

El efecto Doppler


Lo que son las cosas. En el podio de Abu Dhabi, ocupando el escalón de cierre, había un tipo que me sonaba de algo…

Me dejo de coñas, que me conozco.

Jenson firmaba una carrera estupenda. Tras una excelente calificación, salía sobre el circuito asiático como un cohete, para robarle la cartera a un Fernando Alonso en extremo cauteloso, cubriendo a partir de ese momento la zaga de Hamilton de la sombra del asturiano, liderando la prueba cuando su compañero y Vettel habían entrado a cambiar sus respectivos juegos de gomas, pero sin alcanzar a despegarse lo suficiente como para haber dado un susto al respetable, como si estuviera esperando a alguien, como si estuviera ejerciendo de hábil y leal escudero, como si estuviera desempeñando el papel que le había confiado su escudería en el último intento por recobrar la corona para la estrella de McLaren que él mismo le había hurtado un año antes en el mismo trazado.

¡Ay, Vitaly!


Que sepas que yo no te guardo rencor y que entiendo perfectamente que ayer nos dieras la tarde por haber hecho honestamente tu trabajo, y te lo digo abiertamente porque ya he leído en un par de sitios que en España se te va a declarar enemigo público o algo parecido, o incluso peor. Pero yo que tú no me agobiaría demasiado porque aquí también hay quien te acogería con los brazos abiertos por lo rocoso que te mostraste ayer con Fernando, así que al final todo se traduce en lo bien que sepas elegir a qué parte de este bendito país te vas a trasladar cuando Renault te comunique que no cuenta contigo para el año que viene, que la noticia está al caer, ya lo verás.

Sí, te comprendo, ¿cómo no iba a hacerlo? No hay nada más comprensible que alguien se tome el trabajo de motivar a un piloto cuya vida profesional pende de un hilo, exigiéndole que demuestre de qué material está hecho en una mierda de circuito en el que mantener la posición resulta pan comido. Luego viene lo de valorar toda la temporada olvidándose de ese último esfuerzo, y ¡zas!, si te he visto no me acuerdo.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Fair Play [Abu Dhabi]


Llevo tres temporadas consecutivas que siento que cuando ha terminado todo me han tomado el pelo. Salvo a Kimi en su título de 2007 porque lo suyo fue merecido y se resolvió limpio, a pesar de la evidencia de que el por entonces mi Felipe se portó como un perfecto gentleman cediendo su chance para favorecer a quien realmente se merecía el premio.

2008 me resultó lamentable porque tuve la intuición de que había ganado el menos malo, y 2009 me molestó por cómo resolvió Brawn la amenaza Barrichello… 2010 ha sido un más de lo mismo que no me ha hecho puñetera gracia.

Esto va así


Buscábamos la belleza, ¿recordáis?, porque es la única protesta que merece la pena…

Hablaré de la carrera más tarde, si me lo permitís, porque ahora se trata de convenceros para que alcemos juntos nuestras respectivas copas llenas de vino o licor, o leche o lo que os dé la gana, para arropar con nuestros gritos al tipo que se merecía este campeonato y lo ha perdido porque su escudería ha caído en la emboscada de sus propios nervios.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Un buen bistec


Luis Raimundo (Haciendo Click), traía no hace mucho hasta este humilde lugar los ecos de un cuento escrito por Jack London cuyo título he tomado prestado para esta entrada. No voy a despedazarlo como no lo hizo él, porque su lectura es de las que merecen la pena, aunque sí voy a describir sucintamente que su argumento trata de un boxeador a quien no le ha sonreído la vida, Tom King, que tiene que aceptar un último combate que sabe que va a perder, porque sencillamente tiene hambre en un mundo, el suyo, apremiado por el hambre.

Esta noche de sábado en que la densidad del aire que nos rodea casi se mastica ante lo que puede traernos un mañana que se celebra en uno de los múltiples culos del mundo a los que nos tiene tan acostumbrados Ecclestone, me apetece hablar de Mark Webber y de las posibles sensaciones que le estarán atenazando a estas horas, porque lo que ha hecho Red Bull con él no tiene nombre por mucho que la banda de impresentables que anidan en la escudería austriaca se empeñen en que veamos lo que está sucediendo de otra manera.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Bisoñez


Contrariamente a la sensación que atenaza a prensa y aficionados al respecto de que parece que casi todo el pescado está vendido, la cita de Abu Dhabi se presenta repleta de interrogantes que no atañen sólo a los tres sastres que aún quedan en pie con las tijeras en la mano, ni a sus respectivas escuderías.

Por ahí queda el asunto del segundo puesto en la tabla de constructores, por ejemplo, en manos todavía de McLaren aunque con posibilidades reales de que Ferrari se pueda hacer con él, y el clavo ardiendo al que debe agarrarse Hamilton si pretende rubricar con broche de oro una temporada que de momento parece habérsele escapado como arena entre los dedos.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

¡Vettel, Vettel, Vettel!


La calidad de Sebastian es incuestionable. Cualquiera con dos dedos de frente debe aceptar como bueno que el chaval está llamado a ser uno de los grandes, quizá de los más grandes dada su incuestionable precocidad… si le dejan, porque sin querer o queriendo, su trayectoria me recuerda a la de Lewis Hamilton, por deslumbrante, por encorsetada y también por precipitada.

El británico y el alemán, queramos o no, no son ases como los de antes ni se pueden vender como tales porque ambos pertenecen a parroquias muy cerradas, y tal y como están las cosas, incluso resulta complicado verles lejos de ellas. En McLaren y Red Bull (la Toro Rosso de 2008 era también Red Bull) cumpliendo cadena perpetua, lo que supone un handicap para sus respectivas carreras si es que sus proyecciones profesionales interesaran realmente a los que manejan los hilos que hoy por hoy los mantienen en pie.

martes, 9 de noviembre de 2010

Configuración de lluvia


En las dos temporadas y media que lleva abierto este blog, ocurre que al final del campeonato me importan menos las circunstancias y los hechos acaecidos durante el transcurso de las carreras, y la vista, diría que sin querer, se me va hacia el comportamiento de los pilotos y sus máquinas, como si el largo proceso de destilación acaecido durante la sesión se hubiera completado y sólo quedara sitio para valorar esencias, aromas, matices.

El domingo tuve conciencia de la prueba celebrada en Interlagos a partir de la vuelta cuarenta. Lo ocurrido en la caótica calificación del sábado y el comienzo mismo de la carrera no tenían demasiada importancia a esas alturas, y el perfilado final tampoco, para qué vamos a engañarnos, sino fuera porque a pesar de los numerosos palos de ciego conque la prensa generalista y aún especializada se despacha levantando pantallas de humo, nuestro Alonso ha afirmado siempre que los Red Bull iban bien en cualquier trazado.

La sonrisa austriaca [Brasil]


Confieso que no entiendo tanta alegría como mostraba Red Bull el pasado domingo en Brasil, lo que me lleva a pensar que debo comenzar a reconsiderar mis apreciaciones personales acerca del sentido del humor centroeuropeo, porque a lo peor van por ahí los tiros y me vendría bien un reciclado.

Es cierto e indiscutible que la austriaca amarraba definitivamente el título de constructores, pero también lo es que lo ha hecho jugando a una ruleta rusa que por mucho que se empeñen algunos en vender como buena estrategia, no deja de sonar a gilipollez como la copa de un pino, toda vez que anteayer, además del título de marcas, la escuadra de Milton Keynes podría haberse asegurado el de pilotos a poco que desde hace un puñado de carreras hubiera prevalecido la lógica y la razón deportiva en el seno de la escudería que dirige Horner.

viernes, 5 de noviembre de 2010

You are nothing


La anécdota que da pie a esta entrada es antigua, no así el tipo que me la contó, con quien por cierto he hablado este mismo mediodía, armados ambos con la misma ilusión que teníamos cuando nos conocimos hace 19 años, que se dice pronto, como si siguiéramos siendo dos puñeteros críos a los que el tiempo apenas ha hecho mella, y eso a pesar de que en nuestras respectivas historias recientes el muy cabrón se ha tomado la licencia de tratarnos con algún exceso de crueldad que otro.

Mi amigo trabajó durante una etapa de su vida para una conocida multinacional británica, y solíamos charlar por teléfono a menudo. En una de aquellas interminables conversaciones me contó cómo a los recién incorporados al departamento de ventas se les dejaba hacer durante un tiempo prudencial hasta que se envalentonaban con los logros cosechados, fueran estos muchos o pocos, y que cuando la confianza había hecho mella en ellos, venía Paco con la rebaja en formato reunión al máximo nivel donde se les escupía a la cara las mejores estadísticas de los mejores comerciales para ponerles en su sitio y recordarles el ingente trabajo que aún les quedaba por delante, y la cantidad de esfuerzo que debían realizar si querían ser considerados realmente en la empresa… Aquel día era el día en que la más cruda realidad desalojaba definitivamente cualquier euforia, el día en que tocaba pisar el duro suelo con los pies.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Un tal M.C.


Al parecer, un tal M.C. la ha liado parda a cuenta de un artículo de opinión que ha publicado recientemente en el periódico deportivo que se supone dirige. Como no leo MARCA ni así me maten, obviamente no me he enterado de la hazaña del ínclito cuyo nombre real ocultan tan enigmáticas iniciales, salvo por los ecos que ha originado su gesta en lugares infinitamente más saludables que su diario.

He pillado el asunto algo tarde, aunque en el fondo la actitud del tal M.C. no me sorprende en absoluto pues es un claro síntoma de lo sencillo que es hacer periodismo deportivo o cualquier otra cosa en nuestros días, cuando la sustancia llega mascada, claro está; y también de lo fácil que resulta tomar cualquier puerta falsa en aras de crear noticias de la nada para ocultar las enormes carencias de una prensa a la que esto de la F1 le sigue viniendo demasiado grande por mucho que sus más dignos representantes se empeñen en que miremos para otro lado por si por un casual no nos damos cuenta de su pobreza.

martes, 2 de noviembre de 2010

La red de redes


No me he olvidado de vosotros. Siendo sincero ni quiero ni puedo hacerlo, y siendo de Portugalete eso significa, ni más ni menos, que si Dios no lo remedia vais a tener que aguantarme todavía un buen rato, porque entre otras cosas, mi buen Nano va a sentenciar el mundial de este año en Interlagos, y aunque todavía no tengo ni repajolera idea de qué demonios se hablará la temporada que viene, intuyo que habrá que echar una mano desde esta pequeña trinchera en retaguardia, porque nuestra vanguardia anda demasiado perdida buscando un alimento que cada día que pasa escasea más y más.

Esta noche, por ejemplo, me la tenía prometida a invertirla en recuperar el tiempo muerto pasado entre mi última entrada editada en modo delay y este fugaz presente que se me escapa entre los dedos por mucho que intente atraparlo.

martes, 26 de octubre de 2010

Reverberación


No sé a vosotros, pero este consenso que se ha originado a cuenta de lo que sucedió en McLaren durante la temporada 2007, me está sentando incluso mal.

No es que no me alegre de que las piezas hayan ido encajando poco a poco hasta el punto de que hoy a nadie le extrañe oír que a Fernando le hicieron trizas en Woking. No, no es eso, ni tampoco que me moleste que nuestro paladar se haya acostumbrado a percibir este tipo de matices perversos que nos rodean y que lamentablemente son más comunes de lo que cabría pensar o incluso esperar, permitiéndonos observar desde la barrera las injusticias que se están cometiendo con Webber o Button con un puntito de salud mental, que visto lo visto, hace apenas tres años resultaba impensable, porque cabe recordar que en 2007 éramos pocos y que la abuela no parió ni tanto así, de manera que por aquel entonces, intentar explicar que al Nano le estaban pasando ignominiosamente por la piedra resultaba casi un insulto a la inteligencia.

domingo, 24 de octubre de 2010

Minué para terciopelo e hipocampo [Corea]


Tal vez la frase más veces repetida por Fernando Alonso sea aquella que dice que en todas las temporadas la mala y buena fortuna vienen a compensarse.

Viniendo de un tipo que juega al póquer podría sonar a chufla, pero yo me la he tomado siempre en serio porque el de Oviedo es un gran jugador de cartas y sabe perfectamente que la suerte no llueve del cielo salvo en contadas ocasiones, y que lo pertinente, cuando se quiere contar con ella como aliada, es buscarla donde no la busca nadie, esperarla en cualquier esquina, y por supuesto hacer el esfuerzo de atraparla si aparece.

sábado, 23 de octubre de 2010

¿Cruzamos lo dedos?


Indiscutiblemente habría sido mejor si Fernando hubiera conseguido la pole, o si hubiese logrado el tercer puesto en la parrilla de Corea detrás de los dos McLaren, pero Dios sigue jugando a los dados y ha querido que nuestro compatriota haya quedado justito detrás de esos dos vendavales austriacos que alardean de librea azul ultramarina.

Mal que queramos el silencio se nos ha hecho noche a los seguidores del único tipo que hoy por hoy produce auténticas sensaciones, el que precisamente sale tercero mañana porque el séptimo de caballería de Woking se ha desinflado. ¿O no?

jueves, 21 de octubre de 2010

La carretera


Con la que está cayendo ahí fuera. Con un gobierno británico que acaba de dejar en calzoncillos a Zapatero en aquello tan suyo de hacer recortes sociales, desdiciendo a los que afirman que existe otro camino más liviano para evitar el aliento de la bicha. Con una crisis que sigue dando dividendos a los que la generaron, de manera que es plausible pensar que hasta que no se harten no habrá manera de sacar la cabeza porque no ha habido narices para detenerlos. Con este apocalipsis caníbal de sesgo económico en que vivimos, como telón de fondo, viste lo apocalíptico como nunca ha vestido, y Bernie, que es consciente de que lo que viste vende, nos ha metido de lleno en la cultura más underground sirviéndonos un circuito de Corea que parece el decorado de Mad Max.

No ha sido la FIA la que ha dado el visto bueno a este engendro prematuro, casi nonato, no seamos tan ingenuos. Quien corta el bacalao es Ecclestone y ha tenido que ser él quien en última instancia ha dicho que sí, que vale el bodrio que tira a la cuneta esa imagen de excelencia que sirve para poner contra las cuerdas a Spa o a Mónaco cuando se tercia. Charlie ha sido el correo, y ni siquiera se puede recurrir a la suposición de que McLaren necesitaba que se celebrase la enésima cita inútil en Asia para mantener su chance en este campeonato, porque el riesgo es alto, ¡no jodamos!, ya que como no anden finos los de Woking, a lo peor el domingo vemos a Hamilton con un pedazo de asfalto sobre su MP4/25…

miércoles, 20 de octubre de 2010

Buena inversión


A muy poco de que se defina esta temporada, comienzan a aflorar algunas voces que se quejan de los puntos perdidos por Fernando Alonso en su inicio, y me temo que la valoración adolece de una insuficiente perspectiva, pues si el actual estado de cosas es fruto de cómo gestionó el asturiano su incorporación a Maranello, no es menos cierto que la actual situación no puede servir en modo alguno para evaluar lo perdido o ganado en aquella etapa, precisamente porque una y otra son consecuentes.

No hay que forzar demasiado las cosas para afirmar con cierta rotundidad que en la actualidad todo el mundo da por sabido y aceptado que el Nano lidera Ferrari, pero conviene tener en cuenta que esto no sucedía en los primeros compases de la sesión, pues Felipe Massa ocupaba un puesto relevante de difícil contestación en la escudería italiana.

viernes, 15 de octubre de 2010

El dilema de Adrian


Estábamos tan acostumbrados a que las últimas temporadas terminaran de una manera más o menos sosegada, que la forma en que lo está haciendo ésta nos está pillando a contracorriente. Sí, no hay por qué rasgarse las vestiduras admitiendo que desde 2006 no asistíamos a una sesión que requiriera del esfuerzo de tres equipos completos, no sólo el de sus pilotos…

2007 acababa como el rosario de la aurora. McLaren, penalizada por el asunto del espionaje a Ferrari, había dominado el mundial de cabo a rabo con Alonso y Hamilton, y se limitó a intentar mantener su ventaja frente a la de Maranello, pero sin realizar excesivos esfuerzos. Mal que queramos, aquel mundial se definió por cómo unos hombres pilotaron sus respectivas máquinas, y por cómo unos equipos gestionaron sus respectivas ventajas y desventajas.

jueves, 14 de octubre de 2010

La gran cagatta


Cuando se decide mediatizar la intervención de un piloto poniéndolo al servicio de otro hay que ser sumamente cuidadoso, toda vez que el camino tomado tiene difícil vuelta atrás.

A estas alturas de la película, hasta los más reacios al I want to believe se están quedando sin argumentos ante la acumulación de circunstancias extrañas que rodean a Jenson Button en McLaren. Los otros, nosotros, ya intuíamos que los tiros iban a ir por donde van, más si cabe teniendo en cuenta que Nico Rosberg vio las orejas al lobo a tiempo y declinó la oferta de meterse en la olla caníbal de Woking.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Sigo aquí


He venido tarde a casa, y pensando en qué demonios contar esta noche, porque no puedo negar que llevo una temporadita bastante espesa, como si no me quedaran cartuchos en la canana, a pesar de que confieso que acariciando mi munición con los dedos intuyo que por su abundancia podría llevar a cabo la revolución de Pancho Villa, en solitario, a las bravas, cantando aquello de «Si mi Adelita se fuera con otro…»

En fin. Ante momentos como éste, lo recomendable es atarse los machos y ponerse a escribir lo que sea, confiando en llegar a buen puerto antes que pensar en la oscuridad que te rodea. En ello estoy.

martes, 12 de octubre de 2010

Los otros


Vengo a medio ritmo, zanganeando un poco por la pista, levantando el brazo del volante para agradeceros que ni me hayáis mencionado que el sábado por la noche hice trompo y medio augurando agua a raudales para una carrera hermosa que fue satisfecha anteayer bajo una luz radiante, precisamente en la tierra del sol naciente…

Estoy aumentando las revoluciones, porque si a cuenta del boinazo en Spa medio mundo cargaba contra Fernando, ahora resulta que este campeonato 2010 casi se lo están regalando al asturiano, ¡faltaría más!

domingo, 10 de octubre de 2010

De sastres y desastres [Japón]


Queda cada vez menos tela que cortar, y con la escasez de tiempo van saliendo a la luz la peculiaridades de los cinco sastres que están luchando por el título, y también las auténticas intenciones de sus respectivas escuderías.

Comentaba al día siguiente de la celebración del G.P. de Singapur, que Red Bull había materializado su mayor error de esta temporada impidiendo que Webber sacara mejor saldo de la cita, por dejar que Vettel se le acercara para complicarle la vida. Si el resultado óptimo de aquella carrera habría supuesto que el australiano aventajara a Fernando en 14 puntos, con el alemán a 17 del español; tras el inevitable doblete previsto para hoy en tierras japonesas, sin tocar nada, Webber lideraría el campeonato con 17 puntos de ventaja sobre el asturiano, y Sebastian habría comenzado a inquietar al de Oviedo poniéndose a sólo 10 de su estela…

sábado, 9 de octubre de 2010

Sous la pluie


Sigo con Frank Sinatra sonando por los auriculares de mi IPod, vamos, que me he vuelto a poner Pass me by, entre otras cosas porque aunque no entiendo su letra, oírla me recuerda a un Gary Grant contraprogramado y a una etapa de mi vida de la que ayer os contaba alguna cosilla que otra.

El caso es que no tenía pensado escribir esta noche a pesar de que prometí volver.

viernes, 8 de octubre de 2010

Pass me by


He sido poco de hacer pellas y tardío en aficionarme a ellas, pero esta que acabo de meterme entre pecho y espalda os juro que me ha sabido a gloria.

Sólo recuerdo un día en que me ausenté deliberadamente de clase durante mis años en el colegio Santa María, cuando cursaba C.O.U. exactamente, pero lo pasé tan mal pensado en las penas del infierno, que tardé algunos años en atreverme a repetir aventura. Total, que ya universitario, desentendido y aliviado, más laico, para que nos entendamos, aprendí a usar y a abusar del noble arte de hacer novillos con absoluta naturalidad… ¡Qué tiempos!

jueves, 30 de septiembre de 2010

La teoría de la relatividad


El pasado G.P. de Singapur me ha hecho mirar hacia la cita valenciana de este verano que hemos dejado atrás como quien dice la semana pasada. Y me he animado a hacerlo porque esta temporada me he empeñado en vislumbrar entre las telarañas que tan bien tejidas tienen Bernie Ecclestone y su aparatik alrededor de su pequeño gran negocio, descubriendo que hay demasiada tela que cortar en eso de afirmar cuál sí y cuál no resulta un circuito entretenido, porque las sensaciones que transmite cada uno de ellos al espectador pasan por demasiados filtros como para poder afirmar tajantemente que lo que vemos responde realmente a lo que está sucediendo o ha ocurrido unos segundos antes en la pantalla del televisor.

Singapur me parece una bonita muestra de lo que cambia todo cuando en el interior de una carrera ocurren cosas propias del automovilismo, y no artificios propios de la paleta de recursos de un diseñador de efectos especiales.