jueves, 30 de abril de 2009

El diablo viste de Prada


¿Qué sería de los ricos si no pudieran mostrar que lo son? Ésta es fácil, parecerían gente normal, incluso sencillita, vamos, que la ostentación de lo que tienen les hace ricos ante el mundo, que es de lo que en el fondo se trata, por si había dudas.

El asunto es tan importante para la sociedad en que vivimos, que la publicidad (disciplina avispada como pocas en esto de llamar a la puerta de lo mejor que llevamos dentro) gasta infinidad de recursos en conseguir demostrar a través de sus anuncios que determinado producto aporta ese puntito diferenciador que convierte al vulgar consumidor en un potencial ser envidiable y envidiado por todos. Sí, estamos rodeados de chorradas como la copa de un pino que funcionan, ¡oye que si funcionan! El crío que come por la tarde un par de barritas de chocolate con alma de crema y precintadas, siempre será más que el desgraciadillo que se zampa el chocolate con pan de toda la vida… Es un ejemplo, pero hay más que os ahorro porque hay mucha gente que vive de espaldas a tanta idiotez porque en el fondo no es tan importante, pero bueno, a lo que iba, que me termino el espacio sin sacarle provecho.

miércoles, 29 de abril de 2009

Huele a chamusquina


Si no fuera porque todos los nombres barajados como interesados en entrar en la F1 son amiguetes, colegas, compatriotas del dúo dinámico, hasta me habría tomado en serio que existe un interés real por hacerlo. Por si la cosa no destilase suficientes aromas extraños, los propuestos y conocidos (Max dice que hay más), coinciden en estar locos por utilizar propulsores Cosworth (God save the Queen!), y en estar como unas pascuas ante un límite presupuestario que no da ni para pipas, tanto que hay un montón de apartados de gasto que no están contemplados y que aumentarían la cifra, y bastante.

Conociendo a Bernie y a Max, el asunto no debería pillarnos de nuevas, a fin y a cuentas consiste en remover un poco el río de la FOTA para pescar algunos peces; y si no pican, que no han picado (alguno ni ha contestado), se señala hacia otro recodo donde se dice abundan los salmones, o lo que se tercie, con tal de justificar que ellos sigan pescando, que es de lo que se trata.

martes, 28 de abril de 2009

Apaños


Gracias a la invitación de Journal F1 dispongo de material suficiente como para avanzar sobre lo ya dicho en «Well done!» hace unos días, tras la calificación del G.P. de China. En su blog he encontrado la imagen con que doy comienzo a esta entrada, y que me va a servir, además, para tratar de enfocar correctamente el trabajito que ha realizado Renault en el ornitorrinco, y que sospecho no va a tener continuidad, porque la trasera del R29 que hemos visto en las dos últimas carreras corresponde a un primer esbozo que trataba de resolver un vehículo híbrido, a medio camino entre el que pudimos ver al principio del campeonato y el que resultará de la fábrica de Enstone allá cuando desembarquemos en el Principado de Mónaco.

Me afirmo en mis intuiciones, porque la arquitectura de las suspensiones traseras del apaño es prácticamente idéntica al R29 original, y porque para preservarla se ha organizado a su alrededor un auténtico trabajo artesanal (con remaches y todo, provisional donde los haya, salvo que ande por ahí un patrocinador dedicado al mundo del bricolaje y no nos hayamos enterado), encaminado, en una palabra, a resolver la ecuación de mandar suficiente calor hacia la zona del doble difusor estrenado en China, sin alterar el esquema principal del coche.

lunes, 27 de abril de 2009

Probando, probando [Bahrein]


Si me alegro de que haya terminado por fin la cuarta prueba del mundial es porque a partir de Barcelona podremos hablar ya de campeonato. El mazazo que supuso la aprobación de los dobles difusores, hace apenas diez días, ha trastocado el valor competitivo de las dos últimas carreras, relegando innecesariamente a lugares poco brillantes a quienes habían asumido como buena la porquería de reglamento, y luchan ahora contra los elementos y en clara desventaja.

El asunto se define de la siguiente manera: de los 10 primeros coches que cruzaron ayer la linea de meta, 6 lo hicieron valiéndose exclusivamente de factores aerodinámicos y cuatro utilizando lo que el ya superado ordenamiento vigente parecía animar (reducción de efecto suelo, menor velocidad de paso por curva, y KERS). Sí, por ahí anda el Red Bull de Vettel, pero Red Bull también lleva doble difusor (aunque ajustado al espíritu y la letra del perverso código deportivo del que surgió), y cuando Newey desvele su concepción de la primera trasformación del RB05, nos encontraremos con llevará triple difusor. Y lo comento porque como he mencionado otras veces, no es tanto un problema de dobles difusores contra KERS, sino de reparto idóneo del sobrepeso habilitado para la incorporación del segundo, para beneficio del planteamiento usado por los primeros, cuestión que está detrás (o dentro, mejor dicho) del éxito del bólido austriaco.

viernes, 24 de abril de 2009

G.P. de Bahrein [Sakhir]


El Circuito Internacional de Bahrein es un autódromo localizado en las cercanías de la ciudad de Sakhir. El trazado fue llevado a cabo por el alemán Hermann Tilke entre 2003 y 2004, y costó aproximadamente 150 millones de dólares, suponiendo un objetivo prioritario para las autoridades del emirato. Localizado en mitad del desierto, salido de la nada más absoluta, responde a pie juntillas la filosofía de su creador: largas rectas, fuertes frenadas, y curvas de todo tipo; por lo tanto, y a grandes rasgos, se puede decir que cumple con las expectativas de todo experimento de la factoría Tilke, aunque como dato esperanzador podemos apuntar que las carreras en Bahrein suelen ser divertidas porque su configuración y anchura facilitan numerosos adelantamientos.

Habitualmente ha sido la tercera prueba del calendario, a principios del mes de Abril, con la excepción de 2006 cuando tuvo el honor de ser el circuito que abría la temporada gracias al retraso de fechas del Gran Premio de Australia por la coincidencia con los Juegos de la Commonwealth.

jueves, 23 de abril de 2009

Pon un Dummy en tu vida


Llevamos días a vueltas con la seguridad de los pilotos y las salidas en lluvia, y como me parece que hay un gato encerrado que no señala nadie y razonable cabreo suelto, he sacado un poco de tiempo para pasar a limpio mis ideas. En la exposición voy un poco de exagerado, advierto, porque nada mejor que sacar las cosas un poco de quicio para ver su utilidad real. Así pues, y como me he referido en varias ocasiones al asunto de la visibilidad comprometida de los actuales pilotos de F1 en las diversas contestaciones a las entradas inmediatamente anteriores, voy a abordar el asunto en plan histórico/didáctico, y con la intervención de mi Dummy preferido.

Antes de meterme en harina, debo comentar que he circunscrito este estudio casero al periodo comprendido desde el inicio del Campeonato del mundo hasta nuestros días, ya que con anterioridad, los volúmenes monstruosos de los carenados de los motores delanteros de los monoplazas eran esquivados por los pilotos con mucha cintura, vamos, sacando medio cuerpo del habitáculo (costumbre extendida hasta que fue materialmente imposible hacerlo, ya muy avanzados los 50 del siglo pasado), y que atiende fundamentalmente a la visión estrictamente frontal, porque no tenía tiempo, que si no…

miércoles, 22 de abril de 2009

No tiene quien le escriba


No, el coronel no tiene quien le escriba, está solo al otro lado del muro, donde se toman las decisiones, donde se establece cómo se van a jugar las cartas. Llueve, llueve como si el cielo fuese una presa sin fondo desbordada, y hay un Renault que sale segundo en la parrilla, con gasolina para muy pocas vueltas, pero segundo, y con posibilidades.

Bridgestone había decidido traer los compuestos más blandos, y como el asfalto abrasivo del circuito se los iba a merendar en un abrir y cerra de ojos, Fernando, Alan y él, el sábado, habían decidido consumirlos al comienzo para abrir brecha suficiente y mantener una ventaja interesante tras el primer stint. Después, a otra parada, y a aguantar. Llueve, llueve como si el cielo clamara venganza, sin tregua, y Charlie ha decidido comenzar con el Safety Car.

lunes, 20 de abril de 2009

Rain masters


Cuarenta y ocho giros bajo un aguacero y con visibilidad casi nula, manteniendo el tipo entre otros 19 individuos que tratan de hacer lo mismo, marcando tiempos inferiores a los dos minutos por vuelta durante una hora y media de calvario, me parecen razones suficientes como para no llamar nenaza a un tipo que pasa miedo y pide una tregua, ni por supuesto a dos.

Tal vez lo de gladiadores les venga un poco holgado a algunos pilotos de la actual F1, lo admito, pero tiene su tela hacer lo que hacen. No seré yo quien lo ponga en duda. Con todo esto quiero decir que me parece pelín exagerado el tumulto que se ha organizado a cuenta de las peticiones de socorro de Barrichello (4º) y Buemi (8º); vamos, sobre dos pilotos que cumplieron con creces con lo que se les encomienda cada domingo de campeonato, y que a tenor de cómo lo hicieron, nadie diría que no supieron sobreponerse a sus propios agobios, tal vez apretando los dientes, o no, pero desde luego haciéndolo mucho mejor que los que quedaron del nono puesto para atrás.

domingo, 19 de abril de 2009

Maylander, of course [China]


Ante la insistencia de la FIA o la meteorología, o ambas juntas, de no dejarnos ver una maldita carrera como Dios manda este comienzo de año, sólo me queda esperar que no haya más timos de aquí a lo que queda de final de temporada. Cosa difícil, desde luego, pero es que empiezo a estar hasta el gorro de la intervención del Safety Car. Sí, el trasto es necesario y todas esas cosas, pero ni se puede terminar una prueba con él delante, ni se puede comenzar de la misma manera, porque lo deportivo de la cosa se va al carajo. Creo que con ésta hacen cinco las entradas en las que me he quejado directamente de lo mismo: el Coche de Seguridad, tal y como está planteado, convierte las carreras en una tómbola; y obviamente no me estoy refiriendo al cumplimiento exclusivo de su función, que siempre ha de ser considerado como bueno por aquello de la seguridad (¡toma redundancia!), sino a la manía de trastocarlo todo poniéndolo delante de la serpiente multicolor.

Si llueve mucho, tanto como para que el coche que conduce Bern tenga que arrancar la carrera encabezándola para no estropear los horarios y las intocables audiencias (razón principal, no nos engañemos), que se haga bien, ¡por Dios! Si se obliga a todos los vehículos a montar neumáticos extremos eliminando toda intervención del libre albedrío y el buen o mal tino de los ingenieros de pista y escuderías en la elección del tipo de compuesto, no entiendo por qué no se dejan modificar las estrategias al completo, porque impidiendo que se ajusten a las nuevas necesidades se tergiversa el sentido de la calificación, y si ésta no sirve para nada ante situaciones como las que hemos vivido hoy, pues que se cambie, porque una y otra esta visto que son incompatibles, ya que haciendo prevalecer la primera, los monoplazas que han adoptado el riesgo como posible ventaja se ven penalizados por ello en carrera. ¿No se pretendía este año mayor espectáculo, mejores adelantamientos, más igualdad, más pelea…? Pues llevamos buen camino.

sábado, 18 de abril de 2009

Well done!


Briatore está que se sale. En vez de decir directamente que a la FIA la den por el saco, le ha salido la casta retórica de buen italiano y ha soltado: «el KERS sirve como ancla si lo tiras al mar», o algo así.

No es extraño. Como los Red Bull (cliente en motores y KERS del equipo de Enstone) les sobra y basta con potencia, aerodinámica y algo de picardía, para plantar cara a los Brawn y a lo que les echen en el cenicero, no parece que haya mucho negocio en un futuro inmediato, así que para remediar el asunto en Renault han tirado por la calle de en medio, buscando soluciones donde al parecer siempre las había habido, dotando al ornitorrinco de aquello que le faltaba.

viernes, 17 de abril de 2009

La cosa está jodida


Vivimos una actualidad alucinante, vamos, que no sale uno de un susto para meterse en otro. Y no voy a hablar de la crisis, que sería fácil recurso, sino del atribulado panorama que se ha desplegado en la blogosfera y la prensa a cuenta de la última salida de tono de la FIA. ¡Como si no los conociéramos! Así que no, no puedo estar de acuerdo con los escenarios apocalípticos que se han ido pintando con reiteración desde anteayer por la mañana.

Por suerte, hoy han comenzado a llegar los primeros refuerzos: barra libre de complicadísimos dobles difusores y algunos abandonos coyunturales del KERS (habrá más, y eso que me llamaron tecnófobo e incendiario), abriendo con luz las oscuras nubes que cubren nuestras cabezas, lo que me anima a afirmar de nuevo que aunque pueda parecer inverosímil, el deporte ha vuelto y vamos a poder disfrutarlo.

jueves, 16 de abril de 2009

G.P. de China [Shanghai]


El Circuito Internacional de Shanghai cuenta con las instalaciones más modernas e impresionantes del calendario del Mundial [anterior reseña de Heikki]. Como la mayoría de los circuitos diseñados por Hermann Tilke presenta una amplia variedad de curvas, tanto rápidas como lentas, así como también una larga recta seguida por una curva cerrada que ofrece una oportunidad ideal para intentar adelantar.

A nivel técnico el circuito es muy exigente tanto para pilotos como para ingenieros, en especial la primera curva, que parece no terminar nunca y que prácticamente obliga a los coches a trazar un círculo completo.

miércoles, 15 de abril de 2009

La ratonera


«Mosley aporta cordura con un paquete de medidas que se apreciarán sobre todo a partir de 2010. Hay que poner todo en la balanza: atractivo para el aficionado y avances tecnológicos. Algo por lo que la FIA está apostando, siempre a favor de la reducción de costes para que el espectáculo pueda continuar.»

Me permito citar la última frase de la columna de Adrián Campos titulada «Continúa el espectáculo» [suplemento Deportes 2009, El Mundo, de 28 de marzo] para abrir esta entrada con el ánimo guerrero de denunciar el calado ignominioso que han adquirido las fantasías que rodean a nuestro querido deporte.

martes, 14 de abril de 2009

De lo divino y humano


La liturgia que se casca la FIA para tomar decisiones o enderezar tuertos tiene mucho de sacralización forzada de lo humano. No es de extrañar, por tanto, que la pompa, el boato, y la abundante parafernalia con que se rodean, certifique que el espectáculo banalmente trascendente dispone de ese puntito cuasi sobrenatural que hace que sus cocidos sean cualquier cosa menos mundanos o vulgares... Y la seriedad, esa gravedad contextual con que se adorna la ceremonia, ¿qué decir de tanta seriedad?

Se me ocurren muchas cosas que comentar al respecto. Paso de hacer chistes groseros, pero no me negaréis lo bonito que quedaría todo con unas pinceladas (¡demonios, no paro!) de gracejo surrealista. Tal es así que a los sumos sacerdotes les vendría bien que aparecieran adornados para la ocasión, digo. No sé, desde luego nada de túnicas, sotanas, birretes o mitras, no quiero ir tan lejos, pero sí algo que nos recordara a las entrañas del deporte, a aquel lugar ya olvidado donde se forjaron los héroes, mitos e ídolos que justifican tanto sacrificio. Monos azules o blancos, cascos de cuero, gafas, abundantes gotas de sudor y grasa en la cara…

lunes, 13 de abril de 2009

The falcon & the snowman


Ando escaso de tiempo, centrado en otro mundo y con cierta prisa por cumplir una cita largo tiempo dilatada. Cosas de la estricta función cerebral, nada especial salvo que activando el lado derecho del cerebro dibujo, y escribo haciendo lo mismo con el izquierdo, como todo el mundo. Es lo que tiene ser un minúsculo carterista de sueños y no un dios como el Áltísimo manda; que cuando me pongo en modo ilustrador se reduce mi capacidad verbalizadora, se me amortigua la expresión lingüística y en cierto modo se me atenúa el alma; y como esta misma mañana he descubierto que el talante liberal (¡manda huevos cómo se ha mancillado este término!) de mis neuronas mandaba sobre el lado rojo y altanero mientras los pinceles bailaban sobre el cartón siguiendo simples e inescrutables impulsos, creo que ha llegado el momento de permitir que mi cabeza siga haciendo de las suyas durante las dos próximas semanas, porque me será muy beneficioso.

No es una despedida, ¡Dios me libre!, es un sencillo aviso de que andaré poco en los comentarios y menudencias, y puesto, como siempre, en largaros alguna andanada en la línea de flotación, cada noche o tarde (eso espero), como siempre, porque el lado derecho de mi cerebro también necesita descanso y no hay nada más gratificante que dárselo compartiendo mis inquietudes y paranoias con vosotros, bajo la supervisión atinada de Cata, y al amparo de un vasito de whisky y la pipa en la boca.

domingo, 12 de abril de 2009

Los tres días del cóndor


Si no habéis disfrutado de la película de Sidney Pollack («3 days of the condor»), hacedlo, por favor, porque no os arrepentiréis. La trama parte del supuesto de que un pequeño grupo de escritores que trabajan para la CIA es aniquilado casi en su totalidad. Su función no era otra que parir historias alternativas a partir de datos reales, y el caso es que una de las propuestas (la del protagonista) pone en evidencia una conspiración real… Ficción y realidad suelen confluir más de lo que sospechamos, y los servicios secretos de todos los países utilizan métodos muy similares a los propuestos en la cinta que os he recomendado. Sí, hay escritores en nómina del Mossad, del FSB, de la CIA, e incluso de nuestro CNI. Sí, de nuevo, la creatividad tambien sirve al estado desde la sombra, ofreciendo alternativas impensables pero posibles.

Como de costumbre, todo este rollo viene por algo, y hoy no podía ser menos. El caso es que llevo tiempo barruntando una posibilidad que no encuentro manera de concretar a falta de datos, y como corro el riesgo de que se me pase el arroz, mientras Prostvuelve se me pone las pilas en el asunto del BT46B (he charlado por privado con él y me ha prometido revancha, aunque yo le he amenazado con romper su saque), y aprovechando que Charly Barazal ha dejado de preguntar ¿quién engañó a Honda?, me voy a tirar a la piscina desde la más estricta elucubración literaria, y apoyándome escrupulosamente en argumentos que he ido apuntando en anteriores entradas, aquí mismo.

sábado, 11 de abril de 2009

Veni, vidi, vinci


Con todo esto de los dobles difusores y el KERS, y tras leer la última entrada de David Plaza en su blog (imprescindible para entender muchas cosas), me habían venido a la cabeza la cantidad de ocasiones en que las soluciones más sencillas han resultado las más eficaces; y esta mañana, mientras ahondaba en sembrar el caos en el rincón de David a cuenta de mis propias dudas, se me ha aparecido el Brabham BT46B entre pincelada y pincelada.

Ahí lo tenéis, y en la mejor imagen posible, porque se le ve en primer plano con el enorme ventilador que lo sujetaba al suelo, y porque delante se percibe al Lotus 79, su antagonista natural.

viernes, 10 de abril de 2009

Por los suelos


La buena imagen pública es algo que se labra lentamente, pero que se pierde con una velocidad pasmosa. Tal es así, que en publicidad se miman y supervisan todos los detalles iniciales de un lanzamiento, porque de ellos depende en buena medida el éxito o fracaso de una iniciativa comercial, y los publicistas saben lo que es correr contra el reloj y jugar al todo o nada, así que conviene tomarlos en serio, al menos en esto. Pues bien, el ideólogo de la campaña de implantación del KERS, si es que lo ha habido, cosa que dudo, lo ha hecho con el culo, y sinceramente creo que por exceso de confianza.

En los prolegómenos de todo esto, ya nos encontramos con que el debate sobre su utilidad empañaba sus supuestas bondades pues había poca información, y la que estaba a disposición del público era harto compleja de entender o errada. Para colmo, a las primeras de cambio, un mecánico de BMW acababa en el hospital después de haber sufrido una descarga por tocar sin protección el monoplaza en el que se probaba el bendito aparato. 

miércoles, 8 de abril de 2009

Maestro…


Hoy ha caído en mis manos la GPA (Grand Prix Actual) número 2, y como de costumbre la he leído de cabo a rabo, con la misma ilusión de siempre, o alguna más, que las gestas me tiran, y mucho, y esta historia nueva sobre andamios viejos tiene un puntito especial que me merece la pena disfrutar.

Me dejo de halagos empalagosos, que ya somos mayorcitos y asumo que haya quien se la pierda, aunque no lo comprenda. A lo que iba, en el interior de sus páginas hay un pequeño regalo, una apreciación, columna o colaboración, como prefiráis, de un maestro de esto: Enrique Scalabroni, al que me gustaría enmendar la plana, matizarlo —a quien no lo conozca le recomiendo que se embarque en la aventura de descubrir quién es este viejo; yo prefiero quitarme el sombrero directamente, porque ante su presencia y palabras sólo cabe mostrar una enorme dosis de respeto—.

martes, 7 de abril de 2009

¿Hay alguien ahí?


Si ando pidiendo algo más de tiempo antes de sacar alguna conclusión sobre las prestaciones del ornitorrinco, no iba a ser menos en lo tocante al F60. Dos carreras tan consecutivas y además iniciales en temporada, no son campo abonado para aclarar nada, menos para determinar algo salvo lo evidente, y lo evidente con respecto a Ferrari puede convertirse en humo en un pis pás. Pero…

Sí, me preocupa la sensación de inanidad con que los de Maranello han rubricado sus primeros pasos en 2009, y aunque me parece excesivamente pronto como para andar rasgándome las vestiduras, hay algo ahora que no había antes, no sé si me explico. Si los sartenazos preñaron 2008, 2009 no ha podido empezar peor: inconsistencia, problemas mecánicos, problemas deportivos y decisiones tontas, y no me refiero a lo de las gomas de mojado para Kimi, que de haber acertado habría mitigado el asunto que nos ocupa, sino a lo de las gomas de mi Felipe, el sábado, que llega a ocurrir en Force India y con razón podría ser considerado de juzgado de guardia, pero en La Scuderia es como para echar el cerrojo.

lunes, 6 de abril de 2009

Ven y critícame


Hoy no voy de buen rollo, aviso. No callarme me ha granjeado demasiados disgustos y a pesar de ello hay momentos en que el cuerpo me pide guerra, y hoy es uno de ellos. Ya en mi época universitaria, mi profesora de Historia del Arte de tercero, delató el poco vuelo de mis aspiraciones vitales diciéndome que si no me andaba con ojo iba a ser carne de cañón. Era un halago, y también una sentencia que se ha ido certificando con el paso de los años, ¡en fin!

Esta tarde se preveía mucha tranquilidad y he andado picoteando por aquí y por allá, y he recalado en Box 27, el blog de Carlos Miquel, y como de costumbre me he encontrado con la misma gentuza que parece haber dictado orden de busca y captura sobre su persona sin cejar en un empeño destructor que adquiere ribetes neofascistas, porque fascista es ampararse en la libertad de expresión para cerrarle la boca a quien no piensa como tú (como ellos, en este caso).

domingo, 5 de abril de 2009

Pasados por agua [Malasia]


Al principio de todas las temporadas prefiero ser cauto y mostrarme tranquilote, que sé que tendré tiempo para in calentándome. Pero este inicio de sesión que llevamos puesto ha logrado acelerarme el pulso más de la cuenta, y no por el espectáculo que nos ha regalado (sería idiota si me quejara), sino por la excesiva presencia de agentes ajenos a lo deportivo.

Si la semana pasada, en Melbourne, la decisión de la FIA de retrasar la entrada del coche de seguridad, tras el accidente de Nakajima, marcaba de forma grosera una bonita carrera que no habría necesitado de ninguna mano negra para resultar interesante y competida; la de Sepang se ha visto ensuciada por la decisión de Bernie de imponer un criterio horario que iba en contra de los dictados de la naturaleza (que sea dicho de paso, ya llevaba días avisando), lo que amén de gilipuertas resulta bastante contradictorio, porque en aras de favorecer la audiencia europea se ha dejado a ésta compuesta y sin novio asistiendo a media prueba y para colmo muy deslucida —no quiero ni imaginar cómo se habrán sentido los aficionados allí presentes, que habrán pagado la entrada por asistir a un Gran Premio y y sólo han podido hacerlo a Medio Prix, tanto en distancia recorrida como en puntuaciones otorgadas—.

sábado, 4 de abril de 2009

Gondor llama a Rohan


Hay días en que suenan los tambores de batalla y surge la necesidad de que quien tenga que oírlos sepa que estamos aquí, a su lado. Sí, R74, yo también leí El Señor de los Anillos, El Hobbit, El Silmarilion, y quedé prendado… Y cuando ví la película (¡gloriosa, Bruno!) vislumbré por qué desde Galicia hasta el Pirineo oriental, el fuego en los montes ha llamado a armas o a desatre, siempre, desde antiguo, rompiendo el silencio con campanadas iluminadas que clamaban levantamiento o ayuda. Por eso, por entender que el horizonte no es infinito como en la meseta, los montañeses aprendimos pronto que la noche y el día se rompen con hogueras y sonidos, a poquitos.

Hoy, en Sepang (en el culo del mundo), Fernando ha sufrido para meterse en la Q3 con un ornitorrinco que no ha podido preparar. Por eso, porque juega en desventaja a cuenta de una otitis y unos antibióticos que lo han mermado, me ha salido la vena más atávica que tengo (disculpadme por ello).

jueves, 2 de abril de 2009

Ser o no ser


Debe ser el puntito anglosajón que nunca pillo, o que mi educación es más mediterránea, o que lo del té de las 5 les marca desde pequeños, pero el caso es que los ingleses raros son raros de cojones, si se me permite la expresión. He conocido habitantes de la Gran Bretaña que son una delicia: inteligentes, simpáticos, divertidos; aunque entre ellos había uno raro (el cuñado de Janet) y se le notaba a la legua… ¡Mira que somos raros los españoles raros, pero los ingleses raros nos ganan de calle!

Y he comenzado por enfatizar lo de las rarezas inglesas porque lo de la FIA ya es de libro y tiene mucho que ver con lo anglosajón chungo (que lo hay estupendo, que conste), porque no sé si su forma de hacer o deshacer pasará a la historia como la cota más alta de lo que pueden dar de sí unos cuantos idiotas juntos, pero si no llega a tanto, seguro que se queda a las puertas de hacerlo y con mención honorífica.

G.P. de Malasia [Sepang]


El Circuito Internacional de Sepang es un trazado de una gran exigencia física y está situado cerca del aeropuerto internacional de Kuala Lumpur. En el momento de su inauguración (1999) se consideró uno de los complejos automovilísticos más modernos del mundo.

Como tal, el diseño es típico de la factoría Tilke. Compuesto por largas rectas, curvas de gran velocidad y horquillas de baja velocidad, Sepang es uno de los trazados más anchos del campeonato, alcanzando los 20 metros en la recta de tribunas, y rara vez bajando de los 16. Por ello se logran velocidades que pueden superar los 320 Km/h en las dos rectas principales; aunque al final de la de salida hay que frenar drásticamente para negociar una de las secciones con curvas más cerradas.

miércoles, 1 de abril de 2009

Pan comido


Después del susto que os metí con la entrada de ayer (más de 500 visitas pero una sola contestación), Omar y Cata han coincidido en recomendarme que me deje de literatura y suelte hoy algo menos «intenso». Pues bien, aquí estoy, comenzando esta entrada a las 19:46, y lo remarco porque quiero hablar de ese miedo que se va extendiendo sobre la imposibilidad de contrarrestar las bondades del BGP001.

El dibujo que veis más arriba lo ejecuté en 40 minutos, más o menos, sin boceto previo y a bolígrafo BIC naranja (si no encontráis ninguno la causa puedo ser yo, que tengo un arsenal que me durará mientras viva). Sin embargo, no hay milagro que valga, soy ilustrador y vivo de ser rápido. Adquirí los rudimentos necesarios para hacer anatomía y durante largos años esbozaba el esqueleto y los músculos más importantes antes de comenzar a poner la ropa. Con el tiempo aprendí a suspender las telas de un esquema imaginario (resulta obvio decir que me costó lo suyo parecer realista con los trapos), porque reducía el tiempo de trabajo. También conozco cómo funciona la luz sobre un cuerpo opaco y he conseguido confeccionar imágenes más o menos realistas que dan el pego. Repito, no hay milagro que valga, esto es lo mio, aunque hay otras ilustraciones en las que tardo bastante más, que no todo el monte es orégano ni siempre ando igual de inspirado.